'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Busca reemplazar a la Organización de Estados Americanos

La CELAC: un instrumento del Grupo de Puebla

Reunión del Grupo de Puebla
Reunión del Grupo de Puebla. Reuters

La cadena chavista TeleSUR publicó este martes en su cuenta de Twitter el siguiente mensaje: “El Grupo de Puebla y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) llamaron este lunes a celebrar una Cumbre de las Américas sin excluir a ninguna nación, en un mensaje claro a sus organizadores”.

La frase “sin excluir a ninguna nación” se refiere a que no fueron invitados a la Cumbre que sesionará en junio próximo en Los Ángeles, los regímenes comunistas de Cuba, Nicaragua y Venezuela, justamente por ser gobiernos dictatoriales, no democráticos, condición ésta sine qua non para poder participar en la misma.

Si a ver vamos, la nota de TeleSUR es una composición de dos noticias separadas: la primera es una nota del Grupo de Puebla, publicada en su portal en la que “invita al Gobierno del Presidente Biden a realizar la próxima Cumbre de las Américas en Los Ángeles, sin excluir a los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua”. Y la segunda es un mensaje difundido por la cuenta de Twitter de la CELAC que dice: “Como Presidencia Pro Témpore de la CELAC, exhortamos a los organizadores de la Cumbre a evitar exclusiones que impidan que todas las voces del hemisferio dialoguen y sean escuchadas”.

Sin embargo, TeleSUR y otros portales se atreven a juntar las dos noticias en una sola porque en la práctica, la CELAC se ha convertido progresivamente en un instrumento del Grupo de Puebla. Esto se debe a que hay cada vez más gobiernos izquierdistas en la región, algunos de cuyos presidentes pertenecen al Grupo de Puebla.

Este acoplamiento entre ambos organismos se está acelerando debido a que el presidente pro tempore CELAC es el mandatario argentino Alberto Fernández –integrante del Grupo de Puebla–, quien está promoviendo el blanqueo de la dictadura venezolana y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Nicolás Maduro, pese a ser el jefe del Cartel de los Soles y estar acusado ante la Corte Penal Internacional por delitos de lesa humanidad.

De hecho, en la más reciente visita a la Argentina del presidente ecuatoriano Guillermo Lasso, el mandatario Fernández aprovechó su doble condición de jefe de Estado y de presidente de la CELAC para “solicitar” a su homólogo ecuatoriano el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Venezuela.

Desde hace meses, tanto Alberto Fernández como el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador -también integrante del Grupo de Puebla- han desarrollado una campaña para sustituir la OEA por la CELAC.

En enero pasado, el Grupo de Puebla emitió un comunicado en ese sentido: «Esta nueva CELAC, empoderada política y técnicamente, reemplazaría a la cuestionada Organización de Estados Americanos (OEA), que preside de manera sumamente controversial el uruguayo Luis Almagro, como espacio de integración entre las Américas».

Los sectores democráticos de Iberoamérica deben estar atentos para que no se utilice a los organismos multilaterales de la región en favor de la expansión castro-comunista y de las tiranías violadoras de los derechos humanos, como son las de Cuba, Nicaragua y Venezuela.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter