«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Open Arms, Maydayterráneo, Sea Watch...

Las ONG «humanitarias», cuestionadas a nivel internacional por promover la inmigración ilegal

Open Arms. Europa Press

Los operativos de las ONG en el Mediterráneo están siendo cuestionados a nivel internacional tras a la llegada masiva de inmigrantes ilegales a la isla italiana de Lampedusa.

Las españolas Open Arms y Maydayterráneo, la primera investigada en numerosas ocasiones por favorecimiento de la inmigración ilegal; las francesas SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras; y las alemanas Sea Eye y Sea Watch son las que mayor actividad registran y las que más cuantías millonarias reciben para seguir manteniendo su actividad en el Mediterráneo Central.

El pasado viernes, el actual propietario de X, antes Twitter, Elon Musk, se preguntó si Alemania es consciente de que está financiando la intensa actividad de estas organizaciones. «Sí, y se llama salvar vidas», respondió la oficina de Exteriores del país germano.

La verdad es estas entidades llevan años actuando en el Mediterráneo Central… y que todas registran cuantiosas inyecciones económicas de los Estados europeos. Su actividad consiste en acudir hasta un área de concentración de redes criminales que trafican con personas y una vez allí esperar a que estos contrabandistas de inmigrantes llenen una embarcación y la pongan en dirección hacia la ONG.

La mayor parte de los barcos fletados por los traficantes libios o tunecinos navegan sin incidencia, es decir, no hay una situación de auxilio en base a las leyes del mar. Se trata de embarcaciones cargadas deliberadamente con decenas de inmigrantes ilegales que van en dirección hacia la posición de estas organizaciones «humanitarias». Por tanto, no hay una situación de socorro y no hay un naufragio, simplemente actúan como correa de transmisión para que los inmigrantes ilegales que han pagado a los contrabandistas lleguen finalmente a territorio italiano.

Asimismo, estas ONG no sólo alientan la actividad de los traficantes y crean un factor atracción constante. Su actividad masiva hace que cada vez partan más embarcaciones desde costas libias o tunecinas… y aumenta el riesgo de muertes en el mar.

El informe de la Iniciativa Global contra el Crimen Organizado del año 2017 explica cómo los traficantes libios adaptan su trabajo a la presencia de las ONG, simplifican los costes y la logística y asumen con ello un mayor riesgo para los inmigrantes ilegales. El resultado es cientos de miles de desplazamientos ilegales hacia Europa y más de 20.000 muertes en los últimos cinco años.

+ en
.
Fondo newsletter