PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Marta Castro: ‘El Tribunal Constitucional es el último bastión, la reserva y la defensa de los españoles’

ENTREVISTA A LA VICESECRETARIA JURÍDICA DE VOX
La vicesecretaria jurídica de VOX, Marta Castro

La Gaceta de la Iberosfera entrevista a la vicesecretaria jurídica de VOX, Marta Castro, responsable del éxito judicial del partido liderado por Santiago Abascal.

¿Cómo llega usted a VOX?

-Mi primer contacto fue a través de la televisión. Yo vi, gracias a mi padre y a mi marido, que salía un partido nuevo. Estaban haciendo la presentación en el programa “El Gato al Agua” de Intereconomía, y como mi familia lo escuchaba y lo veía habitualmente, me avisaron. Entonces fue una explosión de entusiasmo. Hasta el punto en el que pasé la línea de ser una mera observadora de la vida política como ciudadana a tratar de impulsar un programa y unas ideas. Entonces me afilié. Y ahí ya empezó un poco todo, intentando echar una mano empezamos a funcionar.

¿Creyó entonces que asumiría tanto trabajo?

-Podía ser consciente de que si llegábamos hasta donde hemos llegado lo habría. Lo que veíamos, o lo que yo veía [cuando empecé] era el inmenso trabajo que teníamos por delante. Ahora es una satisfacción poder hacerlo directamente. Antes era ver lo que teníamos delante, que nos parecía un muro y que teníamos que comenzar a picar. Y así empezamos, y ahora estamos muy satisfechos de lo que hemos conseguido, pero sin apartar la visión de futuro y de la responsabilidad.

Cuándo se va a dormir, ¿usted le sigue dando vueltas a los fundamentos jurídicos de los decretazos de este Gobierno o consigue conciliar?

-Bueno, yo creo que me duermo con ellos [risa]. Pero, como abogado, después de 25 años de experiencia, no es fácil desconectar. Tampoco creas que quiero [desconectar]. A veces, pasa como con la teoría de los japoneses, que duermen con una libreta al lado. Es verdad que nada más despertarme a veces tengo ideas que son las mejores.

El Constitucional le ha dado la razón a VOX en cuanto a la inconstitucionalidad del primer estado de alarma y es previsible [que se la dé] respecto al segundo. ¿De qué nos sirve a los españoles que después de tanto tiempo algo que ya pasó sea inconstitucional?

-Es verdad que nos hubiese gustado que lo hubiesen dicho antes porque era urgente proteger los derechos fundamentales. Y para eso está el Constitucional. Tanto en estos casos como en otros, esa lentitud se debería evitar. Pero, aunque sea una mera declaración es reconocer la verdad. En ese caso, tarde o temprano, el reconocimiento de la verdad y de la realidad siempre es lo mejor. Y además cuando se constata que se ha hecho a través de una ilegalidad, en cuanto que hay una vulneración frontal de las normas elementales, no se puede tampoco amparar en un desconocimiento. Los que han hecho esas normas se les debe presuponer una buena técnica jurídica porque además están en una posición preponderante. Entonces, siempre es bueno aunque sea tarde. Es preferible que sea antes, que el reconocimiento de una situación, de una ilegalidad como esta, sabiendo que hay cosas que no se pueden hacer y que no se pueden admitir, que los tribunales pongan coto porque para eso están. A pesar de que el Constitucional no es parte del poder judicial, es muy importante porque es el último bastión, la reserva y la defensa de los españoles frente a cualquier barrabasada que nos quieran querer imponer.

Usted ha hablado de que previsiblemente tienen que ser buenos [los jueces], pero ¿cómo es posible que el Gobierno haga en lo jurídico tan mal las cosas?

-Desde mi punto de vista, ya he dicho que no puede ser un error. Hay una intencionalidad porque no creo que se equivoquen tanto en el Ministerio de Justicia, ni que el Gobierno o el Consejo de Ministros no sepan hacerlo, sino que la intencionalidad es aprovechar ciertas circunstancias para tratar de imponer un programa, (…) imponer sus propios objetivos y ahí lo que se demuestra es que no tienen escrúpulo alguno en saltarse lo que haya que saltarse, incluso los derechos fundamentales de todos los españoles, en vulnerar la ley, en vulnerar no solo la técnica jurídica, sino la verdad. No ha habido ningún escrúpulo y es reiterativo porque no solo está el caso del TC, sino que espero que vayan cayendo otros más que están muy vinculados (…), otros temas que tenemos con respecto a los derechos fundamentales como el de la eutanasia, el de la educación, la ley Celaá aberrante que impone el adoctrinamiento de los niños en las aulas, también con respecto al uso de las lenguas. En ese caso, esa falta de escrúpulos les está haciendo superar cualquier obstáculo. Gracias a Dios ha habido un coto y esperamos muchos más, porque si no estamos en manos de totalitarismo.

Varios líderes de VOX como Espinosa de los Monteros u Ortega Smith han dicho que van a querellarse, que van a demandar a todos los que promuevan el odio contra VOX. ¿Tiene tantos abogados la vicesecretaria jurídica?

-Me hace gracia la pregunta porque es verdad que necesitaríamos un batallón, pero gracias a Dios con ánimo, esfuerzo y constancia se consiguen hacer cosas maravillosas y llegar a todas ellas. Creo que además tenemos un equipo magnífico y que estamos desarrollando conforme a la implantación del partido perfiles fantásticos. Un equipo con mucha ilusión, mucha tenacidad, con ganas de aportar a este proyecto.

Estado de alarma, eutanasia, la ley Herodes… la crítica usted ya la conoce, es la misma que se dirigía a aquel PP de los últimos gobiernos de Felipe González, la de que no se debe judicializar la política. ¿Cómo responde Marta Castro?

-La primera cuestión es que nosotros no entendemos que se esté judicializando la política. A pesar de que ese es un mensaje o una etiqueta que nos quieren colgar porque piensan que lo vamos a hacer de la misma manera que lo han hecho otros partidos políticos. Tengo que mantener, en lo que además a mí atañe y en lo que se ha mantenido desde el inicio de VOX, que el uso del recurso y la acción judicial se realiza con pleno rigor jurídico. Se evitan recursos escritos que sean políticos, aunque los temas que aluden sean políticos, y hay momentos en que solo queda referirse a eventos políticos, pero el recurso es técnicamente jurídico, los razonamientos son jurídicos, tanto en el Tribunal Constitucional como en los recursos contenciosos administrativos, que son exclusivamente técnicos y hechos con todo rigor (…). Nos estimarán o no los recursos o los argumentos jurídicos que mantengamos, pero lo cierto es que son jurídicos no políticos.

Conociendo los tribunales como los conoce, ¿de verdad cree en la independencia del poder judicial o barrunta que los tribunales reciben presiones políticas?

-No barrunto, hay pruebas de que los altos tribunales reciben presiones políticas. Hemos tenido el debate del primer estado de alarma, donde los propios magistrados han reconocido públicamente que eso es una situación que nunca ante se había dado, o yo al menos no lo recuerdo, en la historia jurídica, y ya me parece peligroso y a tener muy en cuenta, sobre todo ahora que está en debate la renovación del Consejo General del Poder Judicial, en la que viene implícito también el nombramiento de altos cargos como en el Tribunal Constitucional. Así que no lo tengo que barruntar, hay prueba de ello, y hay que poner un coto a eso para que no ocurra. Como jurista, claro que creo en la independencia [del poder judicial], si no (…) no podría trabajar con el entusiasmo o con el rigor de hacer comprender los argumentos. Soy partidaria y confío plenamente en que los asuntos se vean desde el extremo del rigor jurídico y que se haga justicia.

¿Dónde se ve Marta Castro dentro de cinco o diez años, y donde cree que estará VOX?

-La primera ni idea, no lo sé, porque disfruto y estoy centrada en el momento. No sé donde estaré, espero y confío que me quieran seguir teniendo vinculada a VOX porque sigo viendo que este proyecto va muy interiorizado conmigo desde 2014. Y respecto a la de VOX confío en que dentro de 10 años esté en una situación mucho más preponderante de lo que está ahora, porque estamos creciendo con fundamentos, sostenemos unos principios y unos valores que estaban abandonados, y mucha gente se siente identificada. Son muchos componentes reunidos que nosotros estamos manteniendo, además creo que se está trabajando muy bien con el conocimiento directo que yo tengo y creo que tenemos unos líderes también magníficos y creo que tenemos todos los condicionantes para el éxito.

¿Cuál ha sido su mayor éxito?

-No puedo decir solamente uno, porque no lo miro como un único éxito de un recurso, sino que creo que ya es un éxito que podamos estar dando la batalla que estamos dando (…). Que se ponga [a VOX] en los medios para todos los ciudadanos, por lo menos hacerles pensar que no es la manera de hacerlo y que existe otro modo, eso ya es un éxito. Así que yo creo que el éxito es conseguir estar haciendo las cosas que estamos haciendo y esto es gracias al apoyo de la ciudadanía, porque para muchas cosas necesitamos a los 50 diputados y también gracias al apoyo emocional absoluto que recibimos por parte de afiliados y simpatizantes.

Y ahora dígame también por favor ¿cuál ha sido su mayor fracaso?

-La verdad es que, si ves lo que he contestado sobre el éxito, yo siento que fracasos no puedo señalar ninguno ahora mismo. Creo que incluso cuando no nos dan la razón, creo que es un éxito porque también es parte de ver que estamos trabajando bien y que poco a poco vamos logrando objetivos, así que puedo decir con orgullo que no tenemos ningún fracaso. ¿Qué lo tendremos? Pues seguramente y también tendremos errores porque somos humanos. Pero en el momento en el que llegue yo creo que lo sabremos encajar porque de la misma manera que muchas personas que están en el partido tenemos una trayectoria vital en la que tratamos encajar tanto los éxitos, que hay que saber encajarlos como los fracasos y yo creo que sabremos levantarnos y ponernos otra vez a luchar.

Si tuviera un teléfono a mano y pudiera llamarse a sí misma, a la que fue cuando tenía 20 años, ¿qué se diría?

-Nunca me lo he planteado. Es un buen argumento para algo literario. Yo creo que me avisaría de que todas las decisiones que tome las valore pensando también en que hay personas detrás, y que sean decisiones a consciencia, que haga lo que pienso que debo hacer y así creo que estaré tranquila que es lo que mas me preocupa al final del día.

Deja una respuesta