'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Hernando alerta sobre la crisis de natalidad… ¿y qué hace su Gobierno?

Imagen de archivo de Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría y Rafael Hernando en el Congreso | EFE

Empleos precarios, escasísimas ayudas a las familias numerosas, fomento de familias alternativas… así combate (modo irónico) el Gobierno de Rajoy la “grave crisis demográfica” que compromete las pensiones.

Con el debate de las pensiones (y la situación acuciante de la hucha que debe garantizarlas) en pleno auge, el portavoz parlamentario del Partido Popular, Rafael Hernando, reivindicaba este martes un “pacto intergeneracional” frente a las propuestas (impuestos a transacciones financieras y banca) que habían expuesto poco antes los socialistas.
Se trata de salvaguardar el sistema que garantiza las retribuciones a los mayores y que ha pasado de 90.000 millones de coste en 2011 a 140.000 actualmente debido al aumento de la esperanza de vida.
«España», explicaba Hernando, «es un país en el que cada vez las personas viven más», por lo que necesita un «gran pacto intergeneracional». Señalaba, además, la «grave crisis demográfica» que vive nuestro país, donde desde hace años mueren cada año más personas de las que nacen y donde la tasa de hijos por mujer se sitúa en un paupérrimo 1’33.
Diagnóstico impecable, el de Hernando, que representa a un partido -el partido que gobierna- que parece haber hecho oídos sordos a este demoledor análisis. A base de empleos precarios, escasas ayudas a la natalidad y fomento de una ‘diversidad social’ muy alejada de las familias que traen hijos al mundo, el PP de Rajoy se ha encargado de consolidar esas crisis demográfica que tanto parece preocupar a su portavoz. Vamos con una radiografía de la España que vacía su hucha y se queda sin niños.

La hucha de las pensiones

El Tesoro prevé conceder en 2018 un nuevo préstamo a la Seguridad Social por importe de unos 15.000 millones de euros para garantizar el pago puntual de las pensiones, tras el préstamo de 10.192 millones que ya le transfirió en 2017.
Así, la situación de déficit de la Seguridad Social obliga, un año más, a utilizar recursos ajenos al propio sistema para pagar las dos pagas extra que reciben los pensionistas, una en verano y otra en Navidad.
Ya en 2017, además del préstamo del Estado, se sacaron 7.100 millones del Fondo de Reserva de las pensiones y, desde que en 2012 se utilizó por primera vez la denominada hucha de las pensiones, el Gobierno ya ha consumido 70.851 millones, o lo que es lo mismo, casi el 90 % del total.
Resumen: una reserva en mínimos históricos y préstamos para afrontar los pagos a pensionistas.

La crisis demográfica

El pasado 2016, y a la espera de los resultados de 2017, el número de muertes superó en España al de nacimientos, que siguen cayendo por segundo año consecutivo, con 408.384 nacimientos, 11.906 menos que en 2015 (2,8 %).
La diferencia entre muertes y nacimientos (crecimiento vegetativo) refleja una pérdida de población de 259 personas en 2016, según la encuesta de “Movimiento Natural de la Población” lo que, explica el Instituto Nacional de Estadística, compromete el futuro del país, del mercado laboral, de la productividad y del sistema de pensiones y prestaciones”. La caída de los nacimientos es más alarmante aún si se echa la vista atrás: desde 2008, cuando se produjo el máximo histórico en 30 años con 519.779 alumbramientos, el descenso es del 21,4 %. El resto de datos no son mejores: La edad a la que las mujeres son madres por primera vez ha alcanzado la cifra histórica de 32 años y sólo tienen 1,33 hijos. Solo nacen 8,8 niños por cada mil habitantes.
Pero no se puede abordar la trágica situación de la natalidad en España sin tener en cuenta otra cifra, la del número de abortos provocados que se llevan a cabo cada año: casi 100.000, según datos de Sanidad de 2016. 250 abortos voluntarios cada día, madres que abortan hasta seis veces y, en total, 93.131 vidas -futuros contribuyentes a Hacienda, en fríos y estrictos términos económicos- arrojadas, literalmente,a la basura.

Los sueldos ‘anti hijo’

Si bien la tasa de paro se ha reducido considerablemente (el número actual de desempleados es de 3.412.781, el más bajo registrado a cierre de año desde 2008), la calidad del empleo -y de los salarios- en España está muy lejos de permitir la formación de una familia.
El 92 % de los contratos que se firmaron en diciembre de este año fueron temporales y el 34 % de los mismos a jornada parcial, según alerta Comisiones Obreras tomando como fuente los datos publicados por Empleo.
Más datos: casi la mitad de las familias numerosas viven con ingresos inferiores a 2.500 euros al mes y reconocen llegar “muy justas” a final de mes, según un informe realizado por la Federación Española de Familias Numerosas (FEFN), que señala como gastos principales de las familias de tres o más hijos los dedicados a alimentación, vivienda y educación (el 49 % de los niños van a colegios públicos, el 38 % a centros concertados y el 6% a privados).
El número de contratos rubricados durante 2017 ascendió a 21.501.303, de los que nueve de cada diez (19,57 millones fueron temporales) y sólo 1,9 millones fueron indefinidos (aunque esta cifra supone la mejor de la última década, recuerda Empleo).

Las ‘ayuditas’ del PP

“A pesar de que la Unión Europea ha instado a los distintos Estados miembros a que desarrollen políticas de cara a lograr un apoyo a la maternidad, la demografía, la perspectiva de familia, etc., las distintas administraciones españolas han ignorado estas directrices, con lo que no sólo no toma en consideración las directrices europeas sino que está provocando el agravamiento de todos estos problemas”. Son las palabras que el vicepresidente del Instituto de Política Familiar (IPF), Mariano Martínez-Aedo, pronunciaba el pasado 15 de mayo, Día Internacional de la Familia.
-El Plan Integral de Apoyo a la Familia (2015-2017) se limita prácticamente a recopilar una serie de medidas ya existentes anteriormente, sin ningún tipo de estrategia ni estructuración de una Política familiar. Su única aportación real, denuncia el IPF, es el aumento de las pensiones a las madres con 2 ó más hijos.
-Las ayudas económicas a las familias no representan ni el 0,1% del PIB y las prestaciones por nacimiento no son de carácter universal, sino que están limitadas a una renta familiar muy baja (nueve de cada diez familias no pueden beneficiarse de ellas). Somos, en fin, el cuarto país que menos ayudas directas dedica a las familias.
-Lejos de derogar la ley del aborto del Gobierno Zapatero, el Partido Popular la ha consolidado por la vía de los hechos y se ha olvidado de esa defensa del no nacido de la que presumía cuando era oposición.
-El partido de Mariano Rajoy, Cristina Cifuentes y Javier Maroto ha olvidado el tradicional apoyo a la familia por un más moderno fomento de la diversidad social. Apoyo a las reivindicaciones del lobby LGTB, puesta en marcha de leyes sobre diversidad sexual que limitan el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos e impulso de ‘nuevas formas de familia’ (y quien sabe si pronto apoyo explícito a los vientres de alquiler).
Son las aportaciones del Partido Popular que ocupa La Moncloa para hacer frente a la grave crisis demográfica que amenaza con dejar a la hucha de las pensiones haciendo eco.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter