«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
La izquierda y el andalucismo quieren suprimir su conmemoración cada 2 de enero

Toma de Granada: el primer jalón de un año clave en la historia de la Humanidad

'La rendición de Granada', un cuadro del pintor español Francisco Pradilla y Ortiz

Una de las batallas culturales que se libra en España desde hace años ocurre en Granada cuando todavía quedan serpentinas en muchos balcones. La izquierda y el andalucismo quieren suprimir la conmemoración de la reconquista de la ciudad por los Reyes Católicos, porque para ellos la victoria de la cruz sobre la media luna no merece celebrarse. Su modelo deseado son las sociedades multiculturales de París, Marsella, Bruselas, o Londres, donde los vecinos viven segregados en barrios por raza o religión. Todo un adelanto.

En septiembre, el Ayuntamiento, controlado por el PP, incluyó la Toma entre los festivos locales de 2024, a pesar de las quejas de quienes se oponen a celebrar una «victoria castellana» sobre los nazaríes o a conmemorar una guerra, que son los mismos que no paran de hablar de la Guerra Civil (1936-1939).

El 26 de diciembre, se celebró en Almería el Día del Pendón, que recuerda la toma de la ciudad por los Reyes Católicos en 1489. Se ofreció llevar el pendón al concejal más joven del Ayuntamiento; pero como es del grupo Podemos-IU-Verdes, lo rechazó y no acudió a la ceremonia. La distinción pasó al segundo concejal más joven, que sí lo aceptó. ¡Qué poco caso hacen los medios de comunicación a la lejana Almería!

Recordemos qué fue la Toma y que consecuencias tuvo para Granada.

Capital del Renacimiento

La guerra de Granada (1482-1492), que había comenzado por la toma de Zahara en 1481 por el sultán nazarí Muley Hacén, concluyó el 2 de enero de 1492, cuando Boabdil rindió su capital. El 25 de noviembre de 1491, Boabdil pactó en capitulaciones la rendición con los Reyes Católicos. El 1 de enero de 1492, ante el temor a que los fanáticos se sublevasen, un comando castellano penetró en la Alhambra y se celebró la primera misa en el palacio musulmán, a la que se unieron los esclavos cristianos liberados.

En las capitulaciones, los reyes concedieron a Boabdil un extenso señorío en la Alpujarras. Cuando éste se cansó de vivir en España se trasladó a Marruecos y los reyes le indemnizaron por las tierras que abandonaba. El último sultán nazarí murió en Fez en 1533.

El historiador granadino Emilio Atienza resume así los beneficios que recibió la ciudad por su recuperación para la Cristiandad:

Aquí, en Granada, por esta ciudad, entró a raudales el pensamiento europeo a través de las cortes de los Reyes Católicos y su nieto Carlos I; aquí, en la Granada renaciente, se ultimaron los planes que extendieron el Humanismo por el inmenso continente americano que hoy piensa y se expresa en español”.

También hay que citar la liberación de cientos de cautivos cristianos y la pacificación de los cuatro reinos de Andalucía (Sevilla, Granada, Córdoba y Jaén): se acabaron las cabalgadas, las algaras, las correrías y las almogavarías. La única amenaza externa provenía de los turcos y sus vasallos, los piratas berberiscos, que asolaban las costas de España, Francia, Italia y hasta Portugal.

Pese a la leyenda negra, los 200.000 musulmanes que quedaron bajo la soberanía de los Reyes Católicos fueron tratados mucho mejor que los cristianos dominados por los musulmanes.

De «muy generoso» califica Gregorio Marañón (Expulsión y diáspora de los moriscos españoles) el estatus concedido a los moriscos. Aunque los nuevos súbditos colaboraban con los enemigos de sus reyes y compatriotas, y aunque se sublevaban (la primera vez en 1499), no hubo deportaciones ni exterminios. La expulsión («un mal, pero un mal necesario», sostiene Marañón) la decidió Felipe III en 1609 por la participación de los moriscos en una conjura con Enrique IV de Francia y el Turco («es inadmisible seguir hablando de esta conjura como de un peligro inventado o banal», añade Marañón).

Las persecuciones a cristianos y judíos

Para deshacer la leyenda rosa sobre Al-Andalus, y que ha contado con las subvenciones de la Junta andaluza y de algunos países árabes, basta recordar la realidad. El arabista Serafín Fanjul subraya que «los musulmanes de Al-Ándalus en modo alguno eran españoles porque no tenían ni las características culturales ni la intención de pertenecer a un proyecto cultural y político que no era el suyo». Y añade que los siglos de la presencia musulmana fueron «una época terrorífica«.

Otro arabista, Emilio de Santiago, fallecido en 2015, recuerda las matanzas religiosas perpetradas en Granada:

El 30 de diciembre de 1066, miles de hebreos fueron pasados a cuchillo y sus casas y barrio arrasados a manos de árabes granadinos soliviantados por la ponzoñosa labia del cadí Abu Isaac de Elvira (existe una calle dedicada a este genocida en el Barrio de Fígares). Imagínense la «convivencia» idílica de civilizaciones en Granada tan cacareada por los ignorantes en materia de historia andalusí».

Igualmente, los cristianos sufrieron las persecuciones de los almohades, los almorávides y los benimerines. En 1099, se demolió una iglesia cercana a la puerta de Elvira. En 1300 fue degollado en Granada el obispo de Jaén, Pedro Pascual,capturado en una razzia por un emir. Cuando los Reyes Católicos reconquistaron Granada, la comunidad cristiana autóctona había desaparecido tres siglos antes y no existía ni una sola iglesia. Y ninguna sinagoga.

La tumba de los Reyes Católicos

Aunque los concejales que protestan por La Toma no lo sepan, su cargo existe gracias a los Reyes Católicos, que fundaron el primer Ayuntamiento de Granada. El edificio jurídico pasó de las Capitulaciones de 1492 a la Carta Real de Merced, promulgada por los reyes el 20 de septiembre de 1500, y que creó el Cabildo de Granada. En el mismo documento, se ordenaba el traslado de la Chancillería de Ciudad Real, lo que se realizó en 1505.

En los años anteriores a la Carta, los Reyes Católicos delimitaron el término municipal y ofrecieron exenciones fiscales a los cristianos que se instalaran en la ciudad, donde eran mayoría los musulmanes y había que mirar a la espalda con frecuencia.

El territorio granadino fue uno de los primeros de España en que arraigó el cristianismo. A principios del siglo III, se desarrolló en Ilíberis (que se identifica con el Albaicín) el primero de los concilios que se celebraron en España. En diciembre de 1492, Inocencio VIII creó el arzobispado de Granada, cuyo primer titular fue el jerónimo Fray Hernando de Talavera, confesor de la reina Isabel.

En 1504, pocas semanas antes de la muerte de Isabel la Católica, ésta y su marido dispusieron que se les enterrase en la Capilla Real (construida entre 1505 y 1517) y allí reposan, junto con los cuerpos de su hija Juana I y su marido Felipe, así como de su nieto el infante Miguel de la Paz, heredero de las coronas de Castilla, Aragón y Portugal.

Carlos V salvó La Alhambra

El rey Carlos, coronado ya emperador (1520), casó en marzo de 1526 con su prima, la portuguesa Isabel de Avis, en los Reales Alcázares de Sevilla. El matrimonio se trasladó a Granada. Impresionados por la belleza del palacio árabe, los monarcas ordenaron construir otro vecino a éste, con la intención de convertir la ciudad en uno de sus lugares de residencia, y se encargó al arquitecto toledano Pedro Machuca.

Con su gran patio circular, es una de las grandes obras renacentistas fuera de Italia y el primero de los palacios de la Monarquía española. La construcción del Palacio de Carlos V salvó la Alhambra del abandono y el saqueo, como le ocurrió a la ciudad de Medina Azahara, construida por el califa Abderramán III en Córdoba y destruida en la guerra civil que siguió a la muerte de Almanzor.

Otros dos regalos carolinos a Granada fueron la catedral, cuya primera piedra se colocó en 1523, y la universidad.

La Congregación de la Capilla Real, formada por varios obispos y letrados presididos por Alonso Manrique, arzobispo de Sevilla, concluyó en 1526 que la lenta conversión de los musulmanes se debía a la ignorancia general en la diócesis; para elevar la formación cultural, solicitó la fundación de un estudio general. El papa Clemente VII promulgó una bula el 14 de julio de1531 que creaba la institución, le concedía las mismas prerrogativas que a las universidades de Bolonia, París, Salamanca y Alcalá, y nombraba al arzobispo de Granada su administrador.

Quienes estuvieron a punto de destruir la Alhambra fueron los franceses de Napoleón, tan admirados por las izquierdas. El general Horacio Sebastiani ocupó la ciudad en 1810 e instaló a su tropa en el recinto de la Alhambra. Varios de los edificios se usaron como almacenes y muchos artesonados y puertas se usaron como leña. Al retirarse en septiembre de 1812, Sebastiani ordenó volar el complejo, que se salvó sólo gracias a la intervención del cabo José García, un soldado mutilado que apagó las mechas.

El 1492 fue un año cenital en la historia de la humanidad, que comenzó con el final de la Reconquista y concluyó con el desdoblamiento del mundo por obra de Cristóbal Colón. El primer jalón fue ese 2 de enero que se celebra en Granada.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter