Pedro Fernández: ‘No podemos pactar con Almeida en Madrid porque no tiene palabra’

ENTREVISTA AL DIPUTADO DE VOX Y CONCEJAL EN EL AYUNTAMIENTO DE MADRID

Pedro Fernández, diputado de VOX y, además, concejal del partido en el Ayuntamiento de Madrid explica en esta entrevista con La Gaceta de la Iberosfera por qué la formación que lidera Santiago Abascal no puede aprobar los presupuestos del alcalde, José Luis Martínez Almeida. «No tiene palabra, la incumplió con Madrid Central y VOX practica una ética de valores en política», justifica Fernández.

Además de concejal en el ayuntamiento madrileño y diputado nacional en el Congreso, como abogado ejerció un papel protagonista durante el golpe de Estado separatista en Cataluña del que, afirma, «por lo menos se ha conseguido algo» –en referencia a la sentencia del Supremo sobre el ‘procés’–. Aún así, aclara que si, como los golpistas han amenazado, «lo vuelven a hacer», VOX responderá de la misma forma: «Si hay que perseguirles nuevamente en los juzgados y en los tribunales, lo haremos», incide.

Al igual que de esa sentencia del alto tribunal (la del procés), dice, «esperaba mucho más», también lo hace de VOX, del que, en sus inicios, deseaba que se convirtiese en una fuerza determinante para influir. Hoy, reconoce, sus expectativas son mayores: «Veo a Santiago Abascal, más pronto que tarde, como presidente del Gobierno de España».

– ¿Cómo es posible atender a esa duplicidad de cargos en dos lugares tan complicados como el Congreso y el Ayuntamiento de Madrid?

Al principio sí se hizo un poco duro, cada lugar tiene sus particularidades, pero todo es cuestión de organizarse.

Hace unos años hablé con usted, antes de que VOX tuviese representación, y me dijo que esperaba que el partido se convirtiera en una fuerza determinante para influir, ¿ha cambiado su percepción sobre lo que debe ser el futuro de VOX?

No ha cambiado, sino que se ha reforzado. En aquel momento ya existía en la sociedad un movimiento que deseaba y exigía un cambio de situación. Nosotros podíamos representarlo, como lo hemos representado en VOX. Ahora, a seguir trabajando, influyendo y presionando para que las leyes aprobadas por la izquierda puedan revertirse, porque ese no puede ser el futuro de España.

¿Por qué VOX no puede pactar los presupuestos de Martínez Almeida en el Ayuntamiento?

Porque VOX practica una ética de valores en política. Cuando Almeida se presentó, prometió que iba a eliminar Madrid central y, finalmente, no lo eliminó sino que lo amplificó, es difícil llegar a acuerdos con alguien que no tiene palabra. Además, ha llevado adelante ese ‘Almeida central’ de una forma poco decente, buscando el acuerdo de cuatro tránsfugas del grupo Más Madrid a los que les ha dado un grupo mixto, con fondos públicos, con tal de que le apoyaran.

Vamos al procés. Después de tanto trabajo, de ser una de las personas que más sabe del caso, ¿ha logrado digerir la sentencia del Supremo?

Tengo una anécdota con un guardia civil que fue muy activo en este golpe de Estado en Cataluña: coincidí con él en un acto oficial cuando se conoció la sentencia y le dije que me parecía un poco decepcionante a lo que que él me contestó que, por lo menos, algo habíamos adelantado. Podemos ver la botella medio vacía o media llena. Medio vacía en el sentido de que todos esperábamos más, pero también medio llena porque algo sí hemos avanzado.

Los sediciosos indultados insisten en que lo volverán a hacer, ¿usted también lo volverá a hacer?

Por supuesto, si hay que perseguirles nuevamente en los juzgados y en los tribunales, lo seguiremos haciendo. Tenemos la suerte de contar con la responsable jurídica de VOX, Marta Castro, que está haciendo un trabajo extraordinario. Si lo repiten, les haremos frente para que cumplan con sus responsabilidades penales.

Precisamente Marta Castro me habló de sus inicios en el partido cuando la entrevistamos en La Gaceta de la Ibersofera, ¿cómo entró usted en VOX?

Fue viendo en la televisión a Abascal, a Javier Ortega; como dice este último, ninguno queremos entrar en política hasta que nos llega la ‘llamada de la selva’ que nos pide que intentemos cambiar las cosas.

Usted que es miembro de la Ejecutiva nacional de VOX, ¿ cómo ha recibido la confirmación del líder del Partido Popular (PP), Pablo Casado, de que ofrecerá una gran coalición al PSOE?

Me ha venido a la memora una pintada que se ve habitualmente en la calle desde hace años que dice algo así como ‘PP y PSOE la misma cosa son’. Esto confirma que son la misma cosa y en lo mismo están, no nos tiene que sorprender.

¿Cuántas veces se ha arrepentido de haber entrado en política?

Alguna vez puede ser, pero no muchas porque al decidir entrar en política, asumía perfectamente dónde estaba entrando. Era un mundo nuevo para mí y, por lo tanto, sabía que tendría sus momentos buenos y sus momentos malos. Además, ahora estoy muy orgulloso de esta doble condición: de estar en el Congreso y también en el Ayuntamiento, porque así se ve la política desde dos ámbitos distintos y eso no todo el mundo puede decirlo.

¿Dónde se ve dentro de diez, veinte años y dónde cree que estará VOX?

Espero volver a mi actividad profesional, si no es a la abogacía, a alguna relacionada con la abogacía. A VOX lo veo, con Santiago Abascal, en la presidencia del gobierno.

Entonces, ha cambiado su percepción con respecto a la que tenía hace unos años…

Han cambiado las circunstancias, cuando me lo preguntaste no teníamos representación. No podíamos adivinar el desarrollo que finalmente ha tenido (el partido). Ahora que estamos aquí, manteniendo nuestra posición en el Congreso, mientras los demás partidos suben o bajan, nosotros nos mantenemos muy estables. Eso es un signo de que hay un apoyo social muy relevante y que, por tanto, si hacemos las cosas bien, y estoy convencido de que con Abascal las vamos a hacer muy bien, le veo de aquí a unos años, más pronto que tarde, como presidente del Gobierno de España.

Si eso ocurre, lo mismo a usted no le dejan abandonar la política…

Eso ya no dependerá de mí, estoy siempre a disposición de lo que ordene el partido. La vida política son momentos, si el momento llega y creo que no puedo aportar más, buscaré otros caminos, pero siempre estaré a disposición de lo que diga el partido.

Si tuviera veinte años y pudiese hablar con su ‘yo del futuro’, ¿ qué consejo se daría?

Me diría: «Escucha más a la gente y no tengas miedo de rectificar cuando te equivoques».

Deja una respuesta