Honduras avanza hacia las elecciones con candidatos vinculados al narcotráfico y la corrupción

son el tercio con mayor opción a alcanzar la presidencia de la república

Un candidato señalado por desvío de fondos, otro que pagó condena por narcotráfico y lavado de dinero, una tercera aspirante bajo la sombra de la gestión de un expresidente depuesto y cuyo nombre figura en informes por manejo irregular de fondos públicos, son el tercio con mayor opción a alcanzar la presidencia de la república hondureña.

Para el 28 de noviembre de 2021, los hondureños están convocados para renovar a quienes ostentarán la titularidad de varios cargos de elección popular, entre ellos, el presidente de la república que sustituirá al actual jefe de estado, Juan Orlando Hernández Alvarado, así como a 128 diputados del Congreso y sus respectivos suplentes, 20 diputados al Parlamento Centroamericano, 298 alcaldes e igual número de vicealcaldes, así como 2.092 regidores.

El Consejo Nacional Electoral (CNE), a través de sus titulares Ana Paola Hall, Rixi Moncada y Kelvin Fabricio Aguirre, informaron que el proceso se abordaba luego de haberse implementado algunas reformas, entre ellas una nueva Ley Electoral, la reingeniería del sistema electoral, lectores electrónicos de las huellas dactilares de los electores, entre otros cambios.

“Para esta elección general de 2021 que convocamos, nos hemos propuesto la meta de cumplir y superar las demandas de la sociedad, contra los fraudes, por la transparencia y por la justicia electoral (…) Hace más de una década, partidos políticos, diversas organizaciones populares y sociales, comunidad internacional y miles de hombres y mujeres en las calles, propugnábamos por la reforma que, aunque parcialmente, por fin llegó. La segunda vuelta electoral y las consultas ciudadanas desafortunadamente continuarán siendo materia pendiente”, se lee en la nota que anunciaba la convocatoria.

Previo a esta convocatoria, se celebraron unas elecciones primarias el 14 de marzo de 2021 en la que participaron tres de los catorce partidos políticos inscritos ante el CNE, el Partido Nacional (PNH), actualmente en el poder, el Partido Liberal (PLH) y el partido Libertad y Refundación (Libre). Los comicios estuvieron supervisados por el CNE de cuyos resultados se emitió el primer boletín el 17 de marzo y cuatro días después el organismo electoral lanzó un sitio web para mostrar el avance del conteo de votos.

Finalmente, un mes después, el 14 de abril, se conocieron los resultados definitivos, imponiéndose en los comicios: Yani Rosenthal por el Partido Liberal, Xiomara Castro por el Partido Libertad y Refundación (Libre) y Nasry Asfura, por el Partido Nacional.

Luis Zelaya, quien aspirada ser el abanderado del Partido Liberal de Honduras (PLH), denunció la falta de transparencia por parte del CNE y rechazó los resultados en razón de una supuesta discrepancia entre actas y conteo. Zelaya acusó al CNE a través de su cuenta en la red social Twitter de buscar imponer un ganador.

A los once partidos políticos que se encuentran legalmente inscritos en el CNE, pero que no participaron en las primarias, se les dio hasta el 14 de junio de 2021, para inscribir a sus candidatos. Asimismo, las candidaturas independientes debían presentar su solicitud en un plazo de diez días.

Además de estos cuestionamientos, este proceso comicial ocurrió en medio del escándalo surgido a raíz de las afirmaciones formuladas en la Corte del Distrito Sur de Nueva York en medio del juicio contra Geovanny Fuentes Ramírez, cuando el fiscal federal Michael Lockard dijo ante el jurado en sus argumentos de cierre que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, aceptó sobornos de un narcotraficante entre los años 2013 hasta 2019.

Los candidatos

Oficialmente 15 candidatos se disputarán la primera magistratura hondureña, a saber, Nasry Juan Asfura Zablah, por el Partido Nacional; Yani Benjamín Rosenthal, por el Partido Liberal; Iris Xiomara Castro, por el Partido Libertad y Refundación.

Además, Salvador Nasralla, por Alianza PINU/PSH; Marlon Oniel Escoto Valerio, por el Partido Todos somos Honduras; Kelin Ninoska Pérez Gómez, por el Partido Frente Amplio; José Ramón Coto García, por el Partido Vamos; Esdras Amado López Rodríguez, por el Partido Nueva Ruta; Lempira Cuauhtémoc Viana, por el Partido LIDEHR; Lorena Enrique Herrera Estévez, por el Partido Democracia Cristiana; José Alfonso Díaz Narváez, por el Partido Unificación Democrática; Julio César López Casaca, por el Partido Anticorrupción; Romeo Orlando Vásquez, por el Partido Alianza Patriótica.

Entretanto, Milton Omar Ávila Benítezx, Santos Rodríguez Orellana, Jesús Alexis Sagastume, participan como candidatos independientes.

De estos aspirantes, las tres primeras candidaturas serían las verdaderamente tienen opción de triunfo.

Nasry Juan Asfura Zablah

El abanderado por el oficialista Partido Nacional de Honduras, mejor conocido “Tito Asfura” o “Papi a la Orden”, es un empresario de la construcción que está al frente de la alcaldía del Distrito Central integrado por Tegucigalpa y Comayagüela.

Nasry Asfura nació en Tegucigalpa, M.D.C. del departamento de Francisco Morazán, el 8 de junio de 1958. Está casado con Lissette del Cid de Asfura, con quien tiene tres hijas.

Miembro activo del Partido Nacional de Honduras, se ha desempeñado también como regidor (2006-2009), diputado al Congreso (2010-2014) y ministro del Fondo Hondureño de Inversión Social (FHIS) entre 2010 y 2012.

Su gestión en la alcaldía capitalina se ha caracterizado por la ejecución de obras, señalando sus críticos que mantiene una deuda social. Su nominación presidencial la obtuvo al imponerse ante Maurio Oliva, presidente del Congreso y cercano colaborador de Juan Orlando Hernández. En su campaña promueve el emprendimiento, así como a pequeña y mediana empresa.

Pero en su haber también se le ha visto señalado por hechos de corrupción en razón de los negocios poco claros que ha mantenido con el estado. Habría conseguido contratos municipales para la recolección de basura a través de una empresa de la cual sería dueño de un 50 por ciento de las acciones, pero cuya propiedad mantiene oculta a través de otra empresa y socios. Esa firma demandó a la municipalidad por 8.1 millones de dólares, lo que dejó a los empleados sin salarios durante 7 meses y paralizada la administración.

Una investigación del Ministerio Público determinó que “desde los Fondos Rotatorios Especiales o Reembolsos, se desvió dinero proveniente del fideicomiso de administración que firmó la Corporación Municipal del Distrito Central (CMDC), con un banco privado del país. 26 personas formaron parte de la estructura que se estableció para drenar recursos; pero no todos eran funcionarios municipales, también se incluyó a empleados de tres empresas de Nasry Asfura, para realizar las transferencias”.

Yani Benjamín Rosenthal

Por su parte, el candidato del Partido Liberal de Honduras, Yani Benjamin Rosenthal Hildago, nació en San Pedro Sula el 14 de julio de 1965. Es abogado, notario público y está casado con Claudia Madrid, con quien tiene cuatro hijas.

Es un empresario y político que se ha visto vinculado al narcotráfico, que se desempeñó como ministro de la Presidencia de Manuel Zelaya (2006-2008) y, además, fue diputado del Congreso Nacional del 2010 al 2014. En 2012 también fue precandidato presidencial.

Junto a su padre, Jaime Rosenthal Oliva, y su primo, Yankel Rosenthal Coello, así como siete de sus empresas, fue señalado por el Departamento del Tesoro y la Oficina de Control de Lavado de Activos (OFAC) de los Estados Unidos, de desempañar actividades de narcotráfico y lavado de dinero el 7 octubre de 2015.

Se les acusó, específicamente, de proveer “servicios de lavado de dinero y otros para apoyar actividades de tráfico internacional de narcóticos de múltiples traficantes de drogas centroamericanos y de sus organizaciones criminales”. Estas operaciones habrían ocurrido entre 2004 y 2015.

El 15 de diciembre de 2017, el fiscal interino para el Distrito Sur de Nueva York, Joon H. Kim, anunció que Yani Benjamín Rosenthal Hidalgo fhabía sido sentenciado a pagar 36 meses en prisión “por participar en transacciones monetarias de propiedades derivadas de delitos de tráfico de drogas”.

El hoy candidato presidencial se había declarado culpable el 26 de julio de 2017 ante el juez de distrito, John G. Koeltl, quien impuso la sentencia. Se determinó que los delitos, Rosenthal los cometió mientras fue diputado entre 2010 y 2014, y candidato a la presidencia de Honduras entre 2012 y 2013.

El fiscal Kim afirmó: “Como admitió previamente en la corte, Yani Rosenthal era un prominente político y empresario hondureño quien además sirvió como agente para lavar dinero para los Cachiros, una violenta una violenta organización hondureña de tráfico de drogas. Ahora este excandidato presidencial ha recibido una sentencia de prisión a consecuencia de los crímenes cometidos en nombre de una organización criminal despiadada”.

Analistas prevén que, de llegar a ganar la presidencia hondureña, las relaciones con Estados Unidos serían tirantes, algo que preocupa no a pocos, toda vez que la nación norteamericana es el principal aliado y benefactor del país centroamericano.

Y es que, no obstante haber pagado su pena, en diciembre de 2020 la Fiscalía del distrito Sur de Nueva York “hizo públicos documentos donde Fredy Nájera (un diputado hondureño en funciones que se entregó a la justicia estadounidense en 2018 tras ser acusado de narcotráfico y está a la espera de sentencia), aseguraba haber recibido un millón de dólares del cartel de Sinaloa para la campaña presidencial de Yani del 2012, a cambio de protección de sus actividades de tráfico de drogas”.

En el juicio del narcotraficante Geovanny Fuentes, su nombre figuró como notario en documentos sobre operaciones de la empresa Agroforestal Fuentes. A Rosenthal se le quitó la visa estadunidense de por vida.

Xiomara Castro

Por el Partido Libertad y Refundación persigue la presidencia hondureña, Iris Xiomara Castro Sarmiento, a quien se le conoce mejor como Xiomara Castro de Zelaya, esposa del expresidente, José Manuel Zelaya Rosales.

Nació en Tegucigalpa el 30 de septiembre de 1959, es una empresaria, ex primera dama de la república de 2006 a 2009, una política que ya anteriormente, en 2013 y 2017, había aspirado a la primera magistratura hondureña. Es presidenta del organismo femenino Coppal Mujeres.

Fue luego del golpe de estado que destituyó a su esposo que asumió la lucha por reponerlo en el poder.

Su nombre figuró en las conclusiones de un informe del Departamento de Auditoría del Tribunal Superior de Cuentas, fechado el 7 de diciembre de 2010.

El reporte refirió que “Se efectuaron erogaciones que ascienden a L.6,315,815.36 en concepto de cuidado de caballos propiedad del Presidente de la República, compra de trajes y accesorios para la Primera Dama y el Presidente de la República, también la adquisición de joyas, adornos, regalos, puros y otros gastos; considerándose estas compras de bienes y servicios para actividades no oficiales de la Presidencia de la República que no debieron pagarse con fondos del Estado”.

Del mismo refería el informe que “Se efectuaron pagos onerosos no documentados que ascienden a L.5,166,841.03 con tarjetas de crédito asignadas a la Primera Dama, Iris Xiomara Castro Sarmiento y a los funcionarios: Secretario Privado, José Raúl Valladares; el Ministro de Staff, Roberto Ramiro Babún Sikaffy y el Ministro Jefe de Staff Presidencial, Hernán Jacobo Lagos Paredes».

Igualmente, los señalamientos contra Mel Zelaya surgidos en medio del juicio a Geovanny Fuentes en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, al señalársele de recibir sobornos por 500 mil dólares por parte del Cartel de los Cachiros para nombrar a un allegado como ministro de seguridad, constituyen un peso en el ala para su candidatura y posible gestión como mandataria.

Deja una respuesta