«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Advierte del problema de la baja natalidad

El obispo de Córdoba pide a los católicos que este 23J voten teniendo en cuenta «programas que fomenten la vida»

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández. Europa Press

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha señalado, respecto al 23J, que «es un derecho y una obligación participar en los procesos electorales», añadiendo que «el cristiano se siente ciudadano de este mundo, y su compromiso cristiano le lleva a tomar opciones que construyen la sociedad en la que vive», de modo que, entre los «criterios a tener en cuenta a la hora de elegir una opción concreta», están el de respaldar «programas que fomenten la vida y la natalidad«.

Así lo ha destacado en su carta semanal, en la que ha argumentado que «la vida, la promoción de la vida, el respeto a la vida en todas las fases de su existencia» es una de las claves a tener en cuenta por los cristianos a la hora de decidir a qué partido votar, pues, «desde el momento en que la vida es concebida en el seno materno, la vida es sagrada, porque es siempre un don de Dios».

La cuestión es «trabajar en esa dirección, aunque no puedan cumplirse todos los objetivos, dada la pluralidad de opciones que conviven en nuestra sociedad», y a «eso se añade el problema de la baja natalidad, que va despoblando nuestro suelo y haciendo que sean más los mayores que los niños», con lo cual hay que optar por «programas que fomenten la vida y la natalidad».

Además, según ha subrayado Demetrio Fernández en su carta, «el respeto sagrado a la vida debe llevar a atender a los débiles, a los más vulnerables o disminuidos, y a las personas que afrontan una enfermedad incurable, incluso en situación terminal», pues «una sociedad mide su altura moral por la capacidad que tiene de atender a estas personas».

Por ello, «introducir la muerte digna, esto es, matar al que sufre porque es más barato que atenderle, es una grave degradación social, aunque lo pidiera el enfermo», asegurando el obispo que «cuando un enfermo es querido y atendido, no pide la muerte».

En consecuencia, «conviene acercarse a cada uno de los programas que presentan los diferentes partidos políticos, para formarse un juicio concreto y votar en consecuencia» y, «de entrada, hemos de decir que ningún partido político se identifica plenamente con el Evangelio y todos y cada uno recogen elementos de la enseñanza de Jesucristo en el Evangelio».

Por esta razón «conviene que los fieles cristianos conozcan la doctrina social de la Iglesia, que viene elaborada por los principios evangélicos, la moral católica y su aplicación al momento presente, según las necesidades que presenta la sociedad. La Iglesia es rica en doctrina social, porque busca siempre el bien de la persona».

En este sentido, Demetrio Fernández ha resaltado que «el nido de la vida es la familia, la unión del varón y la mujer abierta a la vida, que Dios santificó desde el principio y que Jesucristo ha elevado a la categoría de sacramento».

«Ya sé que muchos piensan otra cosa —ha proseguido en su carta—, y respeto a las personas, sea cual sea su situación, pero Dios tiene un plan para el hombre en la familia tal como él la ha diseñado, y ahí está la felicidad del hombre y de la mujer, y la armonía de la sociedad entera. No se trata de la familia tradicional, sino de la familia según el plan de Dios, que no pasa de moda«.

Junto a ello, el obispo entiende que es preciso «analizar las propuestas de progreso social para todos, sin excluir a nadie, y menos aún sin excluir a Dios o no dejándole lugar», porque «Dios es el mejor garante de los derechos y la dignidad humanos«.

Hay, además, que «prestar especial atención a todas las situaciones humanas de injusticia, de marginación, de violencia, de respeto a la dignidad de la persona, del derecho al trabajo digno, del derecho a la vivienda, del derecho a la educación según la elección de los padres, del derecho a una sanidad para todos, y de la solidaridad con los más pobres de la tierra, incluyendo a los emigrantes, que buscan una mejor situación y nos aportan tanto».

En cuanto al medio ambiente, Demetrio Fernández ha dicho que hay que «amar y cuidar a la naturaleza porque es obra de Dios, creador para el hombre, reconociendo en ella las huellas del creador, no malempleando los recursos naturales, ni sometiendo a la creación a tortura o violencia, que contamina y mata. Cuidemos todos la casa común, según la ecología integral de Laudato si«.

Como postura final, el obispo ha llamado en su carta a «aceptar el resultado como expresión de la voluntad de un pueblo», de manera que, «nos gusten o no, sean de los nuestros políticamente o no, aceptamos el resultado de las urnas y nos disponemos a convivir y colaborar, respetando la autoridad de los que gobiernen. Oramos por este momento importante de nuestra convivencia».

Esta es la conclusión de una carta en la que Demetrio Fernández ha recordado, como primer mensaje, que el próximo domingo 23 de julio «somos convocados a las urnas para expresar nuestro voto. De tales elecciones surgirán» el Congreso de los Diputados y el Senado, «que resumen la soberanía popular», y «de ese parlamento vendrá el respaldo al que será presidente del Gobierno de España durante los próximos cuatro años. Acontecimiento importante, para el que pedimos a Dios su gracia y su ayuda«.

+ en
.
Fondo newsletter