PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Miles de salvadoreños marchan contra Bukele tras el golpe al poder judicial

Y la polémica aprobación del bitcoin como moneda
Marcha en El Salvador contra el Gobierno de Bukele. Twitter

Miles de salvadoreños han salido a las calles de San Salvador este miércoles para protestar contra el Gobierno de Nayib Bukele, el mismo día en el que se conmemora el bicentenario de la independencia del país centroamericano.

En la marcha, que tenía como destino la plaza Morazán, ubicada en el Centro Histórico de la capital salvadoreña, los manifestantes han mostrado su desaprobación con la concentración de poder en el Ejecutivo salvadoreño y con medidas como el uso del bitcoin como moneda de curso legal en el país o la destitución de jueces.

De forma paralela, los ciudadanos, entre los que figuran miembros de la sociedad civil, veteranos de guerra, organizaciones estudiantiles, han exigido la «restauración del orden democrático» y del Estado de Derecho en el país centroamericano.

«Fuera la dictadura de Bukele», «El Salvador dice no a las reformas constitucionales» o «No queremos bitcoin» son algunos de los lemas que han podido leerse en las pancartas de los salvadoreños.

No se ha informado de incidentes de gravedad, aunque a primera hora algunos manifestantes han denunciado «bloqueos» por parte de las autoridades, según ha informado el diario ‘El Salvador’.

Bukele ha levantado polémica y críticas recientemente, tanto en El Salvador como entre la comunidad internacional, después de que la Asamblea Legislativa, afín al mandatario, destituyera a jueces de la Sala de lo Constitucional del Tribunal Supremo nada más tomar posesión.

A la polémica aprobación del bitcoin como moneda de curso legal se suman otras medidas adoptadas recientemente, como la aprobación por parte de la Asamblea de una batería de reformas de la Ley de Carrera Judicial que, entre otros aspectos, significará la expulsión de más de 150 jueces.

Diputados de la oposición y juristas han criticado el movimiento señalando que se trata de un «golpe mortal» a la independencia del poder judicial en El Salvador.

Deja una respuesta