«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Porque «no incluye una verdadera transformación estructural del Estado»

El ELN considera insuficiente el proceso de paz que le propone el Gobierno de Colombia

Un guerrillero del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia. EL TIEMPO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

Uno de los frentes de guerra del Ejército de Liberación Nacional (ELN) ha comunicado que no le convence el proceso de paz, por «neoliberal», que se está negociando con el Gobierno de Colombia al considerar que el modelo de Estado no cambia y reprochando al Congreso que esté tumbando todas las reformas sociales.

El frente de guerra occidental Omar Gómez del ELN ha emitido un duro comunicado contra las autoridades del país, en el que critica que el proyecto de paz del presidente, Gustavo Petro, no sólo, sino que tiene como única meta desarmarles sin atender a los motivos por los que una vez decidieron tomar el camino de la lucha armada.

A su vez, han reprochado las alianzas de Petro con los partidos políticos tradicionales, los cuales están impidiendo que salgan adelante las reformas prometidas en campaña. Según el ELN, son estos grupos de la vieja política quienes impiden realizar las transformaciones de fondo que necesita Colombia.

«Una reforma política hundida por las propias fuerzas del Gobierno, las reformas a la salud y de pensiones, desnaturalizadas a favor de los grandes monopolios, ni que decir de temas básicos como empleo, educación, vivienda, que son de interés para la gran mayoría del pueblo colombiano», enumera la guerrilla en el comunicado.

No obstante, no sólo apuntan a los partidos tradicionales, también acusan al Pacto Histórico, la coalición con la que Petro ganó las elecciones, de incurrir en prácticas similares, señalando directamente a la vicepresidenta, Francia Márquez, e incluso al Ministerio de Igualdad, por no trabajar por los «empobrecidos del país».

Por otro lado, han acusado al Ejército de connivencia con los paramilitares, en especial el Clan del Golfo, en la región de Chocó, en donde el ELN se disputa el control territorial con este grupo armado, afirmando que hasta cinco batallones se lucran de los negocios ilegales de estas estructuras, operando de manera conjunta.

Por todo ello, la guerrilla pregunta a Petro, al ministro de Defensa, Iván Velásquez, y al presidente del Senado, Roy Barreras, si este será un «gobierno del engaño» o por el contrario, y citando al jefe del Estado, lograrán hacer de Colombia «una potencia mundial de vida».

El comunicado de este frente del ELN se da a conocer después de varios días de ataques intensos de la guerrilla, primero atentando contra un oleoducto, por quinta vez en lo que va de año, en el municipio araucano de Saravena y después atacando una base militar en una zona rural de Norte de Santander, dejando nueve muertos.

Por este último ataque, el presidente Petro ha llamado a consultas a la delegación del Gobierno que negocia con el ELN, cuya próxima cita sin fecha confirmada se celebrará en La Habana, tras pasar por Caracas y Ciudad de México.

.
Fondo newsletter