'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Trump rompe con Bannon y le acusa de haber 'perdido la cabeza'

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, con cara de asombro | EFE

‘Steve tuvo poco que ver en nuestra histórica victoria, que fue concedida por los hombres y mujeres olvidados de este país’, asevera Trump, que pretende presentar a Bannon como un demente


La relación entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente de Breitbart, Steve Bannon, antaño tan vigorosa, está rota. Así lo revela un comunicado difundido este miércoles por el primero; un comunicado en el que arremete, con causticidad, contra el que fuera estratega jefe de la Casa Blanca hasta el mes de agosto.
La nota de prensa, que ha causado gran revuelo en Estados Unidos, ha sido emitida como réplica al libro – aún pendiente de publicación – del periodista Michael Wolff ‘Fuego y Furia’. En él, tal y como ha desvelado ‘The Guardian’, Bannon moteja al primogénito de Trump de ‘traidor’ y ‘antipatriota’ a propósito de la reunión que mantuvo en junio de 2016 con la abogada rusa Natalia Veselnitskaya en Nueva York.
El presidente de Breitbart fue cesado en su puesto de estratega jefe en el mes de agosto, y esto es lo primero que el mandatario norteamericano se afana en dejar claro: ‘Steve Bannon no tiene nada que ver conmigo o con mi presidencia. Cuando fue despedido, no sólo perdió su trabajo, sino su cabeza. Steve empezó a trabajar para mí después de que yo ya hubiese ganado la nominación republicana derrotando a diecisiete candidatos’, asevera Trump, que pretende presentar a Bannon como un demente.
En este sentido, el presidente estadounidense, que ha introducido ingentes cambios en su Gabinete en los últimos meses, resta importancia al papel desempeñado por Bannon durante la campaña electoral: ‘Steve está aprendiendo que ganar no está fácil como parece. Steve tuvo poco que ver en nuestra histórica victoria, que fue concedida por los hombres y mujeres olvidados de este país (…) Steve no representa mi base; sólo persigue sus propios intereses’, manifiesta el mandatario norteamericano, cuya política es cada vez más ajena a los compromisos adoptados en campaña electoral.
Asimismo, Trump acusa al presidente de Breitbart de haberse dedicado a filtrar información a los medios durante el período en el que ejerció como estratega jefe; esto es, lo acusa de traidor: ‘Steve pretende estar en guerra con los medios, a los que llama partido de la oposición, pero pasó su tiempo en la Casa Blanca filtrando información a los medios para aparentar ser más importante de lo que realmente era’.
En esta línea, el mandatario norteamericano ha expresado su enfado por el hecho de que Bannon haya colaborado en la redacción de un libro repleto de ‘falsedades’.

Un cambio drástico

Si atendemos a lo que otrora Trump decía del presidente de Breitbart, este comunicado se nos antojará desconcertante. Así, las palabras del primero hacia el segundo siempre habían presentado un cariz ditirámbico, elogioso. También cuando lo despidió: ‘Quiero agradecer a Steve Bannon su servicio. Se incorporó a la campaña durante mi lucha contra la fraudulenta Hillary Clinton. ¡Fue genial! Gracias, S.
Las discrepancias entre Bannon y Trump comenzaron a aflorar pronto, en los primeros meses del pasado 2017. ¿El motivo? Sobre todo, la política internacional. Influido por el asesor de seguridad nacional, H.R McMaster, y el secretario de Estado de Defensa, James Mattis, el presidente norteamericano renunció pronto a su objetivo de alterar por completo la política exterior americana. De esta manera, con la renuencia del entonces estratega jefe, retiró progresivamente su apoyo a Al Assad en Siria y acabó con cualquier posibilidad de entendimiento con Rusia.

El libro de Michael Wolff

Este desencuentro entre Trump y Bannon viene motivado por la colaboración de éste en el libro de Michael Wolff ‘Fuego y Furia’. Un ensayo en el que se asevera, entre otras cosas, que el ahora presidente estadounidense no deseaba ganar las elecciones. Al parecer, vivió horrorizado el avance del recuento electoral, que provocó también las lágrimas – y no precisamente de alegría – de su mujer, Melania.
Además, en el ensayo se retrata a un mandatario con graves limitaciones intelectuales y con dificultad para comprender la dimensión de su cargo.
Si ésta es la estrategia de la oposición para apear a Trump de su cargo, que vayan preparándose para siete largos años más de mandato.

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter