'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Una mujer africana planta cara a las imposiciones antinatalistas de Occidente

La fundadora de Culture of Life Africa sostiene que ningún país occidental tiene derecho a pagar abortos en un país africano, especialmente cuando la mayoría de la gente no quiere el aborto.  
Obianuju Ekeocha, activista nigeriana en favor del derecho a la vida, denuncia que los gobiernos occidentales están «escupiendo en la cara» de la democracia africana tratando de imponer el aborto legal contra los deseos de la mayoría de los africanos.
«Las encuestas muestran abrumadoramente que los africanos odian el aborto, aborrecen el aborto, tanto mujeres como hombres», ha defendido esta activista nigeriana en declaraciones a Catholic News Service. Ekeocha subraya que «ignorar la voluntad del pueblo es escupir al tipo de democracia que se supone que tenemos en los países africanos».
La fundadora de Culture of Life Africa sostiene que las naciones ricas que inyectan dinero en la promoción y financiación de abortos en África se comportan como los «antiguos señores coloniales». «En mi trabajo con los países africanos, no conozco a ninguno que esté gritando: ‘Ven y ayúdanos, tenemos esta crisis del aborto’. Pero muchos países occidentales, en este espíritu de supremacía cultural, tratan de imponer el aborto», asegura.

Anticoncepción para combatir la pobreza: una ‘solución’ occidental

Ekeocha también argumenta que la idea de promover la anticoncepción para combatir la pobreza en África es una «solución occidental» que ignora lo que quieren los africanos. En una entrevista en la BBC y ante la afirmación de la presentadora de que cientos de millones de mujeres no tienen acceso a la anticoncepción y deberían tenerlo, Ekeocha le responde: «Bueno, estás diciendo ‘deberían’, pero, ¿quién eres tú para decidir? No hay una demanda popular.»
«Nací en África, me crié en África, voy a África varias veces al año», le recuerda a la presentadora que insistía en que la anticoncepción es un «derecho humano básico» y necesario para superar la pobreza. «Esa es una especie de solución occidental, ¿no? ¿Por qué no escuchas a la gente primero?», plantea Ekeocha, añadiendo que quienes promueven la anticoncepción en África no advierten de sus efectos secundarios.

Esta mujer nacida en Nigeria cuenta cómo ha tenido que consolar a chicas a las que se les proporcionaron métodos anticonceptivos como el DIU sin informarlas adecuadamente. «Estas mujeres estaban llorando, alguien de una organización occidental vino, les puso un DIU y les dijo que eso era lo que necesitaban para salir de la pobreza», denuncia. Como ella misma cuenta, para Ekeocha, la salvación de la pobreza llegó con la educación, no con la anticoncepción.
En relación con el aborto, la fundadora de Culture of Life Africa sostiene: «No creo que ningún país occidental tenga derecho a pagar los abortos en un país africano, especialmente cuando la mayoría de la gente no quiere el aborto, esto es una forma colonización ideológica».

Carta abierta a Melinda Gates: ‘Pague lo que realmente necesitamos’

Mientras Ekeocha defendía en los medios de comunicación el derecho a la vida y denunciaba la colonización ideológica en África, en una Cumbre internacional sobre planificación familiar Melinda Gates apoyaba el control de la natalidad como una forma de poder para las mujeres. Semanas antes, Gates había prometido recaudar casi 5.000 millones de dólares para financiar la anticoncepción en 69 países, muchos de ellos africanos.
En una carta abierta a Melinda Gates, Ekeocha explica que creció en una ciudad remota en África, en una sociedad que ama y da la bienvenida a las nuevas vidas. «En medio de todas nuestras aflicciones y dificultades africanas, en medio de todos los problemas socioeconómicos e inestabilidades políticas, nuestros bebés son siempre un firme símbolo de esperanza, una promesa de vida, una razón para luchar por el legado de un futuro brillante», relata.
Para esta mujer africana, los miles de millones de dólares que Gates pretende recaudar «compran miseria» para su tierra. «Por favor Melinda, escuche el grito del corazón de una mujer africana y canalice misericordiosamente sus fondos para pagar lo que realmente necesitamos: buenos sistemas sanitarios -especialmente atención prenatal y pediátrica-, programas de alimentación para niños pequeños, oportunidades de educación superior o fortalecer las ONG que trabajan para proteger a las mujeres del tráfico sexual, la prostitución, el matrimonio forzado o el trabajo infantil», reclama.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter