El sindicato Solidaridad reitera que se necesita una ‘reforma estructural’ que acabe con la precariedad que sufren los españoles

ANTE LA DEROGACIÓN DE LA REFORMA LABORAL QUE HA AVANZADO EL GOBIERNO
El líder del sindicato Solidaridad, Rodrigo Alonso El líder de Solidaridad, Rodrigo Alonso. Europa Press

El sindicato Solidaridad ha considerado que ahora España lo que necesita es una «reforma estructural», centrarse en los autónomos y PYMES que «representan el 99% del tejido productivo» y recuperar la soberanía alimentaria y energética tras la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de derogar la reforma laboral de 2012.

«Ninguna reforma laboral podrá acabar con la precariedad y el paro que sufren los españoles sin antes solucionar los problemas estructurales que padece España», ha señalado Rodrigo Alonso, secretario general de la entidad.

Así, ha denunciado que «los impuestos al CO2 y las regulaciones ecologistas hacen que sea imposible que las empresas españolas compitan en igualdad de condiciones» y ha insistido en que «España necesita reindustrializarse para crear empleo estable y de calidad».

También ha manifestado que se debe poner solución a la competencia desleal que perjudica a las empresas españolas y que la llegada de la inmigración ilegal alentada por las élites globalistas se traduce «en mano de obra barata, y reducción de salarios y derechos laborales».

Sobre la «obsesión» climática del globalismo, ha subrayado que «los agricultores y los ganaderos sufren hoy las imposiciones del lobby climático, y el sector primario ve como sus productos cada vez son más caros de producir y su precio de venta más bajo».

Asimismo, ha avanzado que la subida histórica del precio de la luz y de los combustibles, el desmantelamiento de las nuestras centrales y la puesta en marcha de peajes «supondrán un aumento de los costes y la perdida de cientos de miles de empleos».

Deja una respuesta