«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
LOS SEPARATISTAS LO INTENTARÁN CON BÉLGICA

Sánchez asume la dificultad de imponer el catalán en Europa y tratará de «oficializarlo» en toda España

Pedro Sánchez en una imagen de archivo. Europa Press.
Pedro Sánchez en una imagen de archivo. Europa Press.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prometió a sus socios separatistas que conseguiría que el catalán fuera lengua cooficial en la Unión Europea aprovechado la Presidencia española. Tras fracasar estrepitosamente en su intento, después de ofrecerse incluso a que España costeara el gasto íntegro de usar lenguas regionales en las instituciones europeas, el presidente intenta ahora contentar a los independentistas oficializando el catalán en el resto de España.

En concreto, este jueves se reunió con el presidente de Cataluña, Pere Aragonès, y alcanzaron cinco acuerdos, entre ellos una ley de garantía de plurilingüismo en las administraciones públicas. Se va a aprobar, en concreto, una Ley Orgánica de garantía del plurilingüismo para asegurar «el derecho de la ciudadanía a dirigirse a la Administración del Estado en lenguas cooficiales» que busca «protegerlas y fomentarlas», según justificaba Sánchez en rueda de prensa.

La medida costará más de 100 millones de euros, teniendo en cuenta que los vascos y gallegos también solicitarán proteger sus lenguas regionales y el Gobierno cuenta con ello. Aun así, los independentistas no se rinden en Europa: la consellera de Acción Exterior y Unión Europea de la Generalitat, Meritxell Serret, ha detallado este jueves que el Govern catalán trabajará en 2024 con Bélgica, que ostentará la Presidencia del Consejo de la UE a partir de enero, para lograr durante ese periodo la oficialidad del catalán en las instituciones europeas. Tras reunirse en Madrid con el embajador de Bélgica en España, Geert Cockx, con el fin de trasladarle la «ambición» de la Generalitat y «mantener viva» y «sólida» la propuesta de oficialización del catalán en Europa, que solo puede salir adelante con la unanimidad de todos los países miembros de la UE.

«Vamos a seguir con esta buena interlocución con el Gobierno que tendrá la presidencia (del Consejo de la UE) para poder seguir contribuyendo y ayudando a que sea un elemento de trabajo del orden del día en el Consejo en los próximos meses», ha afirmado, admitiendo no obstante que se hará «evidentemente de la mano con el Gobierno español, porque es quien tiene esa potestad y responsabilidad».

+ en
.
Fondo newsletter