'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Una parroquia de Madrid que no es una excepción

 
 
No es la mía. Ni la única gracias a Dios. Mi admirado amigo Oriolt en Germinans, acuñó el término de parroquias germinantes. En mi archidiócesis madrileña se multiplican. Don Carlos Osoro se va a enconrtar con bastantes parroquias que son una bendición del cielo. Dios quiera que las multiplique y que cuando se vaya, todos nos vamos, esa herencia la deje mucho más acrecida. El trabajo bien hecho se nota. Y el mal hecho, mucho más.
Pero eso no surge solo. Es necesario un obispo que lo anime o por lo menos que no lo impida. Y un cura. Si se encuentran los dos casi diría que eso nace como las flores en la primavera. Porque Él está detrás.
Y más que el obispo se precisa el cura. Porque la parroquia es obra suya. Si un cura sabe lo que quiere y se pone a ello Dios se manifiesta. 
A los ojos del Mundo la tarea parecería imposible. Muchas veces un pobre hombre que llega y se encuentra con una vieja iglesia o con un barracón semivacío. Cuatro ancianas, bendita la fe de esas ancianas, y poco más. Cuando no con algo que vaciaron a conciencia sus antecesores. Pues la nada se puede convertir en un vergel. Hay unos cuantos párrocos de Madrid que lo están consiguiendo. 
Claro que se precisan cualidades particulares. Pero no inasequibles para la mayoría de los ordenados. La primera, entrega a Dios. Sin ella todo sobra empezando por el cura. Con esa está garantizado no poco. Y sobre todo la benevolencia de Aquel a quien el cura se ha entregado. Y después, trabajo. La oración en él la doy por presupuesta en la entrega. Trabajo, horas, muchas. El que abre la iglesia la hora de la misa y otra de despacho a la semana no verá a nadie ni en la misa ni en el despacho. Y los hay que son así. Si además el párroco tiene un mínimo de simpatía, que está al alcance de casi todos aunque hay muermos incapaces de toda relación, el pueblo de Dios responde enseguida. Y encantado.
No es lo mismo ciertamente el cura solo que el que cuenta además con uno o varios vicarios que le ayuden. Pero en Madrid el que está solo tiene poquísimos fieles y rara debe ser la parroquia grande en la que el párroco no cuente con ayuda. Sé que en otras diócesis no ocurre lo mismo y en las que el único sacerdote hasta casi tiene que barrer la iglesia. Gracias a Dios en Madrid no ocurre eso. 
Pues cura con ganas se encuentra enseguida con fieles con ganas de ayudarle. Sólo tiene que no ahuyentárles con borderías. Y en esa labor conjunta de todos se logran parroquias como he dicho germinantes. A mayor gloria de Dios pero también del cura. Tristísimo el caso en el que el cura come, cena y vive todos los días más solo que la una. Donde no es nadie para nadie. Cuando sus fieles ni saben su nombre ni él el de los que tiene encomendados. Y que se va, cuando se vaya, sin que apenas nadie le despida.
Gracias a Dios, como digo, muchas parroquias ya no son así. Y florecen, germinan. Con catequesis, confesiones, Cáritas activa, misas llenas… Y algunas rebasando límites impensados. Aquella cuyo programa os traigo, siendo parroquia de no muchos feligreses, abrió una capilla de adoración permanente al Santísimo, las 24 horas de día, en lo que se incluyen las de la noche, que lleva más de un año funcionando y cada vez mejor. Allí hay un reclinatorio para quien quiera comulgar de rodillas y hasta un economato para los necesitados. Y todo parece que va solo. Aunque su párroco bien sabe que no es así. Si bien  está convencido de que Dios lo hace cuando hace falta. Porque lo ha vivido.
Ese programa parroquial es similar al de otras parroquias madrileñas. Salvo en lo de la adoración permanente en lo que la Beata Mogas es pionera y de laureada de San Fernando. Pues benditas las parroquias así. En las que el párroco es Don Jorge, Don Jesús, Don David, Don Pablo, Don Juan Luis… Aunque luego muchos les traten de tú y se sientan molestos porque hace meses que no vienen a comer a casa. Benditos los curas que ya no tienen días para comer con la familia Sánchez o con la de los Menéndez de la Válgoma y Suárez del Mediopié. Porque todos sus días están reclamados por el amor de sus feligreses y de vez en cuando requiere el cuerpo algo más frugal. Y benditos los fieles que llaman a su cura a comer en su casa y en los que la santa, que ha podido llegar de un despacho con un ministro o de vender carne en su carnicería, tiene dispuesto, con todo el amor del mundo, lo que ha preparado para su párroco que hoy viene a comer a su casa. Mientras su marido le cuenta tal vez alguna tontería dándoselas de teológo. Que en esas cosas los hombres solemos ser mucho más idiotas que las mujeres salvo alguna monja que pulula por el mundo. Y los hijos miran al párroco como algo próximo. Un amigo de la casa. Y con el que confiesan sus pobres pecados de juventud porque le encuentran en el confesonario de la iglesia.
Curas de campamentos y peregrinaciones, de viejos y de jóvenes, de ayuda y consejo, de disponibilidad. Curas que te bautizan, te confiesan, te dicen misa y te dan la comunión, que te llevan a Cristo a tu cama de enfermo  y que bendicen tus restos mortales cuando van a ser sepultados en la tierra. Curas que son tu vida desde que naces hasta que mueres. Benditos esos curas y feliz tú cuando te los encuentras. En la Iglesia. En tu Iglesia. Y malditos de Dios los que cuando los necesitas no los encuentras. Pero no voy a acudir a maldiciones de Dios que son cosa suya y no mía. Bastante maldición tienen, los que son así, en que no les quiera nadie. Hasta diría que ni Dios.
Que este programa de una parroquia madrileña sirva de homenja ante vosotros a tanto cura de Dios.  
  

No es la mía.

 

El correo de los miércoles

Parroquia Beata María Ana Mogas

Madrid

Pues no pasa nada…

Pasa que es la primera tarea con la que nos hemos metido con todas nuestras fuerzas.

La parroquia son muchas cosas, pero en la segunda quincena de septiembre lo que realmente alborota a las familias es la catequesis de los pequeños. Acaba de iniciarse el curso y sabemos que los padres tienen que hacer juegos malabares para encajar colegio, natación, ortodoncia, fútbol, piano, clases de apoyo y catequesis.

Claro que los juegos malabares que hace la parroquia para tratar de encajar todo no crean que son mucho más sencillos. Me van a permitir que les enlace un post de un servidor hablando de estas cosas desde el humor, pero contando lo que nos sucede cada día cuando nos ponemos a apuntar niños. Por si quieren entretenerse un rato.

Por lo demás todo bien… y que dure.

Feliz inicio de otoño y el saludo de los sacerdotes.

Jorge

 

A cantar en gregoriano

Lo llevamos haciendo desde hace unos meses y tenemos que reconocer que el coro progresa más que adecuadamente. Gracias a la buena voluntad de todos y a los buenos oficios de los que han asumido el difícil arte de dirigir, nos estamos encontrando con sorpresas muy agradables.

Pues el coro, me dicen, el grupito, retoma los ensayos este curso. Al igual que el pasado año, cada miércoles un grupo de gente de buena voluntad, mejor disposición y ánimo exultante agarra sus partituras y entre lo que aprenden de memoria, lo que se fijan y lo que intuyen, han conseguido resultados mucho más que aceptables.

No hace falta saber música. Simplemente gustar de la buena música e intentar cantar desde la mejor de las voluntades. El resultado, a la vista -bueno, al oído- está.

Hoy mismo, miércoles día 24, a las 20 h., ensayo de gregoriano. Para los que estaban, para los que se apunten nuevos, para los aficionados, los curiosos, los que lo deseen. Hoy, a las 20 h., ENSAYO. Y desde hoy, cada miércoles.

Cosas de la catequesis infantil 

 
Seguimos con las inscripciones. La mejor hora, de 18 a 19 h. porque es cuando está en el despacho D. Juan Pedro y así le pueden conocer personalmente y comentar con él todas las dudas que puedan surgir.
 
La primera reunión con los padres tanto de primero como de segundo año de catequesis – tomen nota- tendrá lugar el jueves 2 de octubre a las 19 h.
 
Recordamos a los catequistas que tiene la próxima reunión el lunes 29 a las 19 h.
 
Necesitaremos catequistas…Si alguien quisiera colaborar en la preciosa tarea de evangelizar a los niños, que se ponga en contacto con D. Juan Pedro o con un servidor. 
 
 
 
Fiesta de la Beata María Ana Mogas

 

  Es el seis de octubre.

  Tomen nota. Porque lo celebraremos el domingo 5   de octubre, que será además la inauguración del curso parroquial. En la misa de las 11:30 comenzarán catequistas y catequizandos y en la misa de las 13 h. daremos por inciado el curso pastoral.

  Tendremos misa solemne de la beata María Ana Mogas, que acabaremos con la posibilidad de venerar su reliquia.

  ¿Qué les parece si después preparamos un aperitivo? ¿Nos animamos a traer algo cada uno? La parroquia pone la bebida…

  ¿Qué tal vamos con lo de los aperitivos? ¿Ya han pensado lo que van a traer?

Por cierto, ¿saben quién era la beata Mogas? ¿Conocen algo de su biografía? Aquí podrán leer alguna cosa.

 
Varios

Horario de confesiones. Encontrarán un sacerdote en el confesionario de lunes a sábado media hora antes de cada misa, tanto de la mañana como de la tarde.

Los domingos estamos en el confesionario durante las misas de 11:30 y 13 h.

Despacho. El horario «oficial» es por la tarde de 18 a 19 h. Pero todas las mañanas, excepto «urgencias» que pudieran surgir, podrán encontrarnos también entre las 9 y las 13 h. a su disposición para cualquier cosa que necesiten de la parroquia: información, papeles, consultas, confesiones.

Capilla de adoración. No saben lo que es esto. El domingo, sin ir más lejos. 19:15 h. Veinte personas, que no sabíamos ni dónde meternos. Una hora fija por semana. Solo eso y será una bendición de Dios. ¿Podemos comprometer una hora? ¿Una hora sola, y en el horario que mejor nos convenga?

Sugerencias. Porque las necesitamos. Este correo pretende ser algo de «ida y vuelta». Aunque sean cosas pequeñas, es fácil que echen algo de menos, se les ocurra alguna actividad, tengan una oferta que hacer, una idea que poner en marcha. Para eso estamos… Y esperamos su correo.

Actividades culturales. Cuánto nos gustaría poder ofrecer a la parroquia y al barrio alguna actividad cultural al menos mensualmente: conferencias, conciertos, presentaciones de libros, exposiciones. Que nos suene la cosa, y quiera Dios que sea posible.

Colaboración con el economato. Aunque no solemos pedir, siempre hacen falta cosas. No nos olviden. Se puede colaborar con el economato bien aportando alimentos en cualquier horario en que la parroquia esté abierta, bien con los donativos que pueden entregar a los sacerdotes o depositar en el buzón de Cáritas que se encuentra en el interior del templo.

Jorge

 
TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter