«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Los etarras acusados de atentar en 2005 con furgoneta-bomba niegan los hechos

Los dos etarras acusados de cometer un atentado con coche bomba en mayo de 2005 en Madrid que dejó a 46 personas heridas de diversa consideración han negado hoy su participación en los hechos y han subrayado que en esas fechas se encontraban «huidos en Francia».

Así lo han asegurado en la Audiencia Nacional, que juzga a Liher A.R. y Alaitz A. J por un delito de estragos terroristas y 46 delitos de tentativa de asesinato terrorista, 14 de ellos agravados por ser policías los heridos, por lo que cada uno de ellos se enfrenta a una petición total de pena de 718 años de cárcel.

Ambos acusados, que solo han respondido a sus letrados, han asegurado que en mayo de 2005 se encontraban fugados en Francia (donde fueron condenados por pertenecer a ETA), que no se conocían entre ellos y que no recibieron ninguna formación en manejo de explosivos.

En este sentido, Liher, quien ha negado punto por punto las preguntas de su abogado sobre su participación en el atentado y ha dicho que pertenecía «al aparato de falsificación» de la banda por sus conocimientos como técnico de impresión.

Por su parte, Alaitz, cuyas funciones en la organización consistían en «trasladar a militantes de ETA por Francia y alquilar pisos», ha asegurado que no estuvo «ni en Madrid ni en los alrededores» desde su huida a Francia, en febrero de 2005.

Además, ha comparecido como testigo el propietario de la furgoneta usada en el atentado, quien ha subrayado que, por su profesión de carpintero, «llevaba en los laterales 4 kilos de clavos».

Según el relato provisional del fiscal, en la noche del 24 al 25 de mayo de 2005 ambos acusados fueron a la localidad madrileña de El Escorial para robar un vehículo y depositar un explosivo con el fin de «atentar en Madrid».

Entre 18 y 20 kilos de explosivos

Tras forzar la cerradura de una furgoneta, se dirigieron a la localidad de Valdemorillo (Madrid), «donde prepararon y depositaron en el maletero de la furgoneta entre 18 y 20 kilos» de material explosivo.

Posteriormente, dejaron el vehículo estacionado en el número 4 de la calle Rufino González, esquina con calle Alcalá, «con el fin de causar el mayor daño material posible y ocasionar la muerte o lesiones a las personas cercanas al lugar».

A las 8:45 horas del día 25 de mayo, un hombre llamó al diario «Gara» de San Sebastián en nombre de ETA y manifestando que a las 9:30 horas iba a explotar una furgoneta en la citada calle, sin aportar más detalles.

A esa hora, la furgoneta explotó y provocó, además de los heridos, numerosos desperfectos en vehículos y edificios colindantes, por los que la Fiscalía pide que los acusados abonen una indemnización de al menos 677.000 euros.

Ambos procesados han sido condenados por los tribunales franceses a penas de cárcel por delitos de terrorismo y tenencia ilícita de armas y uno de ellos, Alaitz, se encuentra cumpliendo una condena de 18 años de prisión impuesta en 2011 por actividades terroristas.
Mañana se reanuda el juicio con la declaración de más testigos.

Leer más…

Un Ayuntamiento ‘bildutarra’ ataca a la Guardia Civil por ‘llevar uniforme’

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter