La confianza de los inversores en Argentina y México, en sus horas más bajas

OPTIMISMO EN LA RECUPERACIÓN DE BRASIL

La confianza de los inversores en la recuperación económica en Brasil comienza a recuperarse mientras Argentina y México afrontan serias dudas.

Estas son las conclusiones de una encuesta de la agencia de noticias Reuters que señala que en el caso brasileño, al contracción prevista se ha moderado a -5,1 por ciento desde el anterior porcentaje del 6,4. Todo lo contrario ocurre en los países gobernados por el socialista López Obrador y el kirchnerista Alberto Fernández.

En el caso mexicano, con una dependencia muy fuerte de su comercio con los Estados Unidos, la moral económica sigue disipándose. Según la misma encuesta, el panorama para el crecimiento de México el próximo año fue elevado a 3,5 % desde 3,0 % en julio, pero la proyección mediana para la recesión de este año se deterioró a 9,9 % desde 9,0 %, un cambio grande que indica que el repunte esperado podría ser más flojo.

“México es una economía abierta que depende mucho del comercio con Estados Unidos, y la alta incertidumbre en torno a la elección de noviembre, y la trayectoria de la pandemia, generan mucho riesgo”, dijo Elijah Oliveros-Rosen, economista senior para América Latina de S&P Global Ratings. “Además, si no se resuelve la evolución negativa en la inversión en México, las tasas de crecimiento económico podrían continuar siendo muy bajas por varios años”, agregó.

En el caso argentino, la república atraviesa una crisis de confianza que podría anticipar más dificultades hacia adelante, según señalaron los inversores consultados. Las cifras son desoladoras para el tándem de los Fernández. El Estimador Mensual de la Actividad Económica de Argentina (EMAE) se contrajo un 11,3% interanual promedio en agosto, afectado por la recesión que soporta el país sudamericano. Las proyecciones entre once analistas locales y extranjeros también arrojaron una caída en la mediana de un 12% para el EMAE del octavo mes del año.

La variación “responde al mal desempeño de los sectores de construcción, comercio, industria y minería. Lamentablemente, las perspectivas en el corto y mediano plazo no son favorables”, sostuvo Natalia Motyl, analista de la consultora Libertad y Progreso.

Acotó que “se espera una caída cercana al 12% este año y un promedio de cinco años para volver a los niveles prepandemia. Es decir, la Argentina es uno de los países más vulnerables de la región Latinoamericana”.

A la crisis económica de escasez de oferta y demanda, hay que agregarle una crisis financiera, por los que los analistas revisan las proyecciones a la baja.

“En agosto la actividad habría estado prácticamente al mismo nivel de julio en términos desestacionalizados”, sostuvo Andrés Borenstein, director asociado de la consultora Econviews.

La gran variedad de estimaciones entre los analistas consultados oscilaron entre un desplome mínimo del 9,4% y uno máximo del 13% para el EMAE de agosto.

La actividad económica del país sudamericano, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), registró en abril una fuerte contracción del 26%, la mayor caída al menos desde 1993.

En el caso de la visión optimista sobre Brasil, su mejora evidente está alimentada por un masivo impulso de gasto público que, sin embargo, genera ansiedad entre los inversores. Según el mismo informe “la presión política continuará, tanto para un nuevo programa social como para mayores inversiones (…) esta incertidumbre podría limitar el desempeño de la economía brasileña y sus activos financieros en los próximos trimestres», pero todavía se prevé que el déficit primario brasileño se contraiga a 3,7% del producto interno bruto en 2021, en línea con las promesas oficiales de reajustar gradualmente el presupuesto desde la brecha actual de 8,5%.

El retorno a la austeridad vendría acompañado de una tasa de desempleo promedio de 14,1% en los cálculos de los economistas, un escenario poco agradable que Bolsonaro probablemente tratará de evitar antes de los comicios de 2022, cuando buscará la reelección.

Deja una respuesta