«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
ES LA PRIMERA CONDENA CONTRA PARIENTES DE UN DISIDENTE

La dictadura de Ortega impone penas de hasta a 10 años de cárcel a familiares de un opositor

Un niño camina frente a un mural de Daniel Ortega en las calles de Nicaragua. Twitter

El régimen de Daniel Ortega sentenció el jueves a largas condenas a tres familiares del disidente Javier Álvarez, perseguido político de la dictadura. Se trata de la primera sentencia expedida por la Justicia sandinista en contra de parientes de un opositor a la dictadura nicaragüense.

La esposa de Álvarez, Jeannine Horvilleur, de 63 años de edad, recibió una pena de 8 años de prisión. La misma condena que le fue impuesta a la hija de ambos, Ana Carolina Álvarez. Por su parte, el yerno del disidente, Félix Roiz, fue sentenciado a pagar 10 años de cárcel.

Los tres familiares del disidente fueron apresados en septiembre pasado en Managua, cuando los cuerpos represivos sandinistas se presentaron en la residencia de Álvarez para intentar detenerlo. Sin embargo, para el momento éste ya había dejado el país centroamericano, exilándose en Costa Rica. A renglón seguido estas personas fueron acusadas de “conspiración para cometer menoscabo a la identidad nacional” y “propagación de noticias falsas”.

Estos delitos genéricos han venido siendo utilizados por la maquinaria represiva del régimen, incluso para detener y acusar a miembros de la Iglesia Católica que le resultan incómodos. En los últimos meses Ortega ha sumado a sus modalidades represivas una consistente en apresar a los familiares de quienes se atreven a criticarle.

TEMAS |
.
Fondo newsletter