'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Torturados y asesinados por un error de ETA

El 4 de abril de 1976 dos inspectores de la Policía española – Jesús María González Ituero y José Luis Martínez Martínez– estaban a punto de entrar en un cine de Hendaya. Habían atravesado el paso fronterizo de Irún por el puente internacional de Santiago. Era domingo y los dos agentes, destinados en la oficina de expedición del DNI de San Sebastián desde unos pocos meses antes, pretendían pasar un día en Francia. Después de comer decidieron ir al cine y allí, a la entrada de la sesión de tarde, fueron abordados por cuatro individuos armados con pistolas que los introdujeron a la fuerza en dos coches, según la declaración de varios testigos.

A partir de ese momento no volvió a saberse nada de ellos. La policía francesa abrió una investigación tras ser denunciada su desaparición que fue realizada por el consul de España en Bayona.

En la investigación desarrollada por la gendarmería se interrogó, de manera inmediata, a varias docenas de personas relacionadas con el entorno del separatismo etarra. En casa de uno de ellos se localizaron efectos personales y documentación perteneciente a los dos agentes españoles desaparecidos. Varios de los interrogados fueron retenidos durante varios días por la policía francesa. Pero finalmente se abandonó la investigación.

Pese a ser una desaparición más que notoria, que afectaba a dos agentes esapañoles y en la que aparecían relacionados miembros del entorno de la banda terrorista de ultraizquierda ETA, en España no se dio importancia a la noticia. El Gobierno español, que se encontraba más preocupado por no distraer la atención de las que serían las primeras elecciones tras la muerte de Franco, decidió silenciar estos hechos.

Se echó tierra sobre el asunto. En España porque se vivía un periodo de cambios políticos y los nuevos dirigentes no estaban dispuestos a que la desaparición -y posible asesinato a manos de ETA- de dos agentes en suelo francés les fuera a estropear la fiesta.

Afortunadamente, el 18 de abril de 1977, poco más de un año después de su desaparición, cinco jóvenes que buscaban con palas restos bélicos de la Segunda Guerra Mundial en una playa del municipio de Anglet, a pocos kilómetros de Hendaya, toparon con un bulto enterrado a menos de medio metro de la superficie.

Cuando abrieron para ver su contenido, encontraron un cadáver. De inmediato la policía francesa y el juez de guardia se hicieron cargo del hallazgo y, tras buscar en las proximidades, encontraron otro cuerpo, también embalado y en las mismas circunstancias.

La autopsia desveló la brutalidad con la que se había tratado a los dos agentes destinados en la oficina del DNI de San Sebastián. Tenían los dedos de las dos manos fracturados, además de varias fracturas en costillas y el craneo. Parte del cuero cabelludo les había sido arrancado antes de la muerte, que se produjo de un disparo en la nuca en ambos casos.

Nuevamente, las autoridades españolas obviaron este caso que a penas tuvo repercusión en nuestro país. Jamás se reabrió el caso.No se buscó a los culpables, pero la policía francesa lo tenía claro: los terroristas vascos buscaban a agentes de la inteligencia contraterrorista, se equivocaron y, tras torturarlos, asesinarona a esús María González Ituero y José Luis Martínez Martínez.

Puedes comentar el blog con el autor en @Juanerpf o en la página de Facebook Los Crímenes del Comunismo.

Otras entradas del blog Crímenes del comunismo que te pueden interesar:

– Torturados por ETA, palizas y destornilladores en los ojos

– Torturas y asesinatos cometidos por ETA, hasta ahora desconocidos

– El viejo maquis que denuncia las purgas de Carrillo y ‘La Pasionaria’, pero no sus propios crímenes

– Maquis, el terrorismo rural contra el franquismo

– Castilblanco, el linchamiento de cuatro guardias civiles a manos de socialistas

– Matanza de la prisión de Málaga, el ensayo de las sacas republicanas de la Guerra Civil

– La matanza de la cárcel Modelo, la izquierda asesina a quien piensa diferente

– Las 13 rosas, otro mito de la izquierda que gusta a la clase política

– 18 de julio de 1936, cuando los republicanos inventaron el bombardeo sobre población civil

– Bombardear civiles, una práctica frentepopulista manejada por su propaganda

– Paracuellos, Carrillo y otros engaños de la memoria histórica de la izquierda

– Fusilar y dinamitar al Sagrado Corazón, la macabra diversión de las milicias

– 276 menores asesinados en Paracuellos, ¿memoria histórica?

– Paracuellos, la mayor fosa común de la Guerra Civil

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter