PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La reunión entre Pedro Castillo y Nicolás Maduro provoca una crisis ministerial en Perú

abordaron la recuperación de las relaciones integrales entre Venezuela y Perú
El candidato de Perú Libre, Pedro Castillo. EUROPA PRESS

La reunión mantenida entre Pedro Castillo y el dictador bolivariano Nicolás Maduro ha provocado una crisis en el Gabinete peruano después de que el viceministro de Relaciones Exteriores, Luis Enrique Chávez, afirmara que el Perú no reconoce a ninguna autoridad legítima en Venezuela desde el 5 de enero del 2021, fecha en la que el Grupo de Lima se pronunció por última vez sobre la situación política y social en ese país.

La afirmación de Chávez generó la ira del premier Guido Bellido que, a través de Twitter, aseguró que lo señalado por el vicecanciller no corresponde a la postura del Gobierno, revelando que Castillo -quien se encuentra en una gira internacional desde el viernes pasado- sostuvo un encuentro con el líder chavista en el que se abordó una solución a la crisis migratoria.

Esa cita no estaba programada, como sí estaban previstos los encuentros que Castillo tuvo con sus pares de Cuba, Miguel Díaz-Canel; el de México, Andrés Manuel López Obrador; y de Bolivia, Luis Arce, en el marco de su participación en la cumbre de Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en Ciudad de México.

“Desmiento afirmación de vicecanciller de no reconocer autoridad legítima en Venezuela, no es la postura del gobierno. Nuestro presidente tuvo una reunión con el presidente Nicolás Maduro para solucionar crisis migratoria. Si al canciller o su adjunto no le gusta, tienen las puertas abiertas”, escribió.

El ministro del Interior, Juan Carrasco Millones, aseguró que los titulares de las diferentes carteras están de acuerdo con el canciller Óscar Maúrtua. En declaraciones a la prensa, recordó que el titular del despacho de Relaciones Exteriores es quien se encarga de la política exterior y que Pedro Castillo será quien determine la situación de los ministros.

“Nosotros respetamos las opiniones de los ministros, del presidente del Consejo de Ministros también, pero estamos de acuerdo con lo señalado por el encargado de Relaciones Exteriores, que en este caso es el canciller Maúrtua. Estamos nosotros en esa línea. Nosotros estamos con el canciller Maúrtua”, dijo.

Maduro y el Perú

El tirano venezolano Nicolás Maduro afirmó este martes que le propuso a Castillo cooperar para impulsar el plan denominado «Vuelta a la Patria» para el retorno de migrantes del país caribeño que viven en el Perú, y que este sea «masivo».

«Le estuve hablando al presidente Pedro Castillo del plan Vuelta a la Patria; tenemos más de 42 000 venezolanos inscritos para volver desde el Perú y hemos acordado hacer una coordinación a nivel de gobiernos de Perú y Venezuela para un plan de Vuelta a la Patria masivo», dijo en un acto transmitido por el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV).

Maduro confirmó que también habló con Castillo «de un interés» que tiene su Gobierno de comprar “algunos productos de la industria peruana, de la agricultura peruana», así como «de reactivar el comercio».

«Necesitamos comprar al Perú un conjunto de productos para la industria venezolana para los CLAP«, dijo en referencia al programa de distribución de alimentos para familias de bajos recursos.

Perú bolivariano

Entre los diplomáticos y expertos en relaciones internacionales peruanos, existe una justificada preocupación por el giro que podría significar el gobierno de Pedro Castillo para la política exterior del país andino.

La decisión de Castillo de nombrar al octogenario sociólogo comunista Héctor Béjar -admirador de Fidel Castro y fundador del grupo terrorista Ejército de Liberación Nacional (ELN)- como ministro de Relaciones Exteriores a finales de julio, fue la señal definitiva.

Una de las primeras reuniones que tuvo el excanciller Béjar, apenas juró su cargo, fue con Jorge Arreaza, ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores de Venezuela.

Arreaza -que arribó a Lima para la investidura de Pedro Castillo como presidente- destacó que durante la reunión con Béjar abordaron la recuperación de las relaciones integrales entre Venezuela y Perú, “el comercio, políticas de atención a los migrantes y la necesidad de reforzar los mecanismos de unión en Nuestra América”.

En declaraciones a la prensa, Béjar manifestó en esa oportunidad que una de sus funciones en la Cancillería será la de buscar una “renovación democrática” en Venezuela, y que se buscará retomar relaciones con el país llanero, contribuyendo al “entendimiento de sus tendencias políticas” sin intervenir en temas internos.

“Nuestra política es contra sanciones unilaterales y contra bloqueos. Venezuela es un país que está bloqueado, entonces nosotros contribuiremos juntos con los países de Europa y con un conjunto de países latinoamericanos en el entendimiento de las tendencias políticas en Venezuela sin intervenir en su política interna”, dijo.

El anciano exguerrillero no pudo continuar su proyecto bolivariano en el despacho de Relaciones Exteriores. Castillo tuvo que pedir su renuncia y reemplazarlo por Óscar Maúrtua luego que Béjar provocara la indignación de la Marina de Guerra al comentar que esta institución fue la responsable del inicio del terrorismo en el país.

El terrorismo en el Perú lo inició la Marina y eso se puede demostrar históricamente y han sido entrenados para eso por la CIA”, dijo en una charla virtual con simpatizantes de izquierda.

Guido Bellido, desaprobado por los peruanos

El premier no goza de la simpatía popular y solo cuenta con un respaldo del 24%, mientras que un 51% desaprueba su labor, de acuerdo con una última encuesta de Datum.

Además, el 53% relaciona a Bellido con la organización terrorista Sendero Luminoso, grupo criminal responsable de más de 30 mil muertos entre los años 1980 y 2000.

Este estudio también determinó que el 49% de peruanos cree que la organización terrorista Partido Comunista del Perú- Sendero Luminoso (PCP-SL) tiene presencia en el gobierno de Pedro Castillo.

Esta percepción se justifica en las denuncias y expedientes policiales que vinculan al ministro de Trabajo, Iver Maraví, con atentados terroristas, y las investigaciones contra Bellido por apología al terrorismo.

Deja una respuesta