«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Críticas al apoyo de la tiranía a Putin

‘Ortega quiere ser un peón ruso en la nueva geopolítica mundial para evitar ser juzgado por delitos de lesa humanidad’

Para el exembajador de Nicaragua en Alemania, José Dávila, el régimen de Nicaragua comete un grave error estratégico al alinearse a Rusia en momentos que el régimen de Vladimir Putin pasa por su peor momento político tras invadir militarmente a Ucrania.

El exdiplomático y analista político sostiene que Daniel Ortega persigue «protección y apoyo» para cubrir su régimen represivo y obtener «garantías a la impunidad a la que aspira». «Quiere huir del sistema interamericano y ubicarse como peón ruso en la nueva geopolítica mundial para evitar ser señalado y eventualmente juzgado por los delitos de lesa humanidad que le ha señalado la CIDH, [Comisión Interamericana de Derechos Humanos]», dijo Dávila. 

Ortega es señalado por crímenes de lesa humanidad por la represión y los crímenes cometidos durante las protestas de abril de 2018. Más de 350 personas fueron asesinadas con armas de alto calibre de uso exclusivo de las fuerzas armadas y la policía. 

También fue señalado por cometer crímenes de lesa humanidad durante el primer régimen sandinista 1979-1990, pero nunca se enfrentó la Justicia. El sandinismo desde su llegada al poder se ha beneficiado de las amnistías que promueve para no pagar por los crímenes cometidos. 

El dictador sandinista se alineó con la agresión de Putin al territorio ucraniano, justificando el reconocimiento a los territorios separatistas y el envío de tropas a la frontera con Ucrania que desembocó en una invasión militar al vecino país que ya ha dejado muertos, heridos, destrucción y miles de desplazados. «El presidente Putin ha dado un paso hoy, lo que ha hecho es reconocer a unas repúblicas que son fronterizas con Rusia, señaló.

Ortega recibió a dos delegaciones de alto nivel de Rusia antes y durante la invasión, antes que la comunidad internacional anunciara sanciones contra el régimen de Putin. 

La primera visita fue del viceprimer ministro, Yuri Borísov, la segunda fue del presidente de la Duma de Rusia, Viacheslav Volodin, quien llegó el pasado jueves a Managua. Ambos realizaron una gira por los tres países gobernados por regímenes autoritarios: Cuba, Venezuela y Nicaragua, que apoyan la invasión de Putin a Ucrania. «Juntos tenemos que hacer más, es muy importante que sintamos que estamos hombro a hombro en diferentes situaciones y la vida nos muestra que eso es posible», dijo Volodin durante un encuentro con los diputados sandinistas.   

Ortega se perfila a nivel internacional como uno de los pocos que apoya la sangrienta invasión rusa a Ucrania, un mal calculo del dictador en tiempos que enfrenta una crisis a lo interno del país. 

«El problema es que [Ortega] se ha abandonado en los brazos de Rusia en los momentos en que Rusia pasa por su peor momento político, después de la disolución de la URSS en 1991. Toda su expectativa de ayuda económica de Rusia podría desvanecerse inclusive a corto plazo y su imagen política como la de los pocos países que apoyan la invasión rusa a Ucrania, se ha deteriorado aún más”, apuntó el exembajador Dávila.

La invasión de Rusia a Ucrania, el respaldo de Daniel Ortega al régimen de Vladimir Putin y las condenas contra opositores nicaragüenses han creado más incertidumbre en la nación centroamericana.

Las acciones de apoyo a Rusia no las respalda el 80% de los nicaragüenses

Luis Fley, exjefe de la Resistencia Nicaragüense [conocida como la «Contra»], actualmente en el exilio, dijo que Ortega arrastra al país a un conflicto. «Las acciones de Daniel Ortega de apoyo a Rusia no las respalda el 80% de los nicaragüenses, lo hace por congraciarse con Putin y por su afinidad ideológica».

Fley afirmó que es lamentable que Ortega involucre al país en un escenario que no beneficia a la nación. «Rusia está a miles de kilómetros de Nicaragua, no tenemos comercio de importancia con ellos. Lo que sí hay similitud es en la forma de reprimir [de ambos regímenes] y que son afines ideológicamente». 

Rusia ha brindado ayuda militar al régimen de Ortega desde su retorno al poder en 2007 y se ha comprometido a suministrar más apoyo. Fley recordó los tiempos de la ayuda militar de la Unión Soviética -bloque al que perteneció Rusia- a Nicaragua. «En los años 80 hubo apoyo militar al sandinismo en la lucha contra la Resistencia con armas de guerra, Katuiska, FM21, fusiles AK, ametralladoras y otra serie de armas», dijo el exjefe de la «Contra».

La «Contra» se organizó tras el triunfo de la llamada «revolución sandinista» a inicios de la década de 1980 para enfrentar la instauración del comunismo en el país con la ayuda de Cuba y el bloque soviético. «La situación es bien difícil y solo va quedando la alternativa de sacar a Ortega por la fuerza porque es la única manera, crear una crisis para tener los resultados que se obtuvo al inicio de la década de los 90”, apuntó el exjefe de la Resistencia Nicaragüense.

Fley se refiere a las elecciones de 1990 que el sandinismo se vio obligado a realizar orillado por el desgaste de una guerra de 10 años, comicios que perdió ante Violeta Barrios de Chamorro. «Es lo que queda. Las resoluciones de la OEA no las acata, las de la Unión Europea también las ignora, a los embajadores los ignora, igual las sanciones de Estados Unidos y las cancelaciones de visas».

.
Fondo newsletter