Maradona: luminaria del fútbol y siervo de los tiranos bolivarianos

FIDEL CASTRO USÓ A MARADONA COMO UN MEDIO DE PROPAGANDA

Foto: Reuters

El tirano cubano Fidel Castro alguna vez instó a Diego Armando Maradona, quien lo consideraba “un héroe” y un “padre”, a que se dedicara a la política.

Maradona, quien murió el miércoles a los 60 años, nunca cumplió esas aspiraciones, pero sí desempeñó un papel como defensor de las dictaduras de izquierda en América Latina.

Siempre se mostró servil ante tiranos como Fidel y Raúl Castro en Cuba, Hugo Chávez en Venezuela y Evo Morales en Bolivia.

“Todo lo que hace Fidel, todo lo que hace Chávez, para mí es lo mejor (que se puede hacer)”, dijo Maradona en el programa de televisión semanal del dictador venezolano en 2007.

Maradona conoció a Castro en 1987, un año después de ayudar a Argentina a ganar la Copa del Mundo y cuatro años antes de la caída de la Unión Soviética, un suceso que marcaría el comienzo de una nueva era en las dificultades económicas de la Cuba comunista.

La amistad entre el futbolista extravagante y el dictador comunista se profundizó a principios de siglo cuando Maradona pasó cuatro años en La Habana para poner fin a su adicción a las drogas.

“Castro era su ídolo”, dijo a Reuters Alfredo Tedeschi, un productor de televisión argentino ahora radicado en Bélgica que se hizo amigo cercano de Maradona. “Fue como si se enamorara (de Castro), y luego vinieron Chávez, Morales y el resto”, añadió.

Tedeschi recuerda la vez que Maradona llamó a su puerta y le propuso una visita espontánea a Castro. El tirano los recibió a los pocos minutos de su llegada y ajustó su apretada agenda para pasar tres horas con ellos, incluso para jugar al fútbol en su oficina.

“Siempre hablaban de política. Diego estaba realmente interesado en la política”, dijo Tedeschi, que agregó que Castro también hizo visitas espontáneas a la casa del argentino en La Habana.

En 2005, Maradona entrevistó a Castro en su programa de televisión argentino y le preguntó cómo George W. Bush había sido reelegido presidente de Estados Unidos, a lo que Castro respondió: “Fraude. ¡La mafia terrorista de Miami!”.

Según Tedeschi, Maradona también fue una herramienta de propaganda para los líderes izquierdistas de América Latina.

“Diego era el tipo de persona que cualquier cosa que dijera tendría repercusión”, dijo Tedeschi. “Y para Fidel, ese tipo de propaganda fue bienvenida”.

En un giro del destino, Maradona murió en la misma fecha, el 25 de noviembre, en que lo hizo su ídolo hace cuatro años, en cuya ocasión dijo que “lloró incontrolablemente”.

El dictador boliviano Evo Morales y el sucesor de Chávez, el tirano Nicolás Maduro –a quienes Maradona apoyaba incondicionalmente– expresaron sus condolencias en Twitter.

En una entrevista con el diario argentino Clarín en 2018, Maradona dijo que consideraría entrar en política, tal vez como compañero de fórmula de la socialista Cristina Fernández en las elecciones presidenciales de 2019, para sacar del poder al entonces gobierno conservador.

“Fidel me dijo que tenía que dedicarme a la política. Y yo iría con ella, con Cristina”, dijo.

Con información de Reuters

Deja una respuesta