«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
no llevará el asunto al tc

El PP retira el ‘conflicto de competencias’ entre el Congreso y el Senado por la ley de amnistía

Senado PP
El presidente del PP, Alberto Núñez Feijoo, en el Senado. Europa Press

El PP aprobará este jueves en el Senado un escrito en el que dejará sin efecto el conflicto de competencias con el Congreso por la Ley de Amnistía, descartando elevarlo finalmente al Tribunal Constitucional (TC) alegando que ha habido un «incumplimiento procesal» por parte de la institución presidida por Francina Armengol al entender que la Mesa del Congreso «no tiene la competencia» para contestar a este requerimiento, sino que esta potestad corresponde al Pleno.

Los de Alberto Núñez Feijoo hicieron valer su mayoría absoluta en el Senado para aprobar un conflicto de competencias inédito entre la Cámara Alta y el Congreso, mediante el cual requerían formalmente a la institución presidida por Armengol retirar la proposición de ley de amnistía porque consideraban que era una reforma encubierta de la Constitución.

El procedimiento de este conflicto de competencias establece que después de aprobarlo en el Pleno del Senado se mandó al Congreso, donde la Mesa de la Cámara, con la mayoría del PSOE y Sumar, decidió rechazar este requerimiento. El siguiente paso era elevarlo al Tribunal Constitucional.https://gaceta.es/espana/vox-celebra-que-el-pp-les-de-la-razon-con-el-conflicto-institucional-pero-lamenta-que-se-haya-admitido-a-tramite-la-ley-20240320-1142/

Sin embargo, el PP ha utilizado su mayoría absoluta para convocar un Pleno este jueves, que no estaba previsto, con el objetivo de aprobar este escrito que deja sin efecto el choque institucional con el Congreso, descartando elevar este asunto al Tribunal Constitucional.

El escrito que finalmente se aprobará culpa a la Mesa del Congreso acusándola de «incumplimiento del presupuesto procesal» y descartan llevarlo al Constitucional a no ser que la Cámara Baja responda a través del Pleno, algo que el Congreso ya ha rechazado.

Y es que la Mesa del Senado, en la que el PP tiene mayoría, aprobó la semana pasada un escrito en el que manifestaban su disconformidad con la respuesta del Congreso al conflicto de atribuciones entre ambas Cámaras por la Ley de Amnistía, en la que la institución presidida por Francina Armengol rechazaba retirar esta norma, al entender que la Mesa del Congreso «no tiene la competencia» para contestar a este requerimiento, sino que esta potestad corresponde al Pleno.

En la respuesta a esta negativa del Congreso, el Senado hace referencia al argumento utilizado por el PP de que la Mesa de la Cámara baja no tiene la competencia para responder a este requerimiento, sino que correspondería al Pleno: «Al no haberlo hecho así, el Congreso ha incumplido el requerimiento del Senado«.

A juicio de los letrados del Congreso, «bajo la apariencia de la defensa de sus atribuciones, el Senado no puede intentar subvertir las legítimamente ejercidas por el Congreso en el marco del procedimiento legislativo», y avisa de que el planteamiento del conflicto por parte de la Cámara Alta «supondría un artificio para evitar cumplir su obligación constitucional y suplantar al Congreso».

Sin embargo, el escrito de respuesta del Senado realiza una serie de consideraciones en las que asegura que la Cámara Alta «nunca ha discutido que la Mesa del Congreso pueda ejercer la competencia de calificación y admisión atribuida por su Reglamento».

«Esto no es lo que se discute, sino que, con esa admisión, se está iniciando la tramitación de una iniciativa sobre amnistía sin antes haberse reformado la Constitución en el sentido de apoderar a las Cortes Generales de la facultad de conceder amnistías por ley», señala el texto.

Del mismo modo, el texto aprobado por la mayoría ‘popular’ en la Mesa del Senado hace referencia a que la Cámara Alta «no debe entrar en este juego con que el Congreso pretende confundir acerca de la finalidad del conflicto, trayendo aquí unas consideraciones del todo ajenas al mismo y que la Cámara Baja no está ni siquiera en disposición de conocer, ni de anticipar, pues el escrito mediante el que se formalice el conflicto ante el Tribunal aún no ha sido presentado».

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter