«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La dignidad y la memoria de las víctimas de ETA acorralan a Rajoy

Las víctimas se unen para exigir a Mariano Rajoy la publicación de las actas de negociación con ETA -tal y como se comprometió a hacerlo-, la detención de Josu Ternera y el esclarecimiento de los 358 crímenes etarras impunes.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguraba esta semana a las víctimas del terrorismo que no habrá ninguna cesión por la disolución de la banda terrorista de ultraizquierda ETA, una afirmación que las asociaciones no se creen. En concreto, siete: Voces contra el Terrorismo (VCT), S.O.S. Víctimas España, Reacciona por España, Dignidad y Justicia (DyJ), Asociación de Víctimas contra el Terrorismo de la región de Murcia (AVCTRM), Asociación de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado Víctimas del Terrorismo (ACFSEVT) y la Asociación Canaria de Víctimas del Terrorismo (ACAVITE).
Y es que, afirman movidos por la abogada Pilar Osorio, “ante este ‘fin de ETA’ que nos sirven con la hiriente impunidad de Josu Ternera y unos comunicados que humillan a las víctimas del terrorismo, es crucial” reclamar unidos un fin de ETA sin impunidad. Todos comparten la misma indignación y reclaman verdad, dignidad y justicia.
Por ello han decidido unirse para exigir a Mariano Rajoy la publicación de las actas de negociación con ETA -tal y como se comprometió a hacerlo-, la detención de Josu Ternera y el esclarecimiento de los 358 crímenes etarras impunes.
Las víctimas quieren participar en la construcción del relato y la deslegitimación de ETA, poniendo sobre la mesa todos los documentos y, advierten, “sin hurtarnos nada”. Tampoco las actas de negociación o los documentos que hubiera referentes a las negociaciones entabladas. “En un Estado de Derecho, certificada la disolución de ETA, es un deber moral y un imperativo democrático reclamarlos”, defienden.
A continuación reproducimos íntegramente por su interés el documento promovido por las citadas organizaciones:

“Por la detención de Josu Ternera y la publicación de las actas de negociación

Necesitamos esclarecer los más de 350 casos impunes. El 4 de mayo de 2018 se certificó oficialmente en declaración institucional leída por el presidente del Gobierno el anuncio de la disoluciónde ETA. Es un anuncio trascendental en nuestra historia tras décadas de terror padecido a manos del entramado terrorista ETA. A todos, a la sociedad en su conjunto, nos quedan ahora señaladas tareas pendientes: la construcción del relato, la deslegitimación del proyecto totalitario de ETA, la resolución de los más de 350 casos por esclarecer y la lucha contra la impunidad. En suma, nos resta no renunciar a la Justicia ni a la reparación efectiva de las víctimas; nos resta trabajar unidos para evitar la doble victimización. Para ello, las asociaciones de víctimas firmantes consideramos imprescindible:
1. Que el terrorista que más crímenes puede esclarecer, por haber sido durante más tiempo dirigente de la organización terrorista ETA, el lector del comunicado de disolución, José Antonio Urruticoechea Bengoechea, sea detenido e interrogado para que colabore en el esclarecimiento de los más de 350 asesinatos que siguen impunes.
2. La participación de las víctimas en la construcción del relato, sin hurtar los documentos esenciales de nuestra historia: las actas de negociación. Es un hecho controvertido y verdad judicial, que se negoció. Se ha certificado el fin de ETA. Ahora es un imperativo democrático no privar a las víctimas de su contribución al relato y al conocimiento de estos hechos; recabando Estado e instituciones toda la documentación y haciéndola pública.
3. Es esencial que se implementen medidas y políticas activas que tengan en consideración lo pedido por las víctimas ante el anuncio del final de ETA: por más de 20 asociaciones de víctimas en el comunicado conjunto del 20 de abril, encabezado por la Fundación de Víctimas del Terrorismo, así como en el Manifiesto ETA quiere poner el contador a cero, impulsado en abril por víctimas e intelectuales.
Por qué pedimos la detención de Josu Ternera y la publicación de las actas de negociación en un fin de ETA sin impunidad:
La declaración institucional en el Palacio de la Moncloa se producía tras el acto bautizado como ‘Encuentro Internacional para Avanzar en la Resolución del Conflicto Armado’, celebrado en Cambó (Francia), y la lectura de un comunicado por los terroristas Josu Ternera y Anboto. No fue un conflicto armado; esta es la posición del Estado. No hemos participado en ningún conflicto; esta es la verdad.
Los estándares de Resolución DDR: Desarme, Desmovilización y Reintegración, que se reclaman para el fin de ETA, son exigencias del Derecho Internacional Humanitario para situaciones de conflicto armado. No para situaciones de terrorismo en situación de paz, como la que hemos padecido. No permitiremos que insulten a las víctimas, a la memoria de nuestros familiares asesinados y a la sociedad.
Es evidente que la construcción del relato, la deslegitimación del proyecto totalitario de ETA y la resolución de los más de 350 casos por esclarecer son tareas pendientes. Este ha sido el panorama: desde 2002 denunciábamos la urgencia de la detención del jefe de ETA huido, José Antonio Urruticoechea Bengoechea. Sin embargo hemos tenido que contemplar, en un acto de cruel y póstuma humillación, cómo la pantomima del fin de ETA se ha promocionado con el anuncio de la intervención de este terrorista, con más de 15 años de orden de búsqueda internacional en vigor. Con el auspicio y amparo del centro Henry Dunant, dedicado al diálogo en conflictos armados, erigido como mediador. Con el protagonismo de un terrorista sobre el que pesa una acusación como inductor de la masacre contra las viviendas de la casa cuartel de Zaragoza (11 víctimas: niños y adolescentes, mujeres y hombres asesinados mientras dormían), a lo que suma su reciente procesamiento como criminal de lesa humanidad.
Tampoco puede pasarse por alto que la declaración de fin de ETA la realiza quien más tiempo ha sido su jefe. Y por tanto, por ser el terrorista que más tiempo ha permanecido en la jefatura de la banda terrorista, es él quien más puede contribuir al esclarecimiento de los casos sin resolver; a un fin de ETA sin impunidad. De otro lado, han sido reconocidas por nuestras instituciones y por nuestros tribunales las negociaciones de anteriores gobiernos con la organización terrorista ETA. Es un hecho controvertido y verdad judicial, que se negoció. Y seguimos sin saber qué, los términos de la negociación y lo acordado o no acordado.
No seríamos coherentes si exigiéramos que no haya impunidad para los más de 350 crímenes sin resolver y, a su vez, pasáramos por alto la impunidad de la que hace gala el terrorista que anuncia el fin, un negociador buscado por el asesinato de seis niños y de tantos otros, todos ellos víctimas inocentes. Como jefe histórico de la banda terrorista, el testimonio de este terrorista infanticida es imprescindible para esclarecer los cerca de 400 crímenes irresueltos. ETA se disuelve con el vídeo propagandístico protagonizado por Josu Ternera, haciendo alabanza de la “lucha de los exmilitantes con la responsabilidad y honestidad de siempre”. Sin condenar su pasado y con un perdón selectivo hiriente y falaz a las “víctimas colaterales del conflicto”.
Y lo hace en nombre de una organización terrorista que se niega expresamente a colaborar con la justicia. Todo esto no hace sino reafirmarnos en nuestra exigencia de firmeza y rigor en la política penitenciaria, manteniendo la necesaria política de dispersión y las competencias del Estado en la gestión de prisiones; ni concesiones, ni beneficios. No sólo no hay arrepentimiento o petición de perdón, se escenifica un acto final de impunidad y humillación, a la par que se continúan organizando continuos homenajes públicos en las calles del País Vasco y Navarra. Cierto que nos alegramos de que ETA anuncie el fin de las muertes, secuestros, torturas, extorsión, persecución… Pero la justicia, la batalla del relato y la deslegitimación de ETA siguen pendientes.
Y el relato de las víctimas no será completo ni veraz si se nos ocultan documentos esenciales y trascendentales en la historia del terrorismo que hemos padecido durante tantas décadas: las actas y documentos sobre las negociaciones entabladas. Sólo la justicia, la transparencia y la verdad certificarán la victoria de la democracia. Exigimos la inmediata detención y entrega de Josu Ternera y la publicación de las actas de negociación. Necesitamos un fin de ETA con justicia y sin impunidad”.

Leer más…

Dignidad y Justicia entregó a Rajoy 5 tomos de asesinatos de ETA sin resolver

Consuelo Ordóñez deja en evidencia a Rajoy por sus políticas con ETA

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter