'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

El PIB regional crecerá el próximo año un 2,5% y el empleo el 1,9%

Felisa Becerra y Manuel Rubio presentan el informe de previsiones

La economía de Castilla y León sostendrá su ritmo de crecimiento y creación de empleo durante 2018, según constataron desde EspañaDuero, entidad financiera que augura un avance del PIB de la Comunidad del 2,5 por ciento el año que viene, igual que en 2017.
El número once de su informe ‘Previsiones Económicas de Castilla y León’, que hoy presentó su coordinadora, Felisa Becerra, y el director territorial de EspañaDuero en Valladolid, Manuel Rubio, indica también que el próximo ejercicio el empleo crecerá en la Comunidad un 1,9 por ciento, y la tasa de paro se situará en un promedio anual del 12,3 por ciento.
Becerra destacó la mejora de las expectativas económicas durante los últimos meses y constató que sus estimaciones no contemplan el posible efecto en la economía española de la crisis catalana, porque “hay que ser prudentes” y “esperar al desarrollo de la situación”.
Rubio incidió en que su entidad continúa “tomando el pulso” a la economía con su publicación, que constata “las expectativas de mejora de la economía regional”. En relación a Cataluña, indicó que su entidad, con una sólo oficina en esa autonomía, no ha notado el efecto “bastante coyuntural” de trasvase de depósitos que si ha habido en el sector.
Becerra desgranó el documento trimestral de análisis, y constató que el avance económico de 2018 del 2,5 por ciento (2,7 para España), se seguirá apoyando en el impuso de la demanda interna y en la aportación positiva de todos los sectores. En este sentido, destacó el mayor ritmo de crecimiento que el conjunto de la economía de la construcción, con un 3,3 por ciento, y los servicios, con un 2,7 por ciento. La agricultura avanzará un 1,9 por ciento, mientras que la industria lo hará a un ritmo del 1,5 por ciento.
Felisa Becerra constató, en cuanto a la demanda, que el consumo privado crecerá un 2,5 por ciento; en tanto que el público lo hará un 1,2 por ciento, siempre según sus vaticinios.. La inversión reputará un 3,2 por ciento.
Por lo que se refiere al cierre de este año, EspañaDuero sostiene una previsión del 2,5 por ciento (3,1 por ciento para España), con un aumento del consumo privado del 2,6 por ciento, frente al dos por ciento del público, y un incremento de las inversiones del 2,7 por ciento. En el lado de la oferta, la entidad constata un retroceso importante del sector agrario, del 4,1 por ciento, lastrado por la sequía y el perdrisco; frente a aumentos del 3,1 por ciento para la construcción y los servicios, y del uno por ciento para la industria.
En cuanto al mercado laboral, Becerra constató que se prevé un aumento del número de ocupados del dos por ciento para el promedio del año, que respondería al avance en los sectores no agrarios. La coordinadora del informe remarcó en este sentido, el crecimiento relativo en la construcción (3,4 por ciento), si bien por su aportación al volumen de empleo de la Comunidad, “destaca el incremento previsto en el sector servicios, del 2,7 por ciento”. Por lo que se refiere a la población activa, Becerra indicó que se prevé un descenso en torno a un 0,3 por ciento, con lo que la cifra de parados disminuirá en torno a un 12 por ciento, hasta una tasa promedio de paro para el ejercicio del 14 por ciento.
Becerra también analizó los datos trimestrales y precisó que según los últimos datos publicados de la Contabilidad Regional, el PIB de Castilla y León creció un 0,7 por ciento en el segundo trimestre, una tasa inferior a la registrada en el mismo periodo de 2016, por lo que la variación interanual se moderó dos décimas, hasta el 2,3 por ciento (3,1 por ciento en España).
Este crecimiento, dijo, “continúa sustentado en la demanda interna”, que supuso una aportación positiva de 2,5 puntos porcentuales en el segundo trimestre de 2017, frente a los 3,3 puntos porcentuales del primer trimestre. La coordinadora del informe aclaró que esta menor aportación se debió a la desaceleración del consumo y la inversión, aunque la ralentización fue “más evidente” en el primer caso, dado el aumento más moderado del consumo de las Administraciones Públicas (2,1 por ciento interanual), ya que, por el contrario, el crecimiento del consumo privado aumentó una décima, hasta el 2,6 por ciento. Por su parte, la formación bruta de capital creció un 2,2 por ciento y se produjo una desaceleración tanto de la inversión en construcción como en bienes de equipo.
Felisa Becerra también explicó que el saldo exterior restó puntos al crecimiento del PIB (-0,2 puntos porcentuales), aunque con menor intensidad que en el primer trimestre, ya que el aumento más moderado de las exportaciones (0,9 por ciento frente al 3,2 por ciento del primer trimestre) coincidió con un incremento también más moderado de las importaciones (1,2 por ciento en el segundo trimestre y 4,3 por ciento en el primero).
Aclaró además que por el lado de la oferta, el crecimiento en el segundo trimestre respondió al avance del sector servicios y de la construcción. En el sector servicios registró una mayor tasa de crecimiento (3,6 por ciento) que en el trimestre anterior, mientras en la construcción se produjo una ligera desaceleración, hasta el 3,2 por ciento, y en la industria y el sector agrario se produjeron sendos descensos en el valor añadido (-0,4 y -11,5 por ciento, respectivamente).
En lo que respecta al mercado de trabajo, Becerra comentó que la población activa mermó un 0,6 por ciento en términos interanuales en el segundo trimestre, en tanto que el número de ocupados subió un 1,5 por ciento (frente al 2,8 por ciento previo). Por ramas de actividad, el ritmo de creación de empleo se desaceleró en la industria, hasta el 1,1 por ciento interanual, y en la construcción, donde el número de ocupados se redujo un 1,3 por ciento, y se acentuó además la caída del empleo en el sector agrario, hasta el menos 16,2 por ciento. Por el contrario, el ritmo de crecimiento del empleo en el sector servicios se intensificó, hasta el 3,8 por ciento. A su vez, el desempleo se redujo un 11,7 por ciento y la tasa de paro bajó 1,8 puntos porcentuales respecto al segundo trimestre de 2016, hasta situarse en el 14,5 por ciento.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter