Psicólogos al servicio de la ingeniería social

Así funciona (y manipula) el ‘neolenguaje’ independentista

España