¿El Sínodo le pone cara seria al Papa?