«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
NO IRÁ A JUICIO

La Justicia cede a la amenaza y libra a Kirchner en el caso ‘dólar futuro’

La vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner. Reuters

La vicepresidenta argentina, Cristina Kirchner, finalmente no irá juicio por la causa Dólar Futuro, pese a estar acusada por «sospechas de corrupción».

Tanto ella como el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, fueron sobreseídos por la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, a cargo de los jueces Daniel Petrone, Diego Barroetaveña y Ana María Figueroa. En su veredicto, los jueces entendieron que debía cerrarse la investigación después de la pericia que hicieron los analistas de la Corte Suprema diciendo que no había existido perjuicio para el Estado, según lo demostraron los balances del 2015 y 2016 del Banco Central.

Asimismo, aseguraron en el fallo que las cuestiones de política económica no son judiciables. «La intervención en los mercados es una herramienta de política monetaria con la que cuentan, generalmente, en mayor o menor medida, las instituciones que en cada país cumplen las funciones de banco central, banco de reserva o autoridad monetaria, afirmación que es conteste con la base normativa que regula las funciones del BCRA», sostuvieron los magistrados.

De esta manera, la justicia ordenó sobreseer a Cristina Fernández de Kirchner, Axel Kicillof, Alejandro Vanoli Long Biocca, Pedro Biscay, Sebastián Andrés Aguilera, Bárbara Domatto Conti, Mariano Beltrani, Juan Miguel Cuattromo, Miguel Ángel Pesce, Guillermo Mario Paván, David René Jacoby, Cristian Alexis Girard, Germán David Feldman, Alejandro Formento y Flavia Matilde Marrodán.

En su descargo, Cristina Kirchner declaró que todo respondió a una «persecución política», pues le acusan por «medidas de Estado que no pueden judicializarse». Entonces, ante los jueces de la Sala I sostuvo que el expediente es un leading case, no solo en el tema del lawfare, sino también en la «intromisión y manipulación del Poder Judicial en los procesos electorales y en la política en general en la República Argentina».

Cristina Kirchner estuvo involucrada en esta causa a raíz de una denuncia de un grupo de diputados del PRO y de la UCR en momentos que se definía quién gobernaría en la Casa Rosada. Allí se sostuvo que entre agosto y noviembre de 2015, el Banco Central vendió contratos a “dólar futuro” a 10,6 y 10,8 dólares por unidad al sector privado para liquidar entre febrero y junio-julio de 2016. Para esa época, el dólar “blue” se cotizaba a 16 pesos. Y el precio de mercado de esos contratos (en Nueva York y otras plazas) era de entre 14 y 15 dólares.

A criterio del juez Claudio Bonadio, el Banco Central llegó a tener por esta operatoria contratos abiertos en el ROFEX y el MAE a diciembre de 2015 casi 17 mil millones de dólares. En mayo de 2016, Bonadio procesó a Cristina Kirchner, Axel Kicillof –en su rol de ministro de Economía– y a los entonces responsables del Banco Central. En ese fallo aseguró que la autoridad monetaria reportó quebrantos para su patrimonio por más de 77 mil millones de pesos: la cifra exacta es 77.325.739.338,60 dólares. La Cámara Federal confirmó el fallo y la causa se elevó a juicio en mayo de 2017.

Justamente ahora se cumplen cinco años de que CFK enfrentó su primera indagatoria por esta causa luego de que el juez Claudio Bonadio la citara a declarar a los tribunales de Comodoro Py. Con la excusa de este quinto aniversario, agrupación La Cámpora (que lidera Máximo Kirchner) le dedicó un mensaje de agradecimiento y compartió en las redes sociales un video donde se compara a la Vicepresidenta con Diego Maradona. El video dura 3 minutos y lleva la consigna “El partido judicial y mediático la persigue. El pueblo la cuida”. De esta manera el kirchnerismo se expresó y recordó la masiva movilización que acompañó a la ex mandataria a los tribunales, en el inicio del proceso que luego denunció Cristina Kirchner como el “lawfare”, con causas penales que involucraron a dirigentes y funcionarios de su gobierno.

Esta es la primera causa que se le cierra a Cristina Kirchner desde que volvió al poder y por eso vale la pena recordar que el pasado día 4 de marzo, cuando durante más de cincuenta minutos y con un duro discurso que incluyó una fuerte defensa política, la vicepresidenta expuso por videoconferencia ante el tribunal de Casación los motivos por los cuales quería anular este expediente. En su alocución y descargo, con el que buscaba el sobreseimiento, Cristina Kirchner acusó al Poder Judicial de ser «un sistema podrido y perverso» y volvió a hablar de lawfare para defenderse de las causas de corrupción en las que está acusada.

En dicha muestra de abuso de poder, la expresidenta presionó públicamente a la justicia y apuntó contra el expresidente Mauricio Macri y los medios de comunicación. A los pocos días, la justicia se expidió librando de culpa y cargo a CFK.

.
Fondo newsletter