«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Los mejores años de nuestra vida

Uno puede pasarse días meditando sobre qué puede haber pretendido el Gobierno central con la aplicación del 155 y la convocatoria electoral hasta que, como San Virila, oiga el canto de un pájaro y descubra que han pasado tres siglos sin sentir.

No es fácil ver qué ha arreglado de la situación intolerable de un día antes. Leo abriendo nuestro diario de referencia -en tantos sentidos-, que ‘El separatismo desafía la ley y pacta elegir a Puigdemont’. Tenemos la farsa repitiendo función y la Moncloa concentrando todo su arsenal en parar electoralmente a Ciudadanos. A uno se le acaban las palabras tolerables para calificarles y empieza a acariciar las querellables.
‘Guindos dice que España habría salido del euro sin rescate’. También creo recordar que dijeron que no había habido rescate, pero mi memoria nunca fue gran cosa. Él sabe más, claro, pero me cuesta creerle, y no solo porque el respeto a la verdad no es exactamente el rasgo más destacado de los políticos.

ABC abre con foto de archivo del interior de una cárcel vacía. ‘El 79% de los españoles, a favor de la prisión permanente revisable’, que como no hay noticias, tiremos de encuesta para seguir con nuestra cantinela favorita y que el mundo siga su curso sin nosotros.

En El Mundo, ‘Báñez plantea elegir los 25 mejores años para calcular la pensión’. Siendo un tipo muy poco práctico, me he quedado un rato dándole vueltas a la primera parte, ignorando la segunda, para luego advertir que mis 25 mejores años me darían una pensión de mierda. Y es que creo que la ministra y yo hemos elegido acepciones distintas del adjetivo ‘mejores’.
La foto corresponde a la presentación del proyecto Tabarnia, una broma que está funcionando muy bien en redes. El titular del pie es ‘Boadella parodia la parodia de Puigdemont’. Mientras todo quede en parodia, vamos bien. La parodia puede ser muy útil y es a menudo necesaria, porque si es cierta la advertencia de que no hay que tomar a broma la cosas serias, nuestro mal más común es últimamente prestar una solemnidad impostada a lo que debería responderse con una carcajada.

Boadella haciendo eso que en Cataluña llaman «la butifarra» abre gráficamente La Razón, sobre un atril con la bandera de Tabarnia, la Sildavia que ha venido a ofrecer un alivio cómico a esta historia interminable.
Ya no saben qué hacer los de Marhuenda para ayudar a sus señoritos a salvar los muebles, y es así que leo su titular de apertura como una patética súplica: ‘Equiparación salarial en marcha’. La Marcha de Bataan o algo así, pero ahí vamos.
Debajo, lo que debería ir arriba: ‘Pacto PDeCAT-ERC: Puigdemont president y el radical Torrent en la Mesa’. Les entiendo.

TEMAS |
.
Fondo newsletter