Merkel tomará la palabra en el funeral de Kohl, contra la voluntad del excanciller

Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La canciller Angela Merkel tomará la palabra en el funeral por el Helmut Kohl, que murió el pasado viernes a los 87 años, a pesar de que la familia y el propio Kohl querían que fuese el primer ministro húngaro, Viktor Orban, entre otros dirigentes.

Kohl recibió el pasado año a Orbán, uno de los principales críticos con la política migratoria impulsada por Merkel en su casa de Ludwigshafen, al suroeste de Alemania. Los protagonistas presentaron el encuentro como una visita privada de dos viejos amigos y compañeros del Partido Popular Europeo. El excanciller censuró las gestión de Merkel de la crisis de los refugiados, y manifestó que “Europa no podía onvertirse en el nuevo hogar de millones de personas necesitadas en todo el mundo”. “La solución para el problema de los refugiados está en las regiones afectadas, no en Europa”, dijo.

Merkel hablará al igual que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el ex presidente estadounidense Bill Clinton. según ha informado el ministerio alemán de Interior, que ha asegurado que la ceremonia, que tendrá lugar el 1 de julio, sucederá a la organizada por la Eurocámara ese mismo día y consistirá en un oficio religioso en la catedral de Espira (Speyer, en alemán) y una despedida militar.

«Para honrar al ex canciller alemán y gran europeo Helmut Kohl se organizará por primera vez en la historia de la UE una ceremonia de recuerdo europea», señala un comunicado de prensa conjunto del ministerio y la presidencia alemana.

Merkel ya aseguró que con el fallecimiento de Kohl habían perdido «un gran alemán y un gran europeo». “Él hizo una contribución casi sin precedentes para el restablecimiento de la unidad de nuestro país y para la armonía europea», dijo.

El excanciller será enterrado en Espira, y no junto a su familia en la cercana ciudad de Ludwigshafen -oeste del país-. En esta ciudad tuvo Kohl su «refugio espiritual», en sus tiempos de estudiante en la vecina ciudad de Heidelberg. Ahí se celebraron asimismo los funerales por su primera esposa, Hannelore Kohl, quien se suicidó en 2001.

Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

Leer más…

Muere el excanciller alemán Helmut Kohl 

Deja una respuesta