«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Recuerda que el tienen como 'condición intrínseca' la temporalidad

El sector agrario rechaza la reforma laboral pactada por el Gobierno: ‘No tienen ni remota idea de la realidad del campo’

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, agarra al presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. Europa Press

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) ha rechazado la reforma laboral y ha recordado que el contrato eventual es «imprescindible» en campañas estacionales como la recogida de la aceituna o de frutas y hortalizas, así como en faenas agrícolas puntuales, «que duran lo que duran, que se desarrollan a la intemperie y no siempre en la misma explotación, lo que no quiere decir que sean trabajos en precario, sino que su condición intrínseca es la temporalidad». «Quien ha redactado esta norma no tiene ni remota idea de la realidad del campo», ha señalado.  

Así, ha recordado que «la actividad agrícola y ganadera es la actividad con mayor capacidad empleadora y la que mejor resiste las adversidades como la que vivimos actualmente con la pandemia». «Es la que más números de contratos firmados acaparó en la provincia de Granada en 2020, con 160.162, el 39,78% del total, a mucha distancia de la segunda sección de actividad más contratada que es la hostelería, con un 10,82%, según datos del SEPE», ha añadido en un comunicado.

Además, ha subrayado que «los últimos datos de la Seguridad Social indican en la provincia hay 62.200 trabajadores afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Agrarios, que representan el 18% del total, muy por delante el sector industrial (6,50%) y de la construcción (5,42%). «Muchos de estos contratos, aunque de carácter temporal, podrían perderse y muchos granadinos ocuparían las listas del paro y no tendrían un jornal que llevarse a casa«. 

En este sentido, la asociación ha recordado que «el campo tiene como condición intrínseca la temporalidad al estar condicionada la actividad agrícola a una duración determinada -según épocas de recolección y otras casuísticas como el clima o la mayor o menor producción-, a que su desarrollo se hace a la intemperie y los trabajadores circulan por diferentes explotaciones, lo que no significa precariedad de los contratos, sujetos a convenio, sino que «la mano de obra que se requiere es la eventual».

«La reforma laboral no responde, por tanto, a las necesidades del sector agrario, a pesar del acuerdo alcanzado entre el Gobierno, CEOE y sindicatos (CCOO y UGT), y desde ASAJA se va a seguir trabajando para que se regule adecuadamente sobre la estacionalidad estructural del sector», ha concluido. 

.
Fondo newsletter