Golpe a los nostálgicos del comunismo: la Universidad de Florida elimina una sala dedicada a Marx

fundador de la ideología culpable de más de 100 millones de asesinatos en el mundo
Monumento a Karl Marx en Chemnitz, Alemania. Wikimedia Commons Monumento a Karl Marx en Chemnitz, Alemania. Wikimedia Commons

Lo que no ha conseguido la lógica, lo está consiguiendo la invasión rusa de Ucrania. La Universidad de Florida ha cambiado el nombre de una sala dedicada al comunista Karl Marx, alegando que esta decisión se ha tomado tras la ofensiva rusa.

La ‘Sala grupal de estudio Karl Marx’ ha sido renombrada como ‘Sala 229’, después de que el diario conservador universitario ‘Campus Reform‘ denunciase que el centro tenía un espacio de su biblioteca dedicado al autor del ‘Manifiesto comunista‘.

Junto a la placa con el nombre de Karl Marx, se exhibía un letrero que acreditaba al creador del marxismo como «filósofo, economista radical y crítico revolucionario». “El alcance único de la influencia de la explicación materialista de Marx sobre el funcionamiento de la sociedad, la economía y la historia, inevitablemente hizo que la teoría marxista extendiera su influencia a la crítica literaria”, decía la placa.

La extraña decisión de la universidad –era extraña desde antes de que Putin decidiese invadir Ucrania– de nombrar una sala en honor a uno de los fundadores del comunismo, una ideología que ha provocado 100 millones de muertos en el transcurso de 100 años, llamó la atención de los estudiantes y provocó que Campus Reform se hiciese eco de la noticia.

Ahora la universidad de Florida alega que la invasión ha influido en la decisión de cambiar el nombre de la sala. “Dados los acontecimientos actuales en Ucrania y en otras partes del mundo, determinamos que era apropiado eliminar el nombre de Karl Marx que se colocó en una sala de estudio grupal en la Universidad de Florida en 2014”, dijo Hessy Fernández, directora de comunicaciones estratégicas al diario universitario.

La sala de Marx era uno de los catorce espacios que los estudiantes de la universidad pueden reservar para estudiar. Cada sala lleva el nombre de una persona influyente. Así, Marx compartía ese honor con Benjamin Franklin, William Shakespeare, Ernest Hemingway, Jane Austen o Martin Luther King Jr que también tienen espacios con su nombre. Curiosamente, la de Marx, ahora rebautizada como la ‘Sala 229’, es la más grande de la biblioteca.

Deja una respuesta