«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
EL PRESIDENTE DEFIENDE EL ORDEN Y LA LEY EN EL PAÍS

Lasso respalda la labor de la Policía frente a la visión victimista de la delincuencia en Ecuador

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso. EUROPA PRESS

Un policía asesinado mientras ejercía sus labores recibió los más altos honores en Ecuador durante su velatorio, incluida la presencia del presidente Guillermo Lasso. El reconocimiento por parte del mandatario marca una línea clara contra el llamado “garantismo”, de corriente progresista, que pretende antagonizar al criminal como víctima de la sociedad y a las fuerzas del orden como opresores del oprimido. “Siempre estaré del lado de la Policía Nacional, siempre al lado de los caballeros y mujeres de la paz”, dijo Lasso tras el funeral.

El respaldo ciudadano a las fuerzas del orden es tal que hasta se convocó una marcha en Quito para exigir un cambio en el código penal que permita a los policías actuar en legítima defensa y enfrentar a los delincuentes con la fuerza necesaria ante una situación violenta. Medios locales anunciaron la manifestación en respaldo a un policía que mató a un delincuente. Los usuarios de redes sociales discreparon con el titular que alegaba que “asesinó” al ladrón.

“Título alternativo: Por redes sociales se convoca a una marcha en Quito para respaldar al policía que nos ha librado de un delincuente en Cotocollao”, reprochó un ciudadano frente a la manera como la prensa recogió el hecho.

Los medios masivos, el cuarto poder, han mostrado un rol vital en la aplicación de la justicia garantista. Apenas horas antes CNN publicó un artículo donde, en lugar de referirse a dos delincuentes armados como tal, dijo que eran “dos personas que participaron de un asalto”, como si de una actividad lúdica e inofensiva se tratase, pese a que había vidas en juego.

Todo esto ocurre apenas un día después de que un tribunal sentenció a un policía por abatir a dos delincuentes que asaltaron a un menor de edad con un arma blanca. El uniformado no solo tendrá que cumplir 3 años y 4 meses de cárcel, también deberá reparar económicamente a la familia de los ladrones.

De allí que la indignación ciudadana se haya hecho sentir y afirmara la postura que el presidente Guillermo Lasso mostró desde su campaña presidencial: su respaldo a la policía.

Lasso se comprometió a velar por la familia del abatido sargento Freddy Daniel Laaz. Fue asesinado en la ciudad portuaria de Guayaquil durante un asalto que intentó intervenir un local de comida árabe el pasado martes 18 de enero. 

“No están solos, pueden contar conmigo como presidente de la República, como persona y con el Gobierno”, les dijo el mandatario a la esposa, madre e hijos del uniformado. “Nos vamos a preocupar de atender cualquier requerimiento de sus hijos en el futuro”, añadió. La familia recibió una bandera del Ecuador de manos del presidente como reconocimiento al cumplimiento de su deber.

Es un héroe de la Policía Nacional y un ejemplo para las nuevas generaciones de esta institución. Esto nos obliga a luchar aún más día a día para lograr la seguridad en el país y proteger la seguridad de nuestros policías”, expresó el jefe de Estado. 

El presidente asistió al funeral con la ministra de Gobierno, Alexandra Vela, que ha sido frontal en su respaldo al recientemente sentenciado policía Santiago Olmedo, al igual el gobernador de la Provincia del Guayas, Pablo Arosemena; y la comandante de la Policía Nacional, Tannya Varela.

“Hoy un delincuente nos arrebató la vida de un compañero. Un hombre que durante 16 años cuidó de la seguridad y la vida de los ecuatorianos y, hasta el último momento cumplió con el juramento que hacemos los policías de honor: entregar la vida si fuera necesario”, reclamó la comandante Varela.

Pero no toda la ciudadanía sigue esta línea de pensamiento. Particularmente desde el sector denominado “progresista” de la sociedad, que incluye feministas, animalistas, socialistas y juristas que corriente “garantista”.  

Sostienen que no se le puede permitir a la policía el uso progresivo de la fuerza. Una de las más expresivas es la abogada Dolores Miño, conocida como “Lolo”. Cuando en febrero del 2021 hubo un motín en la cárcel, el presidente Lasso, entonces candidato a la presidencia, manifestó su respaldo a las fuerzas del orden por detener el derramamiento de sangre. La feminista procedió a increpar al entonces futuro mandatario, alegando que la policía no es vulnerable.

No obstante, en julio del mismo año, durante otro motín, esta vez en cárcel de Latacunga, una mujer policía fue violada por un reo. Entonces la abogada fue duramente cuestionada por el resquebrajamiento de su hipótesis victimista. Pues su discurso, supuestamente en defensa de la mujer, no incluye a las mujeres policías 

Eso se ha visto a nivel continental. Las mismas que dicen combatir la violencia hacia la mujer, son las primeras que avalan e incluso ejercen violencia contra las mujeres policías, como se ha visto sobre todo en México, donde incluso les han prendido fuego a las uniformadas.

Aunque Lasso apeló al sector progresista en las elecciones, como alternativa al autoritarismo del socialismo del siglo XXI, estos días ha mostrado un discurso opuesto. Primero dijo que vetaría la ley del aborto por violación, que hasta ese momento lo permitiría hasta el nacimiento (en caso de abuso contra menores). Luego fue atenuado en un intento de eludir el veto.

Ahora, el mismo sector que pedía el aborto hasta que la criatura tenga suficiente edad para nacer viva, lamenta la muerte de criminales abatidos en la línea de fuego y exige cárcel para la policía. De modo que buscan una reversión del sistema judicial, castigando al inocente y dejando en libertad al delincuente.

La radicalización de los progresistas ha resultado chocante para el grueso de la sociedad ecuatoriana y el presidente ha sabido responder. Los siguientes días serán definitorios, pues tiene el poder de indultar a policías sentenciados defender a los ciudadanos ante malhechores y de defender la vida desde la concepción, como dicta la Constitución.

.
Fondo newsletter