PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Las relaciones entre el Foro de Sao Paulo y la República Árabe Saharaui amenazan a la Iberosfera

constituyen un desafío para lA SEGURIDAD Y LA DEFENSA
Brahim Gali, presidente de la RASD y secretario general del Frente Polisario. Europa Press

El pasado 13 de septiembre, la página del Foro de Sao Paulo publicó una nota mediante la cual el organismo «saluda el restablecimiento de relaciones entre Perú y la República Saharaui«.

El abogado y político peruano, Luis González Posada, ha calificado dicho reconocimiento como estrafalario en el artículo “Cancillería camino al chavismo” publicado en El Expreso. En el mismo, agrega que la República Saharaui no cuenta con territorio ni gobierno, “no es reconocida por la ONU, por las potencias del Consejo de Seguridad, por naciones europeas y ni siquiera por 23 de los 24 países árabes, con la excepción de Argelia, que los financia y apoya militarmente por su encono contra el Reino de Marruecos, especialmente después de su derrota en la llamada Guerra de las Arenas, en 1963, a pesar que los argelinos recibieron apoyo de Egipto y del régimen cubano de Fidel Castro”.

La relación de los saharauis con el Foro es de vieja data. En la declaración final del vigésimo encuentro del organismo realizado en septiembre de 2014 en La Paz, Bolivia, se lee: “El FSP se solidariza con la lucha del pueblo saharaui que está impulsando el Frente Polisario y la RASD por los derechos territoriales que les asisten y que están siendo negados por la monarquía marroquí desde 1975. Saludamos al presidente de la RASD e instamos a los gobiernos de Nuestra América a que reconozcan a este gobierno permitiendo la apertura de sedes diplomáticas en sus países”.

Un año más tarde, en la declaración final del XXI Encuentro del Foro de Sao Paulo realizado en México podemos leer: “nos solidarizamos con la lucha del pueblo saharaui que está impulsando el Frente Polisario y la RASD por los derechos territoriales que les asisten. Asimismo, exigimos al Consejo de Seguridad y demás organismos de control de la ONU la vigilancia de los Derechos Humanos en los territorios ocupados por el reino de Marruecos”.

Es pertinente acotar que el Frente Polisario que preside Brahim Ghali entre 1973 y 1986 llevó a cabo 289 atentados terroristas contra ciudadanos españoles, atentados que “ni los han reconocido, ni los han reparado, ni los han resarcido. Y fueron brutales y sanguinarios», afirma Lucía Jiménez, presidenta de ACAVITE, asociación que representa a más de 300 víctimas de los atentados llevados cabo por dicho Frente.

En julio de 2017, Brahim Ghali, presidente de los saharauis, felicitó al gobierno y pueblo nicaragüense con motivo del 38º aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, extensivas a la organización del Foro de Sao Paulo que sesionó en Managua, calificando el evento como “un aporte significativo para lograr un Consenso en América”, al tiempo que aseguró que “contará con nuestro apoyo moral y político”.

Con motivo de la edición XXV del Foro realizado en Caracas en julio de 2019, una delegación de saharauis sostuvo un encuentro con el viceministro de relaciones exteriores venezolano para África, Yuri Pimentel. En octubre del año siguiente, se llevó a cabo una nueva reunión internacional del Foro de Sao Paulo, dedicado, esta vez, al chileno Salvador Allende.  Al mismo, Brahim Ghali envió a través de un video “un caluroso y fraternal saludo a las organizaciones y formaciones políticas asistentes a tan importante edición dedicada al histórico líder latinoamericano” el cual pueden ver aquí.

Más recientemente, en abril de este año y con motivo del octavo Congreso del Partido Comunista Cubano, el Frente Polisario de la República Árabe Saharaui agradeció “el apoyo y solidaridad mostrados siempre por Cuba hacia la lucha legítima de su pueblo”.

Estas son apenas algunas de las muchas noticias que comprueban los viejos y estrechos nexos del Foro de Sao Paulo con la RASD, relación ésta que constituye, sin duda, una amenaza a la seguridad y defensa del hemisferio, puesto que la RASD podría servir de puente en África –y de allí hacia Europa– para los negocios ilícitos y las actividades irregulares que lleva a cabo el Foro de Sao Paulo.

Deja una respuesta