Las otras cuatro ‘Manadas’ de las que no oirá hablar

Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

El violador en serie de Eleche; los diez argelinos detenidos en marzo en Alicante; la otra ‘Manada’ argelina detenida en abril también en Alicante; y la banda de menores de Cádiz.

La decisión de la Audiencia de Navarra de dejar en libertad provisional a La Manada a la espera de sentencia firme ha indignado a la clase política y a buena parte de la sociedad española, que tomará la calle estos días, y muy especialmente a los colectivos feministas.
Los cinco andaluces han sido condenados a nueve años de prisión por abusar sexualmente de una joven y, tras abonar una fianza de 6.000 euros, podrán esperar en la calle el fallo sobre el recurso planteado.
Coincidiendo con la indignación social por la repugnante conducta de estos individuos, el conocido tuitero Alvise Pérez ha hecho una reflexión sobre la escasa cobertura de otros casos de violaciones recientes en los que hay incluso menores entre las víctimas. ¿El denominador común? Los agresores son todos inmigrantes.

El violador en serie de Elche

El pasado 13 de junio la Policía Nacional detiene en Elche a un marroquí de 24 años acusado de siete delitos contra la libertad sexual. Seis de las víctimas son menores de edad.
El presunto violador en serie seguía a sus víctimas hasta que entraban en el portal donde residían y allí las asaltaba con violencia y les realizaba tocamiento en sus zonas íntimas. Las denuncias presentadas contemplan tanto casos de abuso sexual como de agresión.

Detenidos diez argelinos en Alicante

Nuevamente la Comunidad Valenciana. El pasado mes de marzo fueron detenidos diez argelinos miembros de una banda juvenil acusados de abusar sexualmente de menores en situación de desamparo. Uno de ellos fue puesto en libertad, otros dos -menores de edad- internados en un centro, y los siete restantes fueron puestos a disposición judicial.
Según publicó en su día el diario Levante, una de las víctimas, de tan solo 14 años, fue violada durante 24 horas. ‘’Según la Policía, buscaban chicas de entre 14 y 17 años fugadas de centros de menores a las que ofrecían drogas, alcohol y dinero para que les acompañaran a sus domicilios. Una vez en las viviendas era donde consumaban presuntamente las agresiones y abusos sexuales’’, relataba el digital.
Las otras dos víctimas, que también se escaparon de un centro de menores, son dos adolescentes de 15 y 17 años. A una le llegaron a ofrecer ejercer la prostitución a cambio de 100 euros, aunque se negó.

Otra ‘Manada’ también en Alicante

El pasado mes de abril fueron detenidos tres argelinos en Alicante acusados de agredir sexualmente a una joven de 19 años. Uno de los supuestos agresores había conocido previamente a la víctima en una discoteca y, tras invitarla a bebidas alcohólicas, le insistió para que le acompañase a casa.
Según relató la Policía en un comunicado, al llegar al domicilio salieron tres jóvenes de las habitaciones y comenzaron a agredirla sexualmente, ”resultando infructuosos los intentos de huida de la joven’’, añade la nota.
Los presuntos agresores son cuatro argelinos y tres de ellos fueron detenidos rápidamente ante el alto riesgo de fuga, ya que estaban de visita en la ciudad. De hecho, uno de ellos fue arrestado en el aeropuerto de Alicante justo antes de intentar coger un avión. Del cuarto participante no se sabe nada.

Sin rastro de las noticias en prensa

El último caso al que se refiere Alvise Pérez es el de seis menores marroquís que fueron detenidos el pasado mes de septiembre en Cádiz acusados de agredir sexualmente a dos niñas de 12 y 13 años.
Resulta imposible recabar más datos acerca de estas otras cuatro ‘Manadas’, ni siquiera en los diarios locales que suelen cubrir con frecuencia este tipo de sucesos. No hay seguimiento, como sí hubo sobre el caso navarro, y el denominador común de todos ellos, como recuerda el tuitero, es que los agresores son inmigrantes.
En los años 80 y 90, Reino Unido vivió uno de los episodios más terribles de su historia. En Rotherham, miles de menores fueron víctimas de abusos y agresiones sexuales y de la trata. Todos los implicados en esta red eran inmigrantes, en su mayoría pakistaníes. Imperó la ley del silencio, pero no sólo en los medios de comunicación, también entre las autoridades de la época, que decidieron mirar para otro lado. En aquella ocasión, como se pudo saber más tarde, el motivo de la Policía para no investigar era por el miedo a ser considerados racistas y de que pudiera haber represalias contra los agresores.

Leer más…

‘Rotherham es la punta del iceberg de la red musulmana de abusos sexuales’

Deja una respuesta