«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La OMS recluta a activistas trans radicales para elaborar una guía de recomendaciones sobre «salud transgénero»

Organización Mundial de la Salud. Europa Press

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está preparando una guía de nuevas directrices sobre la atención médica a las personas trans que defiende la teoría afirmativa (que no pone en duda la transexualidad) y el reconocimiento legal de la «autodeterminación de género».

El pasado 18 de diciembre, la organización anunció la creación de un Grupo de Desarrollo de Directrices (GDC por sus siglas en inglés), que será el encargado de elaborar un manual de recomendaciones para personas con disforia de género y que celebrará una reunión en la sede de la OMS en Ginebra del 19 al 21 de febrero.

«La directriz se centrará en cinco áreas: prestación de atención que afirme el género, incluidas hormonas; educación y capacitación de trabajadores de la salud para la prestación de atención con inclusión de género; prestación de atención de salud a personas trans y de género diverso que sufrieron violencia interpersonal en función de sus necesidades; políticas de salud que apoyen la atención con inclusión de género y el reconocimiento legal de la identidad de género autodeterminada«, explicó entonces el grupo en un comunicado.

La OMS aclara en este texto, y antes de que se produzca la citada reunión, que el objetivo de esta nueva guía es la promoción de la transición de género, sobre todo cuando se refiere a las teorías de afirmación —que incluyen la utilización de hormonas— y al reconocimiento legal de la «autodeterminación de género». Pero esto no es lo único que preocupa del comunicado de quienes elaboran las recomendaciones sanitarias para el mundo.

La composición del GDC —el currículum de los integrantes ha sido difundido también por la OMS— inquieta a quienes esperaban que la organización tratase este asunto con objetividad, sobre todo después de que varias naciones europeas hayan decidido dar marcha atrás en sus leyes trans.

De los 21 miembros que deberán elaborar la lista de recomendaciones, siete son trans, sólo ocho son médicos, y 11 ni siquiera tienen ningún tipo de formación sanitaria. La mayoría de ellos pertenecen a organizaciones del lobby transgenerista, defienden y ejercen la atención afirmativa y muchos forman parte de la controvertida Asociación Profesional Mundial de Salud Transgénero (WPATH por sus siglas en inglés), la organización que establece los estándares de atención a personas transgénero y que promueve la medicación temprana de los menores y la eliminación de casi todos los límites de edad mínimos para intervenciones médicas y quirúrgicas.

Entre los elegidos, la que ha generado más polémica es Florence Ashley, una profesora de Derecho canadiense y controvertida tiktoker que defiende que los bloqueadores de la pubertad deberían recetarse a todos los menores para que puedan «elegir» su género en lugar de que la sociedad «les asigne» uno. «Los jóvenes que toman bloqueadores de la pubertad tienen muchas opciones abiertas y sus cuerpos no se ven alterados ni por la testosterona ni por el estrógeno. Aunque aún se desconoce mucho sobre los efectos a largo plazo de los bloqueadores de la pubertad, la evidencia empírica y la experiencia clínica limitada justifican la asunción de cualesquiera que sean los riesgos que tengan porque no excluyen caminos de vida futuros tanto como lo hace la pubertad», ha asegurado.  

Otro de los integrantes, Teddy Cookdescribe los «efectos secundarios reales de la atención médica de afirmación de género» como «una calidad de vida significativamente mejorada, una disminución dramática de la angustia, la depresión y la ansiedad, y un aumento sustancial de la euforia y la alegría trans». Estas afirmaciones chocan frontalmente con los múltiples y recientes estudios que han demostrado los graves efectos, en muchos casos irreversibles, que tienen estos tratamientos para la salud. Por esto, países como Reino Unido, Suecia o Finlandia, que en su día fueron pioneros en este tipo de procedimientos, han revertido sus políticas una vez la evidencia ha comenzado a salir a la luz.

A pesar de que en el grupo sí hay un número, muy limitado, de médicos, no los hay que sean críticos con las transiciones ni tampoco expertos en desarrollo infantil y adolescente. 

«Un plan declarado para promover las hormonas»

El anuncio de la OMS ha generado una ola de críticas de quienes se oponen a las teorías afirmativas de género. «No es como si la OMS estuviera siquiera tratando de crear el comité con la apariencia de algún tipo de equilibrio y objetividad; es simplemente un comité ideológico francamente unilateral desde el principio», argumenta Jay Richards, investigador principal de la Fundación Heritage.

Estas críticas han desencadenado en la creación de una petición en contra del GDC que ya ha sido firmada por más de 11.000 personas. «El plan declarado de la OMS para promover las hormonas y el ‘reconocimiento legal del género autoidentificado’ perjudicará a innumerables jóvenes, gays, lesbianas y otras mujeres con disforia de género. La OMS debe cancelar la primera reunión prevista de este grupo para febrero y volver a la mesa de dibujo», exige la solicitud.

Aunque la OMS no puede imponer las políticas sanitarias que se deben aplicar en los diferentes países, sus directrices sí que suelen ser asumidas como oficiales. «Aunque la OMS no gobierna, no tengo ninguna duda de que las directrices se utilizarían como ‘poder retórico’ en demandas y campañas publicitarias contra los más de 20 estados que ya han comenzado a restringir las transiciones de género en menores«, añade Richards.

La organización eligió el periodo navideño para hacer este anuncio que, como preveían, ha pasado muy desapercibido. El grupo también habilitó un email para que expertos, organizaciones y público general pudiesen enviar comentarios y opiniones sobre la reunión y los integrantes del GDC. Este buzón público dejó de estar abierto el pasado 8 de enero.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter