PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La tiranía castrista criminaliza la protesta opositora del 15-N y la tilda de ‘provocación’

La plataforma Archipiélago mantiene la marcha pese a las amenazas
El presidente-dictador de Cuba, Miguel Díaz-Canel. Reuters

El régimen comunista de Cuba ha justificado su veto a una manifestación opositora el 15 de noviembre señalando que es una «provocación» para provocar algún tipo de «incidente» que justifique «la anhelada intervención militar».

«Basta de mentiras y manipulaciones groseras de los hechos», ha proclamado el Ministerio de Exteriores cubano, unas horas después de que la plataforma Archipiélago, promotora de la concentración por la libertad y los derechos de los cubanos, anunciase que mantiene su convocatoria pese al rechazo de la tiranía. a pesar de no contar con el beneplácito de las autoridades de la isla.

La protesta inicialmente estaba fechada para el 20 de noviembre, pero los organizadores decidieron adelantarla cinco días en previsión de unas maniobras militares que, en palabras del Gobierno, se hacen «constantemente». Para el régimen, quienes buscaron «el fracaso del socialismo» con las protestas del 11 de julio «andan frustrados y apurados en sus planes», por lo que buscan «acciones desestabilizadoras» y «provocar el incidente que desemboque en el estallido social que propicie la anhelada intervención militar».

En este sentido, Exteriores ha apuntado que este «golpe suave» carece de base social en Cuba y responde a intereses «debidamente instruidos, financiados y apoyados desde el exterior», en particular desde Estados Unidos. «Bajo la falsa bandera del pacifismo, buscan provocar nuevos disturbios, generar caos e inducir la desestabilización del país», ha afirmado el departamento que encabeza Bruno Rodríguez.

Así, La Habana considera que la marcha, «supuestamente pacífica», es una «provocación articulada». «Con tales patrocinadores y declarados propósitos, es muy difícil presumir de civismo y pacifismo en la acción convocada para noviembre», ha insistido la dictadura liderada por Miguel Díaz-Canel.

Deja una respuesta