«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La conquista silenciosa del Islam en España

Imagen del interior de una mezquita

La revista francesa Valeurs Actuelles acuñó el término ‘conquista silenciosa’ para referirse al proceso de islamización que están sufriendo algunos países europeos como Francia y que podría ser perfectamente exportable a España.

Se trata de ir penetrando poco a poco y siempre de manera sigilosa. Se levantan megamezquitas, se empuja a la población musulmana a emigrar a estas naciones europeas y, sobre todo, se invierten ingentes cantidades de dinero en la propagación de su fe.
Los siguientes datos podrían aportar luz sobre esta conquista, diferente en forma y fondo de la reivindicación que históricamente han entonado los grupos terroristas de corte yihadista.

La Inmigración

La población musulmana en España ha crecido un 1.900% en apenas 27 años, tal y como recoge un artículo del Gatestone Institute. En 1990 apenas había 100.000 musulmanes. Según los últimos datos oficiales facilitados por la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE) y el Observatorio Andalusí, en 2016 la cifra se disparó hasta las 1.887.906 personas.
Los musulmanes han llegado a nuestro país no solo a través de vías ilegales (saltos a las vallas de Ceuta y Melilla o en patera por el Mediterráneo). Incluso antes de la Alianza de Civilizaciones impulsada por Zapatero -y sus conocidas consecuencias migratorias- y el boicot permanente de la Unión Europea y de algún magnate como Soros a las fronteras, ya había alguna región española que facilitaba la llegada de población islámica.
“Es más difícil integrar a un latinoamericano que a un andaluz; […] y más que a un marroquí, religión aparte”. Son palabras de Jordi Pujol en 2008 que hoy cobran especial relevancia. Así, bajo este pretexto, el nacionalismo ha facilitado la llegada de musulmanes a su tierra. La tesis separatista es muy sencilla: la falta de lazos de la población musulmana con España haría más fácil su seducción por el independentismo, a diferencia de los hispanoamericanos.
El resultado: Cataluña ostenta el honor de ser la región más islamizada de nuestro país, alberga el 80% de mezquitas salafistas (98) que hay en nuestro territorio y registra la mayoría de operaciones antiterroristas.
Qué decir de la natalidad. La tasa es ampliamente superior entre la población musulmana. Según un nuevo análisis demográfico se estima que en 20 años el número de nacimientos de musulmanes superará al de los cristianos en Europa, pese a que estos últimos todavía son el grupo religioso más grande en el mundo.
A esta conclusión llegó el estudio elaborado por Pew Research Center con datos entre los años 2010 y 2015, que precisa que los musulmanes tienen el mayor índice de incremento poblacional, la tasa de fecundidad más alta y la media de edad más joven que cualquier otro grupo religioso en el mundo.

La construcción de mezquitas

Musulmanes rezan, hoy viernes, en la mezquita del Centro Islámico de Madrid, la más grande de España, donde el imán Hussam Khoja ha dicho que la comunidad musulmana se une al dolor de los familiares de las víctimas de los atentados de Cataluña y ha negado que las mezquitas sean "lugares de instrucciones de terroristas". EFE/Juan Carlos HidalgoOtro signo de esta conquista silenciosa, apunta Gatestone Institute, es la construcción masiva de templos musulmanes. Según el Observatorio del Pluralismo Religioso en España, ya hay 1.508 mezquitas en nuestro país. Representan el 21% ‘’de todos los lugares de culto para todas las religiones presentes en España’’. Es decir, la población musulmana apenas representa el 5% de la ciudadanía española pero sus templos abarcan el 21% del total.
Fernando Cembrero explica en su libro ‘’La España de Alá’’ que la construcción de mezquitas ha crecido un 20% en los últimos años. Y ya ni los símbolos y monumentos españoles están exentos de la conquista: ‘’El jeque de Qatar Tamim Hamad Al Zani también se ha ofrecido a comprar la plaza de toros de La Monumental de Barcelona para convertirla en la mezquita más grande de Europa’’, apunta el citado artículo.
Mientras tanto, el número de iglesias se mantiene estable cuando el 70% de los españoles -según el último CIS– se confiesa católico.

La financiación exterior

Desde que el Estado apuntalara sus relaciones con las monarquías del Golfo Pérsico ha habido una auténtica proliferación de mezquitas. Naciones confesionales, en las que el islam es la ley, han estado financiando la construcción de templos en toda Europa, siendo España uno de sus lugares predilectos, e importando su visión más radical de esta fe. Eso sí, sin acuerdo de reciprocidad. Ninguno de ellos alberga iglesias católicas,
Arabia Saudí es el principal financiador. ‘’En 1985, sólo con su propio dinero, el reino saudí abrió el Centro Cultural Islámico de Madrid, la mezquita más grande de Europa, seguida del Centro Islámico de Málaga, que los saudíes financiaron con 22 millones de euros (hoy la región de Madrid tiene 112 mezquitas y centros culturales islámicos)’’, explica Gatestone Institute.
La mezquita de la M-30, el proyecto megalómano por antonomasia del islam en España, ha estado últimamente bajo sospecha. Tal y como publicada hace unos meses La Gaceta, tras los atentados yihadistas en Cataluña, la Policía ha extremado su vigilancia en varios templos, incluido el de la capital.
Según el último informe de la Asesoría de Inteligencia y Consultoría de Seguridad -de 2016-, en España existen unas 800 “mezquitas encubiertas”, que son centros de reunión para la oración claves para las actividades de captación y reclutamiento. Suelen ser bajos de edificios, garajes, locales o trastiendas de comercios que no están reconocidos como centros de culto oficial y que son liderados por imanes que no están supervisados. En uno de estos edificios encubiertos operaba el imán de Cambrills, considerado el cerebro de los atentados en la región catalana.
Pero no sólo Arabia Saudí, otros países como Catar o Emiratos Árabes Unidos también contribuyen con sus ‘petrodólares’ a la expansión del islam. También a través de los medios de comunicación se propaga el islam, como es el caso del canal iraní Hispan TV o Córdoba TV, propiedad del jeque Abdelaziz Al Fawzan.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

TEMAS |
.
Fondo newsletter