«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
GUARDA UNA RELACIÓN ESTRECHA CON EL DETERIORO DE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA

La clase media en España, en retroceso desde 1980: los factores que explican el declive

Unsplash

La Fundación Disenso alerta en un informe del deterioro de la clase media en España, con una tendencia a la baja durante los últimos años y una mayor probabilidad de caer en la pobreza. Entre los responsables, señala la «equivocada» política económica en vivienda, sanidad o educación, cuyos costes se han multiplicado.

En un documento publicado este mes de febrero, recogido por Europa Press, la fundación reivindica que «contar con una clase media fuerte y próspera es crucial para el éxito y la cohesión de cualquier sociedad» y avisa de que España cuenta con un sector de población incluido en esta franja «más pequeño» que el del resto de países de su entorno.

«No solo la economía se ve favorecida por una clase media exitosa: también existe evidencia de su contribución a la hora de mejorar las tasas de criminalidad, elevar la satisfacción y confianza de las personas o favorecer una mayor estabilidad política«, reivindica con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Incluye en clase media a aquellos hogares con unos ingresos que se encuentran entre el 75% y 200% de la mediana nacional, donde ubica al 55% de la población española, frente al 61% del resto de países de la OCDE. La diferencia, según subraya, se debe a que España cuenta a cambio con un mayor porcentaje de personas con rentas más bajas.

En este sentido, la Fundación Disenso destaca la importancia que tienen las clases medias para «la prosperidad de las naciones» y alerta de la reducción sufrida en España durante los últimos años (desde la década de los ochenta), ahondada como consecuencia de las crisis «duras y largas» sufridas, la económica y la provocada por la pandemia.

Además, subraya que a la pérdida de peso económico de las clases medias se suma el declive demográfico, «asociado al debilitamiento de las familias tradicionales y a la caída de la natalidad en España». Como consecuencia de ello, «la clase media está envejeciendo mientras los jóvenes se están empobreciendo».

El informe añade que el deterioro de las condiciones laborales de la clase media también explica el aumento del riesgo de caer en la pobreza y reivindica que la solución no debe ser la mera creación de empleo, sino «asegurar que ese empleo ofrece mejores condiciones socioeconómicas».

La mitad del presupuesto, a educación, sanidad y vivienda

Entre los gastos de las clases medias, apunta el «gran esfuerzo» que suponen la vivienda, la educación y la salud, que asegura que se llevan más de la mitad de los presupuestos familiares y su coste se ha elevado durante los últimos años.

Este encarecimiento, según subraya el documento, «introduce más dificultades para que la clase media pueda mantener su estilo de vida y su posición socioeconómica». Y hace hincapié en que son sectores «muy regulados» por el Estado, «de modo que la responsabilidad de la política económica en su encarecimiento parece innegable».

Esto provoca un aumento de la vulnerabilidad económico-financiera de estos hogares y un aumento de sus niveles de endeudamiento para intentar «mantener en pie el nivel de vida adquirido en periodos anteriores».

«La posición de la clase media revela un giro a peor en lo tocante a su seguridad económica y financiera, lo que contradice el ideal de estabilidad tradicionalmente asociado a este grupo de ingresos», avisa sobre unos hogares que, asegura, «terminan gastando más de lo que ingresan para intentar sostener su nivel de vida».

En concreto, detalla que una de cada tres familias españolas consume más de lo que gana; un exceso de gasto que se financia principalmente a través de la deuda. «En España, el porcentaje de hogares sobreendeudados, que se mide como una ratio deuda/ingresos superior a 3, es del 15%, superando de esta forma al promedio de las economías más avanzadas», apunta.

Compleja salida del atolladero

En este contexto, el informe señala tres de los principales factores que considera aceleradores de este proceso de deterioro de las condiciones de vida de la clase media en España, como son el estancamiento del Producto Interior Bruto (PIB), el alto endeudamiento de la economía española y, especialmente, el repunte de la deuda del sector público.

«La falta de grandes acuerdos, sumada al electoralismo que impregna las decisiones en materia de política económica, hacen que la salida del actual atolladero se plantee especialmente compleja«, adelanta la fundación.

En cualquier caso, el informe reivindica la necesidad de un cambio «urgente» tanto en el sistema educativo como en la administración pública para reducir gastos superfluos. También indica la necesidad de promover reformas en la política urbanística, inmobiliaria y constructiva de aquellas ciudades donde los precios están más tensionados para paliar el alza de la vivienda.

.
Fondo newsletter