«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La impaciencia

El modelo último del poder es la mafia, y la tendencia de los poderosos en tiempo de crisis política es a reproducir cada vez con mayor precisión ese modelo. Uno puede llamar hipócritas las formas y reglamentos, pero son lo que nos salvan de la impaciencia y ambición del gobernante.
Y, no hay que decirlo, estamos perdiendo las formas.
El presidente de Estados Unidos, el hombre en teoría más poderoso del mundo, ha colgado en la red social Twitter un montaje de vídeo en el que aparece dando una simulada paliza al estilo de la lucha libre americana a un tipo cuyo rostro es el logo de la CNN.
Lo encuentro deprimente. Aborrezco el demotismo, y que los gobernantes se entreguen al deplorable hábito de halagar al ‘pueblo’ imitando lo que en el gobernado es excusable e inocuo no hace más que acelerar el ocaso de nuestra civilización.
Naturalmente, los aludidos han respondido, y han respondido mal. Pretenden que el vídeo incita a la violencia contra ellos, lo que es bastante idiota, especialmente viniendo de un sector que ha jugado alegremente con una violencia mucho peor y mucho más real.
La semana pasada, sendos vídeos grabados con cámara oculta nos permitieron contemplar la CNN -que no es en absoluto un caso aislado- por dentro. En uno, un productor admitía que Trump tiene razón en lo de la ‘caza de brujas’ contra él, que no hay prueba alguna de la ‘trama rusa’ y que la jalean, entre otras cosas, porque complace a su audiencia. En el otro, un segundo productor afirma que los votantes son estúpidos, y confirma la visión del primero.
Los periodistas han llamado a la ‘boutade’ presidencial «pueril», y Trump ha respondido diciendo que es «moderno». Y cada vez estoy más convencido de que ambas palabras tienden a ser sinónimos.
El País se inhibe en su primera de esta polémica, quizá porque sabe que no necesita significarse y que la derechita, en su patético afán por hacerse perdonar su condición de lobo omega, le hará con creces el trabajo.
La foto con que abre nuestro diario de referencia es la de un terrible atentado suicida en Damasco, con un pie de foto que, si se hubiera tratado de Madrid, París o Londres, todo el mundo denunciaría por vil: ‘Golpe al régimen sirio…’. Esta es, señores, la prensa de prestigio.
Arriba, como primer asunto, ‘Un foro de modelo bolivariano haría la Constitución catalana’. Me remito al primer párrafo sobre la impaciencia del poder. La tentación diabólica es saltarse las formas para conseguir lo que se desea ardientemente, con la promesa implícita de que luego se volverá al garantismo más civilizado. Y es habitual caer en ella, las más de las veces con terrible resultado.
Dos noticias más de primera tratan del asunto de los ‘refugiados’. Un reportaje abajo sobre el tráfico de inmigrantes desde Níger y Libia (‘El desierto de los mil muertos’) y, encabezando la columna de la derecha, ‘Italia lanza un SOS a Europa para que apoye en el rescate de inmigrantes’. Tenemos que fingir que no entendemos que lo que se incentiva se multiplica, y que mandar la flota a recoger inmigrantes prácticamente a la puerta tiende a fomentar exponencialmente esta transhumancia marítima y, por tanto, todos los riesgos anejos.
Nos informa ABC en su portada que ‘La represión de Maduro dispara las peticiones de asilo a España’, sobre una imagen de un manifestante con casco, la cara tapada y envuelto en la bandera de Venezuela. Se me ocurre que para Maduro debe de ser un sueño que todos sus enemigos se vayan a España.
Más sobre el poder y las formas, en primera de El Mundo: ‘Soria dimitió tras esgrimir Montoro una cuenta de su madre en Suiza’. Io gli farò un’offerta che non potrà rifiutare.
La foto es Trump levantando el puño, como queriendo decir, y con este pie de foto: ‘Trump quiere noquear a la prensa’. Aunque nunca leerán el asero inverso, no menos fiel a la verdad y anterior al otro: la prensa ha querido desde el primer día noquear a Trump.
¿Les he dicho que ‘Cs prohíbe a sus militantes criticar al partido en WhatsApp’? También lo da El Mundo. La libertad de expresión está sobrevalorada, ¿verdad, Rivera?
La Razón es la única cabecera que da en su primera un ‘pantallazo’ del vídeo de marras, cómo no. La derechita haciendo méritos para entrar en el círculo de los que molan, la izquierda. ‘Trump golpea a la prensa’, lo que no puede ser más idiota.
TEMAS |
.
Fondo newsletter