'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
EDITORIAL |
18 de marzo de 2022

Diles que se marchen

Cartel de la movilización convocada por el sindicato Solidaridad. Twitter

No basta con mandar memes de Pedro Sánchez en los grupos de whatsapp, ni es suficiente con asomarse a Twitter y combatir a los guionistas de Cuéntame como querrías que hubiera pasado. No podemos conformarnos con apagar el televisor cuando los tertulianos paniaguados con nuestro dinero insulten a cualquiera que se atreva a disentir. Ni siquiera el combate dominical en casa de los suegros socialdemócratas, aunque heroico, nos debería bastar.

La izquierda que nos desgobierna sólo ve lo que quiere ver, como los muertos de El Sexto Sentido. No está en esos grupos de whatsapp, su timeline en Twitter está lleno de tragabolas y vive en un mundo de funcionarios y asesores colocados a dedo que cobran siempre a tiempo deshagan lo que deshagan. Esta izquierda sanchista ha desintonizado las pocas y pequeñas cadenas críticas que se encargaron de atomizar y escucha arrobada la Ser mientras escribe eslóganes inclusivos y ecofeministas antes de alimentar su ego con los datos del CIS del masterchef Tezanos.

Esta izquierda que vive en la ficción del coro de subvencionados y aduladores y que aun así echa de menos a san Iñaki Gabilondo, patrón laico de los estados de tensión, necesita que alguien le saque de su zona de confort y le muestre la realidad. Esa que jamás leerá en los informes del CIS.

El Gobierno de Sánchez necesita ver una foto del punto de frustración, miedo y enfado al que han llegado los españoles que no tienen tarjeta del ministerio para pagar la gasolina y que no han conseguido una prórroga de la hipoteca ni una rebaja en la factura de gas hablando mal de Franco. Esta izquierda necesita ver la foto de un pueblo que no olvida que del coronavirus íbamos a tener uno o dos casos todo lo más y que se tragó dos estados de alarma ilegales. Esta izquierda necesita encontrarse con una foto de gente normal obligada, maldita la gracia, a manifestarse para exigir que los que se sacudieron el virus con la cogobernanza y ahora se sacuden la inflación con Europa y Putin, haga algo de un pu…ñetera vez para aliviar la pesadísima inflación que vacía nuestras carteras, merma nuestros menguados ahorros y vacía los anaqueles de los supermercados. Una inflación que este Gobierno de saqueadores de impuestos ha colocado en nuestras espaldas aprovechando que estábamos doblados del esfuerzo tras dos años miserables.

La convocatoria de VOX y del sindicato Solidaridad, que nos llaman a manifestarnos frente a los ayuntamientos de toda España este sábado, 19 de marzo, a las 12 de la mañana, es la foto que necesitamos. Una foto que no pueda esquivar la izquierda en sus cadenas de televisión, en sus periódicos, en sus radios y en sus timelines tuiteros llenos de inclusividad, sororidad, ecosotenibilidad y otras menudencias por las que, por ejemplo, ningún ucraniano está dispuesto a morir. La foto de la España real, la foto de la España normal. La que ya no puede más. La que tiene miedo. La que paga los 20.319 millones de euros en políticas feministas transversales mientras baja la calefacción dos grados. La que está harta de pagar para que la insulten y la timen. La que sólo espera —y desespera— que algún día termine este Gobierno de la miseria.

Este sábado, frente a los ayuntamientos de toda España, junto a VOX, la verdadera oposición, y al lado de Solidaridad, el único sindicato que merece tal nombre, es una gran oportunidad para salir a defendernos y a decirles, sin miedo a lo que nos puedan llamar (si total…), que se vayan.

Diles que se marchen. Nosotros necesitamos gritarlo y esta izquierda inútil, escucharlo.

Noticias de España

.
Fondo newsletter