«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
EXDIPUTADO DEL PSOE

La juez del caso Mediador rastrea 17 mordidas del ‘Tito Berni’ y otros beneficios como instalarse gratis placas solares

El exdiputado nacional Juan Bernardo Fuentes. Europa Press

La juez del caso Mediador sobre corrupción en Canarias sigue el rastro a 17 presuntas mordidas reclamadas por el exdiputado del PSOE Juan Bernardo Fuentes Curbelo –conocido como Tito Berni– a través de cuentas bancarias de una asociación deportiva local, una asesoría y también mediante una cuenta personal.

También indaga el cobro en especie, entre ellos la instalación gratuita de placas solares en una finca familiar, según las conversaciones analizadas por los investigadores al intervenir el teléfono móvil de Fuentes Curbelo una vez que fue arrestado tras entregar su acta como diputado del Congreso.

En el auto, consultado por Europa Press, por el que Fuentes Curbelo quedó en libertad con medidas cautelares al no pedir la Fiscalía su ingreso en prisión –como sí ocurrió con el general de la Guardia Civil Francisco Espinosa Navas–, la juez recoge once peticiones de ingreso de dinero a través de la cuenta bancaria del club de fútbol Asociación Deportiva Tetir, del que era presidente Fuentes Curbelo.

En concreto, investiga si utilizó esta entidad deportiva local como «pantalla para recibir los pagos», así como para realizar retiradas en efectivo justificadas como pagos a los entrenadores. «Justificaba las salidas de cheques al portador en soportes documentales que parecen indiciariamente que no se ajustan a la realidad, consiguiendo con ello dar una apariencia de legalidad a esta operativa», asegura en un auto al que ha tenido acceso Europa Press.

La juez ve un «evidente afán de encubrir las ganancias» y del exdiputado canario asegura que «ofrecía sus posibilidades a cambio de una contraprestación». «Se ofreció a cuantas situaciones le fueron puestas en suerte», dice, aludiendo al pago de alojamientos en hoteles y restaurantes, así como a fiestas «con servicio de compañía».

Bolígrafos para hablar de dinero

Sobre el exdiputado socialista dice la juez que en al menos 17 ocasiones le envió al intermediario de la trama, Marcos Antonio Navarro Tacoronte, la cuenta bancaria donde quería recibir las presuntas mordidas, a las que aludía con el nombre en clave de «bolígrafos». En concreto, en once ocasiones remitió la de la asociación deportiva, en cinco recurrió a una cuenta personal de Openbank y en una ocasión más a una de sus asesorías.

La titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Santa Cruz de Tenerife se remite a los informes policiales y de la Agencia Tributaria, así como a las pruebas recabadas cuando se ordenó la detención de Fuentes Curbelo días después de que presentara su acta como diputado del Congreso.

Del registro en el domicilio y asesoría del exdiputado se incautó dos teléfonos y múltiple documentación de la Asociación Deportiva Vega de Tetir, que se suman a las pruebas recabadas de las conversaciones grabadas por el ‘mediador’ de la trama, Marcos Antonio Navarro Tacoronte.

«Del resultado del pre-análisis del contenido de los teléfonos móviles intervenidos se extrae que efectivamente el investigado –Fuentes Curbelo– mantuvo y mantiene en la actualidad conversaciones con parte de los investigados de la organización criminal«, señala la magistrada.

La juez destaca que llegó pedir directamente a un empresario que «le llevara un bolígrafo, siendo este término el mismo utilizado por la organización para referirse al dinero», y que esto se hacía utilizando el Congreso de los Diputados para recibir a empresarios, al igual que se hizo con la Dirección General de la Guardia Civil por parte del general Espinosa.

Retiradas en efectivo

La magistrada al frente del caso relaciona a Fuentes Curbelo con las «retiradas en efectivo destinadas al pago de los entrenadores y/o monitores que colaboran con la Asociación Deportiva La Vega de Tetir«, algo que llamó la atención a la investigadora de Aduanas asignada al caso.

Se trata de cheques que oscilan entre los 2.000 y los 5.600 euros entre 2020 y 2021 –con algunos meses afectados por la pandemia de COVID–, si bien la investigación apunta a que el pago a estos entrenadores fue por un montante total de 9.800 euros, «mientras que el sumatorio de los cheques emitidos al portador para sufragar esos mismos servicios totalizan 15.600 euros.

«Siendo así que habría detraído la cantidad de 5.900 euros de la Asociación Deportiva intentando darles como cobertura legal y contable la de abonos a colaboradores», continúa la juez, que indica que, de forma preliminar, se puede sostener que se ha producido un «desvío a fines distintos que los señalados en la documentación contable y que, además, parte de este importe fueron abonados por los empresarios investigados en la trama mediante las transferencias de 5.000 euros«.

+ en
.
Fondo newsletter