'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

El sector servicios tuvo un crecimiento muy leve a pesar de la apertura económica en el mes de julio, según Markit

Un camarero sirviendo una cerveza en un bar

La actividad del sector servicios registró un crecimiento en julio pero solo de forma débil, debido a que los niveles de nuevos pedidos recibidos fueron decepcionantes, pese a la progresiva apertura de la economía, y las empresas continuaron operando por debajo de su capacidad.

En un mes, julio, en el que se relajaron en España las medidas por la covid-19, el Índice de Actividad Comercial se situó en 51,9, su mejor nivel en cinco meses y casi el doble del registrado en mayo, 27,9 puntos, según datos ofrecidos este miércoles por la consultora Markit.

El número 50 marca la diferencia entre crecimiento y decrecimiento en este índice de Actividad Comercial, que se basa en preguntar a las empresas sobre la evolución de su actividad con respecto del mes anterior.

En este mes, el ritmo de crecimiento señalado por el índice fue modesto y se situó muy por debajo de su promedio histórico.

En julio, el nivel de empleo se recortó de nuevo, mientras que las expectativas permanecieron históricamente débiles. Todo ello mientras que los gastos operativos aumentaron aún más, entre otros motivos por las medidas preventivas por la covid-19.

La rentabilidad volvió a estar bajo presión ya que las empresas continuaron ofreciendo descuentos de precios.

A juzgar por la encuesta de julio, los nuevos pedidos regresaron a territorio de contracción, aunque de forma leve.

La deflación también ha sido más fuerte que en junio, y las empresas señalaron la necesidad de ofrecer descuentos de precios en un intento por retener y estimular las ventas.

Por último, la confianza permaneció en positivo en julio, pero se mantuvo muy por debajo de su tendencia histórica ya que muchas empresas manifestaron una considerable incertidumbre sobre el futuro.

Los encuestados comentaron que los niveles de actividad en los próximos meses se verán determinados por la evolución de la covid-19 y algunos de ellos subrayaron la preocupación por una segunda oleada de infecciones y el impacto potencialmente perjudicial en sus negocios.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter