«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

El desastre García Aracil

El todavía residencial de Mérida-Badajoz es uno de esos obispos, arzobispo en el caso, que nadie comprende como pudo llegar a la mitra. Penoso obispo de Jaén (1988-2004), fue promovido a Mérida-Badajoz de donde presentará la renuncia el próximo 8 de mayo. Ya le han nombrado un arzobispo coadjutor por lo que parece que va a ser presentada y aceptada casi el mismo día.

Un grupo numerosos de sacerdotes diocesanos se ha dirigido al nuncio protestando de unos gastos muy elevados en los que el arzobispo se ha metido ya casi en tiempo de descuento y que van a dejar a la diócesis y a su sucesor temblando para hacerles frente.

http://www.elmundo.es/espana/2014/11/02/54561012e2704ed37b8b4576.html

No soy proclive a aceptar protestas presbiterales contra su obispo pero en el caso presente, y conociendo al personaje, me inclino a prestarles crédito. De aspecto orondo, es conocido entre su clero como Don Cenón. Con C. Nada que ver con el filósofo griego. Más bien con el verbo cenar.

El artículo en cuestión dice que buena parte de los gastos suntuarios que se denuncian van dirigidos a prepararse su retiro cuando se le acepte la renuncia. Me extraña. Por dos motivos. El primero por que siempre ha piado por su Valencia natal. Y el segundo por que en Badajoz no le quiere nadie. Una vez que cese va a estar más solo que la una.

Le haría un favor a todos presentando ya su renuncia, «por motivos de salud», que eso ampara todo, y liberando a la archidiócesis extremeña de su presencia aunque no de las deudas contraídas. Eso le va a tocar a Don Celso Morga.     

Y a ver si espabilan en Roma y en Pío XII con los nombramientos episcopales. Que luego hay que apechugar con ellos muchos años. Y dejando a las diócesis como si hubiera pasado un tsunami. Y gordo. El tsunami. Y en ocasiones también el obispo.

TEMAS |
.
Fondo newsletter