Así ha humanizado el cine y la televisión a los animales