'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La economía española sigue a la baja por el confinamiento aunque se espera un repunte en el tercer trimestre

GRAFCAV5785. BILBAO, 19/05/2020.-Un local comercial en venta este martes en Bilbao, debido a las crisis social y económica derivada del covid 19. EFE/LUIS TEJIDO.

La economía española registró una caída histórica del 18,5 % en el segundo trimestre del año respecto al primero, a consecuencia del confinamiento decretado para frenar la epidemia de COVID-19, de acuerdo con el dato avanzado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Se trata de la mayor contracción desde que comenzó la serie del INE en 1970 y es 13,3 puntos superior a la segunda mayor caída trimestral de la serie, que fue el 5,2 % registrado en el primer trimestre.

Al sumar dos trimestres de caídas la economía española entra técnicamente en recesión, aunque todo apunta a que será breve, porque para el tercer trimestre los expertos prevén un repunte del PIB, si bien para el conjunto del año el balance será negativo, con una previsión de caída del 9,2 % por parte del Gobierno.

La evolución del PIB entre abril y junio es consecuencia de una contribución negativa de la demanda nacional (consumo e inversión) de 16,6 puntos y de la demanda externa (exportaciones e importaciones) de 1,9 puntos.

El empleo medido en horas trabajadas cayó un 21,4 %, un descenso superior a la destrucción de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, que disminuyeron un 17,7 %.

En un contexto de paralización de la actividad por la restricción de la movilidad, el consumo de los hogares se desplomó un 21,2 %; la inversión, un 21,9 %; la inversión en vivienda y construcción, un 25 %; y la inversión en bienes de equipo, un 25,8 %, todas caídas sin precedentes en la serie histórica.

Por el contrario, el gasto en consumo de la administraciones públicas creció un 0,4 %, 1,4 puntos menos que el trimestre anterior, pero aún encadena catorce trimestres al alza.

Las importaciones cayeron un 28,8 %, en linea con la depresión del consumo de los hogares, mientras que las exportaciones se hundieron un 33,5 %.

El único sector económico que se mantuvo en positivo en el segundo trimestre fue la agricultura, que creció el 4,4 % trimestral, mientras que la industria se hundió un 18,5 %; los servicios, un 19,1 %; y la construcción, un 24,1 %.

Dentro de los servicios solo avanzaron las actividades financieras y de seguros, un 3,4 %, mientras que el comercio, transporte y hostelería registró la mayor contracción, del 40,4 %.

En comparación interanual el desplome del PIB llega al 22,1 %, frente a la caída del 4,1 % del trimestre precedente, y es cinco veces superior a la segunda mayor de la serie, que fue del 4,4 % en segundo trimestre de 2009.

También en comparación anual, las horas trabajadas caen un 24,8 % y el empleo cede en 3,39 millones de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo respecto al segundo trimestre de 2019, lo que supone un descenso del 18,5 %.

En la agricultura las horas trabajadas disminuyeron un 9,3 % interanual; en la industria, el 20,9 %; en los servicios, el 25,5 %; y en la construcción, el 32,2 %.

La remuneración de los asalariados bajó un 13,1 % interanual y el número de asalariados se redujo un 16,4 %, mientras que el excedente de explotación/renta mixta bruta (asimilable al margen empresarial) cayó un 26 %, el mayor descenso de la serie histórica.

El PIB a precios corrientes retrocede catorce años al caer un 21,1 % interanual y situarse en 244.877 millones de euros en el segundo trimestre, su valor más bajo desde el segundo trimestre de 2006.

ATA avisa que el PIB tardará en recuperarse y urge más medidas para autónomos

La asociación de autónomos ATA ha lamentado el desplome de la economía del 18,5 % en el segundo trimestre y ha avisado de que el PIB tardará en recuperarse porque la demanda es todavía muy débil, por lo que ha urgido a continuar con las medidas de apoyo a los autónomos.

«La situación en estos momentos sigue siendo muy complicada, con una demanda muy débil. Una economía como la española va a tardar en recuperarse de esta situación. Por eso es fundamental que preparemos un escudo, un plan de estímulo para evitar la destrucción de empresas, de autónomos y de empleo», ha señalado el presidente de ATA, Lorenzo Amor, en un comunicado.

Para Amor «no son momentos ni de aplausos, ni de shows, ni de parafernalias» sino de tomar medidas que sirvan para impulsar el tejido productivo.

ATA señala que el desplome del 18,5 % del PIB en el segundo trimestre del año es «un fiel reflejo de la situación de parálisis que ha vivido nuestro país».

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter