«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

El separatismo y el mantra de la 'colonización': 'Vete a tu pueblo'

«Los españoles nacidos o no en Cataluña no tienen ningún derecho a votar la autodeterminación», ha dicho el expresidente de una entidad afín a Ómnium.


El separatismo sigue creyendo que solo hay una Cataluña, pese a que tras las elecciones autonómicas del 21 de diciembre -ganadas por una fuerza constitucionalista, Ciudadanos- el apoyo a la secesión cayó cerca de 8 puntos porcentuales y solo el 36,4% dijo estar a favor de que el Estado reconozca a las comunidades autónomas la posibilidad de convertirse en Estados independientes, según el barómetro postelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) conocido a finales del mes de abril.
Con dirigentes en prisión y fugados, en plena guerra por el control del movimiento y con la convocatoria de elecciones a la vuelta de la esquina si no se ponen de acuerdo –ERC ya ha pedido una reunión urgente con JxCat para consensuar los pasos hacia una investidura «efectiva» después de que los «convergentes» hayan dicho que quieren insistir en una candidatura del prófugo de la Justicia Carles Puigdemont, que según el Gobierno central tiene «cero» opciones de prosperar- tratan de hacer creer que Cataluña solamente es suya.
Para ello coartan la libertad de estudiantes como se vio este lunes en la Universidad Autónoma de Barcelona, ponen lazos amarillos en edificios públicos, un símbolo con el que se exige la liberación de los golpistas presos, utilizan los medios de comunicación públicos para agitar el odio a España y ya hasta niegan el voto a los que no piensan como ellos.
Lo ha hecho Miquel Manubens, expresidente del Centre d’Estudis Colombins, una asociación que sostiene que Cristóbal Colón era catalán y que está vinculada Òmnium Cultural, instrumento de agitación del separatismo al que la Agencia Tributaria embargó la pasada semana 110.000 euros para hacer efectivo el pago de dos sanciones que la Agencia Española de Protección de Datos le impuso.
Manubens ha asegurado a través de la red social Twitter que «los españoles nacidos o no en Cataluña no tienen ningún derecho a votar la autodeterminación». Es decir, que la mayoría de los catalanes no tienen potestad para decidir sobre la integridad de su país -España-.
En este sentido, ha dado muestrad del supremacismo y del desconocimiento separatista al declarar que «así lo establecen las normas de la ONU en la materia» y ha manifestado que «más vale un forastero integrado que un catalán renegado» y que «colono es quien se comporta como tal». «Les puedes decir de todo -fachas y nazis- que para ellos es un orgullo. Pero si les dices colonos salta toda la tabarniada. El colono no nace, el colono se hace. Sois colonos. Vete a tu pueblo (sic)», ha afirmado Manubens sobre los contrarios a la secesión.
El «vete a tu pueblo» rememora la petición de la expresidenta del Parlament Núria de Gispert a la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, de «volver a Cádiz», la provincia en la que nació, por oponerse al proceso separatista.
La idea de la «colonización» es recurrente en el secesionismo. En 2014, cuando ya se empezaba a fraguar el procés, la pseudohistoriadora Anna Tarrés tildó a los castellanohablantes precisamente de «colonos» e insistió que los que no hablan en catalán «no son catalanes». Jaume Sobrequés, exdiputado del PSC, también mantuvo esta tesis en un polémico artículo publicado en 2015 en el Punt Avui en el que dijo que «la historia enseña que los procesos colonizadores solo han sido vencidos cuando los países víctimas de la acción destructiva de la metrópoli han alcanzado la independencia». «Cataluña es de los pocos países del mundo que no se ha liberado todavía de la opresión colonizadora, y, si miramos solo Europa veremos que Cataluña sigue siendo, en base a los rasgos que he mencionado, la única colonia que aún existe en el Viejo continente», añadió.
Entidades como Societat Cicil Catalana (SCC) o el sindicato AMES denuncian esta enmienda a la totalidad a la Historia y señalan que lo peor -y más grave- es que este delirio se traslada a los libros de texto donde «se presenta como un constante conflicto entre España y Cataluña» y se trata de convencer a los alumnos de que Cataluña es una nación perseguida a lo largo de los siglos, y se la equipara a las antiguas colonias españolas en América.

TEMAS |
+ en

ESPAÑA

.
Fondo newsletter