«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

El cardenal Müller recibirá al obispo Fellay el 21 de septiembre

http://accionliturgica.blogspot.it/2014/09/el-cardenal-muller-recibe-monsenor.html

Creo que la noticia tiene su importancia. La Fraternidad se encuentra en momentos difíciles, lo que podríamos calificar de cisma dentro del cisma. Uno de los cuatro obispos ordenados por monseñor Lefebvre está fuera de la disciplina de la FSSPX, existe ya la SSPX al margen de los tres obispos que permanecen unidos de momento, he leído en algún sitio que 70 sacerdotes de la organización la habían abandonado para integrar la facción «pura», otros sacerdotes han vuelto a la disciplina de la Iglesia católica… Ante esa perspectiva de descomposición de la Fraternidad me parece que la noticia de la entrevista permite abrigar algunas esperanzas sobre el retorno a la Iglesia de la parte más sana, psicológicamente también, de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X.

Para mantener las posturas de rompimiento y crítica no tiene el menor sentido celebrar la entrevista. Supongo que la Iglesia bajo el Papa Francisco alarmará a los lefebvristas más que la que había con Benedicto XVI. Pero el riesgo de fragmentación progresiva puede llevar a buscar un acomodo en la Iglesia. Con garantías de respeto a lo pactado. ¿Será eso posible con el Papa Francisco? Fácil no va a ser el papel del obispo lefebvrista y del cardenal prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Qué el Señor ilumine a ambos y que la Iglesia se encuentre con el gozo del regreso de esos hermanos que, por otra parte, estaban tan cerca.

En el Blog, el obispo Fellay, a quien personalmente reconozco como lo mejor y lo más serio de la disensión, hay comentarista que le trata como el obispo Felón. Por considerarle un peligrosísimo liberal entregado a Roma por un plato de lentejas. Comentarista que al parecer se ha integrado ya en un grupo disidente de los disidentes. Pues esa locura de la multiplicación del cisma, considerándose cada fracción la depositaria única de la verdad católica, en la que vamos a ver multiplicarse los obispos, y los de la línea Lefebvre, incluso Williamson, van a ser los más respetables pues la línea vietnamita o la Milingo son bazofia, es el triste final de una historia nacida con buenísima intención pero que hoy se desmorona.

Monseñor Lefebvre, a quien una vez más reconozco enorme dignidad personal, alarma fundadísima por la situación de la Iglesia y gran amor a la misma, con alguna equivocación notable, no se merece que el final de su apuesta sea la fragmentación cismática anticipo de la desaparición. No sé si la Iglesia católica tendrá la generosidad de darles una garantías que ciertamente se merecen. Si será el padre del hijo pródigo que espera anhelante el abrazo matando el ternero cebado para celebrarlo. Dios quiera que sí. Dios quiera que vuelvan digna y respetadamente. Respetando ellos, sí, pero también respetados. ¿Será posible? Quien esto firma se lo pide a Dios de todo corazón.      

TEMAS |
.
Fondo newsletter