«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

¿Qué debería hacer el Gobierno?

Hasta 14 personalidades de diferentes ámbitos comparten con La Gaceta qué debería hacer el Gobierno el 2-0.
Julio Ariza, presidente del Grupo Intereconomía y editor de La Gaceta:
El Gobierno hace muchos días, muchas semanas que debería haber aplicado ya el artículo 155. ¿Cómo es posible que se hayan sentado a una reunión para garantizar la seguridad de uno con unos señores que lo que les están diciendo es que están convocando al 1-0? El propio Tribunal Constitucional y todas las leyes han dicho que eso es inconstitucional, ilegal, que es una sedición. ¿Qué más tienen que hacer?
Eduardo García Serrano, periodista de esta Casa:
A partir del 2 de octubre se negociará o un espacio de consenso que dure 15 años a lo sumo y a partir de entonces la proclamación de independencia de Cataluña será un hecho porque ya habrá una mayoría social que la avala. El Gobierno lleva tres años diciendo, desde que cayó Artur Mas, que nos dan un golpe de Estado. Todos los días Mariano Rajoy, sus portavoces, Soraya, sus líderes del partido están diciendo que nos están dando un golpe de Estado y no hacen nada. ¿Alguien se imagina que Tejero, Milans del Bosch y Armada hubieran estado tres años públicamente anunciando que iban a dar un golpe de Estado y que el Gobierno no hubiera hecho absolutamente nada? Pues eso es lo que dice el Ejecutivo: “Nos están dando un golpe de Estado”.
Esposas y a la cárcel. Si lo que se busca es ese espacio de consenso, ¿de qué vas a dialogar ahora con los que han montado la becerrada del 1 de octubre?. No hay diálogo posible, más que en el sentido que ellos quieren: los pasos necesarios para lograr la independencia. El Gobierno debería hacer todo lo contrario a lo que se ha hecho en estos últimos 40 años y eso no lo va a hacer. Ni este Gobierno ni ningún otro. Todo lo que se va a negociar son los pasos para que Cataluña consiga la independencia. Por parte de ellos, en lo que están dispuestos a transigir es en los tiempos, pero a los pasos no van a renunciar.
Félix de Azúa, escritor y miembro de la Real Academia Española: Si estuviéramos en Alemania, Francia, UK, Suiza o incluso en Italia, es seguro que el Estado tomaría el mando y decapitaría la cabeza de la hidra. Eso en España es impensable. El partido del Gobierno está formado por gente mediocre que sólo se ocupa de sus privilegios. Y el jefe del Estado es más tierno que un flan. Así como lo de Cataluña sólo es posible en un trozo del tercer mundo que cree ser europeo, así también el Gobierno español carece de la decisión y la inteligencia necesarias para reducir a los indígenas.
Kiko Méndez-Monasterio, escritor, periodista y columnista de La Gaceta: El Gobierno, si quiere conservar su legitimidad, debe detener de inmediato a los responsables de los delitos de sedición y rebelión, especialmente a sus cabecillas, antes de que proclamen la independencia. Y si permiten esa proclamación, el Gobierno de Moncloa será tan ilegítimo como el de la Generalidad, porque habrá renunciado a sus más principales deberes.
James Nava, escritor, asesor militar y de inteligencia e inversor financiero, además de colaborador de La Era TrumpEl 2-O el Gobierno de Rajoy debería reafirmarse en anular cualquier decisión o resultado que anuncie el gobierno catalán, tomar las medidas necesarias para impedir acciones unilaterales, sean del tipo que sean, y observar los movimientos en Cataluña para adoptar nuevas medidas que impidan cualquier movimiento encaminado a la independencia de Cataluña. Y esto implica adoptar una política sin concesiones a los separatistas, aplicar las leyes y retirar competencias autonómicas si es necesario. Lo que no debe hacer el Gobierno español son concesiones de ningún tipo. Debe coger las riendas de este tema con firmeza y no dar más alas al separatismo.
Santiago Abascal, presidente de VOXEl Estado no tiene otro remedio que aplicar la ley. No digo que lo vaya a hacer, porque el Gobierno está absolutamente timorato en la aplicación de la ley, pero, desde luego, lo que tiene que hacer el Gobierno es lo que tendría que haber hecho hace ya meses, que es proceder a la detención del gobierno de la Generalitat por preparar un golpe de Estado y un proceso sedicioso y de rebelión, que es en lo que están. El único delito que todavía no se ha producido es el de rebelión, pero están anunciando que lo van a cometer. Con lo cual, el Estado tendría que intervenir antes de que se produzca. El de desobediencia, usurpación de funciones y sedición ya han sido cometidos.
La única posibilidad que tienen las instituciones del Estado es aplicar la ley igual que se la aplican a los ciudadanos. Es lo único decente y lo único que puede salvar a España. No la van a salvar de manera definitiva porque hay que reconstruir todos los afectos que los separatistas han dañado, pero no hay otra opción que aplicar la ley.
José Javier Esparza, historiador, periodista y escritor, presentador de La Redacción abierta y de Tiempos Modernos, de Intereconomía: Los separatistas han conseguido ya su objetivo, que es ponerse con media sociedad catalana, por lo menos, frente al resto del país. El Estado en España en su conjunto lo que debería hacer de inmediato es empezar el camino de 40 años de abandono que nos han conducido hasta aquí. Hay que ponerse de acuerdo sobre un proyecto nacional de verdad, hay que empezar a revisar la Constitución en el sentido de construir nación y no sólo de salvar el sistema, hay que empezar a recuperar competencias allá donde fallan y hay que volver a explicar, no sólo a los catalanes, sino a todos los españoles, por qué España merece tener un futuro como nación.
Eduardo García Serrano, periodista de esta Casa:
A partir de este lunes se negociará o un espacio de consenso que dure 15 años a lo sumo y a partir de entonces la proclamación de independencia de Cataluña será un hecho porque ya habrá una mayoría social que la avala.
El Gobierno lleva tres años diciendo, desde que cayó Artur Mas, que nos dan un golpe de Estado. Todos los días Mariano Rajoy, sus portavoces, Soraya, sus líderes del partido están diciendo que nos están dando un golpe de Estado y no hacen nada. ¿Alguien se imagina que Tejero, Milans del Bosch y Armada hubieran estado tres años públicamente anunciando que iban a dar un golpe de Estado y que el Gobierno no hubiera hecho absolutamente nada? Pues eso es lo que dice el Ejecutivo: “Nos están dando un golpe de Estado”.
Esposas y a la cárcel. Si lo que se busca es ese espacio de consenso, ¿de qué vas a dialogar ahora con los que han montado la becerrada del 1 de octubre?. No hay diálogo posible, más que en el sentido que ellos quieren: los pasos necesarios para lograr la independencia. El Gobierno debería hacer todo lo contrario a lo que se ha hecho en estos últimos 40 años y eso no lo va a hacer. Ni este Gobierno ni ningún otro. Todo lo que se va a negociar son los pasos para que Cataluña consiga la independencia. Por parte de ellos, en lo que están dispuestos a transigir es en los tiempos, pero a los pasos no van a renunciar.
Augusto Ferrer-Dalmau, pintor catalán: Después del 1-0  tendrá que actuar la justicia y ser contundente con sanciones e inhabilitaciones y evitar en lo posible las detenciones. No hay que fomentar el victimismo.
Después de todo esto hay que tender puentes. Soy de los que creen que los catalanes tendrían que estar más presentes en el Gobierno de la nación, que el pueblo y el sentimiento catalán se vea representado en Madrid, eso sin duda ayudaría mucho.
Javier Barraycoa, sociólogo, profesor universitario, promotor de Sompatemps y autor de numerosas obras desmitificadoras del nacionalismo catalán. Es columnista de La GacetaA partir del 2 octubre se verá la fuerza real que tiene la CUP en la calle. Entonces, el escenario será que si la CUP realmente tiene muchísima fuerza y está consiguiendo que haya huelgas generales y saca a la gente a la calle podrían incluso llegar a presionar a Puigdemont a una DUI, a una declaración unilateral de independencia, con todo el riesgo legal.
Puigdemont ha afirmado por activa y por pasiva que no hará una DUI, pero si la CUP tuviera mucha fuerza podría ganar la última batalla. Si no, a partir del 2-3 habrá jaleo en las calles, la cosa si no tiene demasiada fuerza entraremos en un complicado proceso político-judicial lento, farragoso, con posibilidad de nuevas elecciones, y la paralización del gobierno autonómico, independientemente de que lo hayan intervenido.
A partir del 2-3 depende de la respuesta del Gobierno. Si es efectiva, fuerte, y contundente se podría llegar a una cierta normalidad en un tiempo relativamente breve. Si el Gobierno vuelve a caer en la trampa de empezar procesos de negociación con el nacionalismo, la participación será muy rápida, pero el problema será infinitamente más grande. El Gobierno puede optar o por resolverlo definitivamente, pero, claro, con un coste político y darle fuerte al nacionalismo, o entrar en un proceso suave, pero que acabará dando alas al nacionalismo y dentro de cinco años estaremos absolutamente igual.
Jaime Peñafiel, periodista especializado en Casas Reales, licenciado en Derecho: 
Todo es un problema de dinero. Este lunes habrá que hablar de dinero. Eso siempre ha sido así en Cataluña.
El Gobierno ha sido demasiado prudente, ha tardado en tomar las medidas que tendría que haber tomado. Rajoy es un hombre calmo, que hace las cosas poco a poco y según le van viniendo, pero lo que está haciendo ahora tendría que haberlo hecho antes. Hasta Felipe González ha dicho que él hubiera aplicado el artículo 155. Hasta González que no es sospechoso de nada. La agresividad tiene mucha rentabilidad y de vez en cuando hay que ser agresivo.
Iñaki Arteta, cineasta vasco: 
Si tiramos para atrás en la historia, las actitudes de todos los gobiernos con respecto a este asunto no sé si decir que han sido malas o nefastas. Todas esas actitudes condescendientes con los nacionalistas han hecho que se crezcan y basados en su absoluta deslealtad lo único que han pensado en todos estos años es llegar a un momento como este. A un momento de máxima tensión en el que probablemente exigirán algo a cambio de que haya cierta paz social en Cataluña. Al final se trata de dinero, más competencias, cambios estructurales… algo a mi juicio, inadmisible y más después de todo lo que han montado.
Lo que creo que le tocaría a un Gobierno respetable –respetable con la mayoría, con sus ciudadanos, con la libertad, con la democracia, con su propia Constitución- es no sólo no ceder, sino que pongan el contador a cero los nacionalistas y no al revés. Decir “¿y ahora cómo ustedes van a entrar en nuestro sistema?, ¿cómo lo van a respetar? ¿cómo van a empezar a ser leales?”…
Es el momento de demostrar que hay una nación, que hay un Gobierno que tiene el valor que hay que tener para aplicar la ley, y si hay altercados, hay altercados. Eso no es impedimento para aplicar la ley.
Alejo Vidal-Quadras, físico y político, y columnista en este diario: Este lunes lo que hay que hacer es lo contrario a lo que hemos hecho a lo largo de los últimos 5 años. Es decir, ponerse de acuerdo los tres partidos que en principio están con la Constitución y poner en marcha reformas legislativas e incluso constitucionales para fortalecer el Estado y para ir progresivamente quitando de las manos de los separatistas los instrumentos institucionales, financieros y logísticos y de medios de comunicación y educativos que les han permitido preparar el golpe.
Francisco José Alcaraz, presidente de Voces contra el Terrorismo (VCT): El Estado va a actuar con Cataluña igual que actuó con ETA. Va a apelar a la negociación con Cataluña, donde la mayoría de los delitos que se han cometido y que se siguen cometiendo van a quedar impunes. Está visto en este país que quienes hacen la violencia e infringen la ley de una forma violenta finalmente consiguen sino todos, la gran mayoría de sus objetivos.
Xavier Horcajo, periodista y escritor, presentador de La Redacción abierta de la tarde, de Intereconomía: 
Después del domingo lo que va a haber son intentos de movilizaciones, de llevar a la calle el máximo de gente. La gran movilización que exhibir para decir que cuando no nos reprimen esto es lo que quiere el pueblo de Cataluña. Y el tercer supuesto, desde mi punto de vista, va a ser la declaración unilateral de independencia. A pesar de que lo nieguen yo creo que lo van a hacer. Lo van a hacer como consecuencia lógica. Hasta los curas dicen que esto es un asunto evangélico.
Los españoles en su conjunto hemos hecho mal alguna cosa porque no es normal que tanta estulticia se junte en el mismo tiempo y en un sitio tan reducido como mi tierra.
Yo creo que después de eso nadie sabe lo que va a pasar. Los de Esquerra desconfían de Puigdemont, Puigdemont desconfía hasta de su señora, todos desconfían de Junts pel Sí, nadie se fía de Albert Rivera… Esto último lo digo a efecto de conjunto español porque la valentía del joven de Ciudadanos ha quedado acreditado que poca. Nadie se fía de Mariano Rajoy que nos debe alguna dimisión, por ejemplo, la de Soraya Sáenz de Santamaría o de Rafael Catalá Polo, que se han lucido en todo este proceso. Fue una gran cagada meter a los fiscales en esto. Son los jueces los que tienen que ir por delante. Por suerte, rectificaron y ya va el TSJC por delante de la Fiscalía. El que no sepa eso no puede gobernar este país.
Es urgente, entiendo yo, que ante la gestión de todo esto, ya una vez superado, hay que hacer de tripas corazón y apuntarse a lo que quiera y diga el Gobierno porque no nos queda otra. Ahora, en la primera curva, en la primera oportunidad, hay que exigir elecciones generales; hay que poner lejos del desempeño a los abogados del Estado; lo digo con ironía, porque estos nos han llevado al desastre. Les ha faltado carácter, enjundia, opacidad y decisión. Hemos llegado al final del partido perdiendo y sin sacar a jugar a los buenos.
Esto no se pudo dejar nunca en manos de unos cuantos guardias civiles y de unos cuantos fiscales. Eso fue un error garrafal. El último en la gestión de esto. Antes fue el error de Soraya en cuanto a lo del diálogo y que con una oficina allí lo arreglaría en cuatro días, y antes que eso otro error y otro error.
 
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

Leer más…

Cataluña: qué quiere decir ‘la hora de la política’
Diario de un golpe, el día después: Rajoy pedirá su comparecencia en el Congreso para ‘reflexionar’ tras el 1-O
Rajoy no asume su responsabilidad: ‘Los únicos culpables son quienes han violado la ley’

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter