'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
REGENERAR ESPAÑA CONTRA EL CONSENSO PROGRE

La Casta y su plurinacionalidad en las elecciones andaluzas

El reciente secretrio general del Partido Popular, Elías Bendodo (EP)
El reciente secretrio general del Partido Popular, Elías Bendodo (EP)

Elías Bendodo, nuevo estandarte de Feijoo y su PP, figura del PP andaluz y gran apoyo de Soraya Sáez de Santamaría en las primarias de su partido frente a Casado, ha lanzado el exabrupto progre del Estado Plurinacional para referirse a España. Ciertamente trató de rectificar sus palabras, pero allí quedo dicho. 

Algunos se asombran de estas palabras, pero esto no es algo nuevo en el PP, ni en el consenso progre.

El absurdo concepto de plurinacionalidad está marcando las elecciones de Andalucía donde, hasta el hecho de que una española nazca en Alicante, como es el caso de Macarena Olona, sea una justificación para que el resto de los partidos lo traten de utilizar para denostar a la candidata, un hecho de endogamia antiespañola muy preocupante que instrumentaliza desde el PSOE hasta Cs.

Palabras de Juan Luis Cebrián 

Hace diez años, en septiembre de 2012, el presidente del grupo Prisa publicó uno de sus famosos editoriales que fulminaron a Nicolás Redondo (PSOE) o señalaron la puerta a Jaime Mayor Oreja (PP). Ese editorial se denominaba «Escolta Catalunya«.

En dicho editorial Cebrián aconsejaba a Artur Mas sobre cómo actuar para conseguir ese Estado plurinacional que algunos ansían en beneficio de la estabilidad asimétrica de España, utilizando el federalismo y la reforma Constitucional. 

Cebrián señaló en 2012 que era necesario actuar con prudencia, por parte de los separatistas, para no despertar a «la fiera del nacionalismo español«.

El texto fundamental del editorial es el mandato de Cebrián a los políticos españoles donde espeta, como un deber, la reforma Constitucional hacia el federalismo asimétrico. Consolidar la asimetría entre territorios constitucionalmente, pues ninguna otra cosa sería posible, más que la asimetría del Estado, si PNV y CDC entran en el juego:

«Más de tres décadas después de aprobada la Constitución habría que decirle al Partido Socialista y al Partido Popular que esta puede y debe reformarse no solo porque lo pida Merkel, sino también cuando lo pidan los españoles. Y que un pacto de Estado es necesario si queremos afrontar debidamente las tres crisis que padecemos: la económica, la institucional de España y la de la construcción de Europa. En ese pacto, que debe incluir a CDC y al PNV, la única propuesta pensable que puede suscitar el consenso, y contribuir a resolver esa trinca de problemas, es la de una España federal».

Nada nuevo en el PP

Tirando de hemeroteca recuerdo una noticia de 2014 del periódico digital El Confidencial Digital en la que se anunciaba en el titular que «El Gobierno está dispuesto a reconocer a Cataluña como nación«.

La impulsora de la reforma constitucional sería Soraya Sáez de Santamaría del PP que estaría consensuándola con Duran i Lleida y el PSC.

Al parecer, dicha reforma sería una exigencia de la oligarquía española, con sede en Cataluña, a quien la Nación Española, fundamento previo de nuestra Constitución y garante de nuestra libertad e igualdad ante la ley como españoles, les importaría muy poco. 

Según cuenta ECD si la estabilidad de sus negocios exigiera cargarse la nación y la soberanía nacional, alegando un nuevo consenso político para la reforma, lo apoyarían.

Así lo conto ECD:

«Entre las propuestas que sopesa el Gobierno para solucionar el conflicto se encuentra, incluso, el reconocimiento de Cataluña como nación. Los ajustes en la Constitución que se están discutiendo van, por tanto, en la dirección de reconocer la singularidad catalana.”

“El acto tuvo lugar en la Casa de América y contó con la asistencia, entre otros dirigentes empresariales, de Antonio Brufau, presidente de Repsol; Florentino Pérez, presidente de ACS; Salvador Alemany, presidente de Abertis; Javier Monzón, máximo responsable de Indra; Antoni Massanell, vicepresidente de CaixaBank; Antonio Catalán, presidente de AC Hoteles, y María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter.

Pues bien. Según confirman a ECD algunos de los asistentes al cónclave, durante la sobremesa el ministro confirmó a los directivos estos planes en los que trabaja discretamente el Gobierno. La mayoría de los presentes habían preguntado si el Ejecutivo tenía una hoja de ruta alternativa ante el difícil escenario que habrá que gestionar tras el 9-N.

El ministro intentó tranquilizarles explicando algunas de estas propuestas que impulsa ahora el Gobierno para alcanzar una solución de consenso».

Pujol lo dijo claro

El sátrapa secesionista Jordi Pujol afirmó hace años lo siguiente: 

“Mientras que Cataluña es una nación, España no lo es (…) Decir que España es una nación de naciones es una vaguedad (…) Si Cataluña, Euskadi o Galicia son naciones, es difícil que el Estado que las contiene también lo sea”.

Efectivamente, Pujol tiene razón. Si España es una nación milenaria, es imposible que sus regiones también lo sean, esa es la clave. 

Los partidos del consenso compran el Estado plurinacional al dictado de Pujol.

Nación frente a globalismo

Un filósofo nada sospechoso de ultra, como Fernando Savater, argumentaba como todos estos secesionismos, que pretenden destruir y cuestionar los estados nacionales como España, hacen claramente el juego a los intereses más negativos que encarna el globalismo, debilitando las únicas estructuras jurídicas de contención y de protección social representadas por los estados nacionales:

«A veces, para dar un barniz izquierdista a la propuesta étnica contra la ciudadanía se habla de resistencia frente a la globalización. En realidad, lo que así se lleva a cabo es una labor de zapa contra los estados de derecho existentes que hoy ofrecen al menos un mínimo de garantías sociales y de control democrático ante ese capitalismo global especulativo sin otro objetivo que la maximización inmediata de beneficios. La proliferación de nichos de identidad étnica no sólo no contraría los aspectos más perversos de la jerarquización regional del mundo según intereses depredadores, sino que favorece el proceso al debilitar las únicas instituciones nacionales que ahora pueden ofrecer cierta protección sociopolítica».

La llamada Casta, incluida Podemos a favor del Estado Confederal

Estos antecedentes, y muchos otros hechos, concluirían que tanto la oligarquía económica, como PSOE, parte del PP, separatismo catalán, separatismo vasco, incluyendo a Podemos, estarían a favor de la singularidad catalana, gallega o vasca, su estatus nacional, y el derecho a decidir, aunque sea con matices. Coincidirían en la línea de acabar con la Constitución Española y la nación, hacia una nueva reforma confederal donde nos dirigiríamos hacia un Estado plurinacional donde la nación española y su soberanía desaparecería como la hemos conocido hasta ahora.

Estaría al margen de estos objetivos únicamente VOX. 

España como sujeto de negocio

Querrían negociar con la soberanía, con la patria común e indivisible, con la igualdad de oportunidades de todos los españoles y con nuestra libertad.

Los españoles estamos cansados de que nos manejen, pero más aun cuando lo que se pretende es cuartear la nación, que es la garante de nuestras libertades.

La política con mayúsculas es apostar por España y la Soberanía sin ambages, solo VOX esta dispuesto a la defensa férrea de estos conceptos. 

Cualquier reforma de la Constitución debería ir encaminada al fortalecimiento de la igualdad de oportunidades entre españoles, la patria común, la cohesión entre sus regiones y al respeto escrupuloso de la soberanía nacional.

Patria y Soberanía marcaran la verdadera pugna que se producirá en España para su regeneración, frente a los intereses de las elites, las minorías antiespañolas y el globalismo antinacional. 

Que, en las elecciones de Andalucía, la Andalucía españolísima y universal de Seneca, San Fernando, Murillo, Rodrigo de Triana, de Gonzalo Fernández de Córdoba, del Flamenco, del Rocío o de la Feria de Jerez, se esté hablando de plurinacionalidad, señala claramente lo enferma que esta la política española y lo necesaria que es la alternativa política que representa VOX.

Una vez más, solo queda VOX.

Noticias de España

.
Fondo newsletter